Hay muchas voces que aseguran que Kiss deberían ser los cuatro miembros originales y que las versiones posteriores han sido sucedáneos. Por supuesto, no es la opinión de los miembros fundadores que siguen en marcha con su enésima gira de despedida de los escenarios. Aunque esta gira puede no ser el final de la banda, no tanto porque la alarguen hasta el infinito, sino porque puede haber vida más allá de las de sus creadores.

Paul Stanley fue entrevistado recientemente en el Sioux City Journal y habló sobre la posibilidad de que la banda continuase sin él ni Gene Simmons: «Todo es una conjetura. No me voy a separar de lo que Gene y yo hemos construido a lo largo de 45 años. Tengo la mentalidad de que los equipos no se repliegan porque su pitcher estrella o su bateador estrella ya no esté. Hay una increíble cantidad de talento ahí fuera. ¿Puede continuar? Desde luego».

No es la primera vez que se abre la posibilidad de unos Kiss con miembros diferentes. Doc McGhee, manager del grupo, habló en 2005 con el New York Times sobre cómo «Kiss son como Pepsi o Doritos, una marca comercial en lo que a todos concierne. Son más personajes que personas individuales. Pienso que [nuevos miembros] tienen una oportunidad legítima de mantener la franquicia».

¿Os imaginais unos Kiss en 2030 con un guitarrista de Greta Van Fleet y un batería de Ghost y otros dos talentos emergentes?