El movimiento Black Lives Matter ha reventado un tapón de siglos… y ya todo sale a borbotones. La última en sufrir la revisión histórica es Penny Lane, la calle de Liverpool que los Beatles hicieron famosa en una de esas canciones donde bordaron la psicodelia dulce con piano, arreglos de viento y ambiente algo vodevilesco en medio de Magical Mystery Tour.

En Liverpool, Inglaterra, la gente ha pedido cambiar el nombre de la calle, por su supuesta conexión con el comercio de esclavos. La idea es que la calle fue nombrada en honor a James Penny, un comerciante de esclavos de los más beligerantes en su momento en contra de la abolición de la esclavitud en el Parlamento. La semana pasada, cuando las protestas por la injusticia racial y la desigualdad se apoderaron del mundo, se pintaron las placas de la calle, con un «racista» bien visible y un «Penny era un traficante de esclavos» en otra de las placas.

Sin embargo, la conexión real entre Penny Lane y James Penny es objeto de debate incluso entre los estudiosos, por ejemplo, el Museo Internacional de la Esclavitud de Liverpool ha lanzado un comunicado en Twitter en el que advierte del problema histórico:

«Existe cierto debate sobre si Penny Lane lleva el nombre de James Penny, pero la evidencia no es concluyente. Estamos llevando a cabo una investigación activa sobre esta cuestión en particular y volveremos a evaluar nuestra visualización de los nombres de las calles de Liverpool y las cambiaremos si es necesario».

Liverpool fue uno de los puertos fundamentales para el mercado de esclavos y muchas de sus calles tomaron nombres ligadas a esa actividad. Ya hace tiempo que se impulsó la iniciativa de cambiarles el nombre a las confirmadas, pero Penny Lane siempre ha sido objeto de controversia.

¿Quién fue James Penny?

Un señor liberal

  • El comerciante de Liverpool James Penny capitaneó 11 viajes con esclavos y tuvo su propia compañía naviera, James Penny & Co.
  • Fue uno de los varios comerciantes de Liverpool que habló a favor de la esclavitud en una investigación parlamentaria sobre el comercio de esclavos establecido en 1788.
  • Como prueba, afirmó en el Parlamento que a los esclavos en sus barcos se les permitía jugar, bailar y cantar y «dormían mejor que los caballeros en la costa». Todo un figura.
  • Preguntado sobre si la venta de esclavos era o no un negocio adecuado, no se lo pensó, y así consta en las actas del Parlamento:

«piensa que, en general, es un comercio ventajoso; (…) si se aboliera este comercio, no solo afectaría en gran medida al interés comercial general, sino también al condado de Lancaster y, más particularmente, de la ciudad de Liverpool; cuya caída, en ese caso, sería tan rápida como su ascenso ha sido sorprendente»

  • Cuando Penny regresó a Liverpool tras su discurso parlamentario, el ayuntamiento de la ciudad, que estaba dominado entonces por personas con intereses esclavistas, le regaló un centro de mesa de plata en agradecimiento.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments