Anuncios

Panty Pantera — Monos que se ríen

Panty Pantera son Amaia, Adriana, Sara y Laura. Vienen de Pamplona y en el año 2013 consiguieron convertirse en las triunfadoras del Converse Rubber Tracks y llevarse el premio gordo, grabar algunas de sus canciones en los estudios neoyorquinos de la marca. Por fin, este año, después de algunos conciertos y muchas cosas nuevas para todas ellas, seis de esas canciones se han plasmado en un EP de la mano del desaparecido Discos Humeantes, sello con el que ya habían publicado una reedición de su demo, con sus dos primeros singles ‘Apestoso’ y ‘Cocodrilo’.

Su música es heredera del garage punk de los sesenta, pero su mezcla con el pop las vuelve dulces y salvajes al mismo tiempo. Para ellas, su punk calimochero, como así lo llaman, es una forma de aprender, de ilusionarse y de hablar sin reparos de la vida real, del desamor y de los tíos apestosos que se han cruzado en su vida. El espíritu adolescente de sus ingeniosas letras, la dulzura y gracia que desprenden en su música a pesar de la suciedad de su sonido y las características voces de Amaia y Adriana junto con los gritos de Sara y Laura, son ya sus mejores señas de identidad.

Se mueven entre el punk y el garage, pero al final, todo en su música queda unido por el Pop, el descaro y la espontaneidad

Me vienen a la mente la agitación de las desaparecidas Vivian Girls, el descaro de las Vulpes o la distorsión de Las Robertas al escuchar los temas de Monos que se ríen. Seis canciones que suenan a verdaderos hits, pegadizas y contundentes, con el predominio de unas guitarras ruidosas y sucias que lo llenan todo.

7.1/10

Un ‘Chico raro’ que besa mejor, la luz verde ‘Prozac’ de la habitación en la que nos espera James Franco, ‘Sombras’ inquietantes para clamarse a mitad de camino, un brutal ‘Me diviertes’ siempre a tiempo para que no te marches, el gancho de ‘Naranjas’ y el jugueteo con la electrónica en ‘Monstruo’. Ya está, no tenemos remedio, las queremos de verdad. Al final, da igual las dinámicas que sigan, lo que une todo en su música es su descaro, su espontaneidad y el Pop. Lo único que se toman en serio, junto con James Franco, al que le cantan ‘Prozac’ y que ilustra su alegre y original carátula a modo de collage en el que queda recogido el espíritu Panty Pantera.

Anuncios