La demoledora pérdida de Sean Reinert ha sido devastadora para el mundo del metal, pero para pocos lo ha sido tanto como para Paul Masvidal, su compañero en Cynic durante décadas. Por eso no ha podido evitar sincersarse y hablar de cómo le ha impactado su muerte en una entrevista para Blabbermouth, donde además ha aprovechado para denunciar una injusticia producida tras su muerte.

Reinert se registró para donar sus órganos tras su muerte, pero su pareja Tom Snyder ha comentado recientemente que ese deseo no se ha podido cumplir por la legislación vigente, que impide a un «varón homosexual sexualmente activo» donar sus órganos. El Departamento de Sanidad y Servicios Humanos estableció unos parámetros en 2013 sobre la donación de órganos, incluyendo 12 factores de riesgo que, con sólo cumplir uno, se diagnostica como «donante de alto riesgo». Uno de los factores es «hombres que han tenido sexo con hombre durante los 12 meses previos a la recuperación de los órganos». Snyder negó por completo que Reinert tuviera un diagnóstico de SIDA o de alguna enfermedad de transmisión sexual.

«Esto suena a una ley de Reagan en los 80s o alguna tontería de ese estilo» comentó Masvidal. «Soy donante de órganos y un hombre homosexual, pero supongo que tengo que quitar la parte de donar órganos de mi licencia para conducir. Espero que esto ayude a atraer la atención a lo absurdo del asunto… Es otra forma de prejuicio y homofobia en la ley».

Hablando de qué ha supuesto la perdida de Reinert para él, Masvidal afirmó que «Esta es la primera pérdida significativa de mi vida. He perdido un colega, un mejor amigo y alguien con quien he crecido toda mi vida. He vivido con él, girado con él, y hemos sido básicamente inseparables durante 33 años. He pasado más tiempo con él que con mi hermano. Ha sido muy duro para mí».

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments