Anuncios

Panic! At The Disco, vídeo de ‘The Ballad Of Mona Lisa’: steampunk y divertimento

https://www.youtube.com/embed/gOgpdp3lP8M

Panic! At The Disco irrumpió en la escena internacional con su debut, A Fever You Can’t Sweat Out, un debut en el que quizá lo más destacable eran los nombres imposibles de los cortes aparecidos en el tracklist, pero a pesar de no ser uno de los mejores discos de 2005, sí nos dejó un single destacable, ‘I Write Sins Not Tragedies’, con un vídeo que sí fue considerado el mejor durante los MTV Video Music Awards de 2006.

Pretty. Odd. recibió mejores apuntes de la crítica, aunque para muchos no ha dejado de ser considerado como otro grupo de estética emo y escasa originalidad en una época en la que hacía años que el punk ya había dejado de ser el vehículo para el desahogo de las angustias vitales de toda una generación de jóvenes. Personalmente este tipo de etiquetas siempre me han parecido una soberana gilipollez, especialmente cuando van cargadas de tantísimo prejuicio.

El tercer disco de Panic! At The Disco, Vices & Virtues no saldrá a la venta hasta el 28 de marzo, pero ya podemos echar un vistazo al que será su primer single, ‘The Ballad Of Mona Lisa‘. Hay que tener en cuenta que éste es el primer álbum en el que no cuentan con la participación de Ryan Ross, que se encargaba de la gran parte de la composición, y que abandonó la banda, dejándola como un dúo compuesto por el cantante y guitarra, Brendon Urie, y el batería Spencer Smith.

El resultado no se ve afectado negativamente, y diría incluso que éste es mejor single que muchos de los que le han precedido, aunque en cuanto a títulos se refiere no terminan de acertar. ‘The Ballad Of Mona Lisa‘ no tiene una profundidad filosófica innecesaria, ni se arropa con prendas de grandeza o prepotencia, sino que cumple a la perfección su labor, la de entretener enormemente y ofrecer un muy buen single promocional.

El vídeo que la acompaña sigue la estela de otros clips grabados por Panic! At The Disco, una estética más bien oscura y con cierto grotesco basada, esta vez, en los rasgos propios del steampunk. Le falta, eso sí, esa idea clara y diáfana tras la puesta en escena que logra que un vídeo se convierta en una historia y no en una exhibición de muecas que tratan de narrar una sucesión de eventos algo deshilachados.

Vídeo | Youtube

Vía | Digital Spy

Anuncios