Como un soplo de aire fresco; así es como veo cada disco de Pauline en la Playa. El grupo gijonés ha vuelto a casa, Nada como el hogar decían en su mini CD de debut, y una vez aposentadas en el terruño han dado forma a un disco de gran clase.

De gran clase porque los grupos de pop indie, o el indie estatal por extensión, como queráis, casi nunca cuidan los textos de sus canciones. Parece que el léxico es lo que menos importante y la construcción de las letras son muchas veces de niño de primaria, o peor aún.

Pauline en la Playa ya habían grabado en analógico cuando hicieron Tormenta de Ranas en lo Estudios Box, pero en esta ocasión el estudio de Jorge Explosion, Circo Perrotti, es todavía más vintage. Una mesa Telefunken sixtie y un dieciséis pistas de cinta como soporte. Y a todo ello le dio un pulido final Jim DeMain, que desde Nashville hizo posible que el álbum sonara tan bien como algunos discos de Lambchop o Josh Rouse.

Como todo lo que sale del estudio del líder de Doctor Explosion, Física del equipaje es un disco bueno. Bueno por el sonido final, bueno por lo que se esconde dentro y bueno por el envoltorio, una preciosa carpeta en digipak cuyo arte lo firma Lady Aeropuerto.

Casi lo de menos son los aderezos, los instrumentos raros, o no tanto, que las hermanas Álvarez han utilizado: aparece una zanfona, un ukelele, un acordeón diatónico o una gaita. Instrumentos del folk que ellas han subsumido en su particular entorno musical con un resultado óptimo.

Porque escuchar una zanfona en ‘Esos besos’ (GoEar), uno de los singles claros del disco, es una auténtica delicia. Este instrumento musical medieval lo toca Merce Santos, una componente de La Bandina, el grupo con el que Alicia Álvarez colaboró en ‘Valse coxu’, de su disco 13 , y no sólo en el disco, en la premiere del Teatro Jovellanos su colaboración fue algo inenarrable. El arreglo de zanfona adapta con mucha originalidad ‘Dame un besu’, tema tradicional del folclore asturiano.

Mar Álvarez toca el ukelele, un instrumento que antaño únicamente veían en orquestas exóticas y grupos etiquetados musicalmente como Exótica, y últimamente en artistas de difícil ubicación como Dent May. No deja de ser más que una pura anécdota en el conjunto.

Un conjunto en el de entrada y casi sin tiempo a reaccionar nos encontramos con ‘Un muelle’ (GoEar), un tema a la altura de mi querida ‘Mab’. Que lo tiene todo: una letra que transita por ese universo tan Pauline; un mundo personal, un tanto mágico construido a base de explorar realidades cotidianas.

¿Quién podría dedicarle una canción a un muelle sino Pauline en la Playa? Han escrito un tema que podría ser, bien mirado, el jingle de una línea de trajes de firma; me estoy refiriendo a ‘Tendencias de sastre’, en la que el dúo ha hilado muy fino, lingüísticamente hablando.

Y eso no es todo lo bueno. ‘La siesta’ (GoEar) es otro de los hitos de Física del equipaje, un corte cuya letra dice cosas tan bonitas como:

Y poco a poco me vas haciendo horizontal Y me trazas a besos de uno a otro lunar que entre abrazos se van moviendo de lugar, y me trazas de nuevo con besos que ahora van de otro a otro lunar.

Y buzeando en este cancionero, te encuentras con un delicia como ‘Reparto de bienes’, la radiografía del despojo del cádaver de una relación, que incorpora unos arreglos de metal y acordeón casi fronterizos. O ese cierre en plan estrellas, ‘Un gran país’, con todos los músicos presentes en la grabación y envolviendo otro sencillo claro, ellas lo definen como un himno y toda una declaración de intenciones.

Sitio oficial | Pauline en la Playa

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments