Perro — Tiene Bacalao, Tiene Melodía

Por fin. Tras años de maquetas, epés e idas y venidas de los integrantes, al fin los murcianos Perro han debutado en formato larga duración con Tiene Bacalao, Tiene Melodía. Lo hacen de la mano de Miel de Moscas, algo que no entraba en sus planes. Pero así es la vida, llena de casualidades. Justo cuando estás pensando cómo financiar tu disco de debut aparece como caído del cielo un señor que con su discográfica quiere que saques el disco. Casualidades que al final han desembocado en lo que tenía que llegar tarde o temprano, su gran fiesta en formato LP.

El salto al LP después de mostrar maneras

De una forma más o menos regular he estado años siguiendo la trayectoria de Perro, escuchando las canciones que colgaban en su soundcloud y bandcamp y viéndolos en directo cuando he tenido la oportunidad, aunque haya sido en salas de sonido infame o injustos conciertos de verano en fiestas municipales en las que tocaban para un reducido grupo de valientes que demostraban un mínimo de inquietud por ver conciertos (así, leído del tirón y sin comas). Durante todo ese tiempo he estado preguntándome cuándo iban a debutar estos tipos. Máikeles, que dirían ellos.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1406005550/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=2/transparent=true/

En sus canciones más primerizas se les notaba que eran un grupo que grababa temas con calidad amateur, pero a pesar del sonido chusquero, se notaba que tenían madera y buenas maneras, las que después demostraban en directo en forma de alguna atmósfera de shoegaze sorpresiva. En directo mejoraban esas canciones grabadas tan de forma low cost. En parte, tenía ganas por escuchar el debut para comprobar que no iban a ser ese grupo que se queda estancado y que no tira hacia adelante; que acaba condenado en el olvido sin pena ni gloria por no dar el paso necesario. O no poder darlo. Pero al fin puedo respirar de alivio al ver que no sólo lo han dado, sino que han estado a la altura de las expectativas.

Aunque de temas como Bicicleta u Onda Melodía a las que forman Tiene Bacalao, Tiene Melodía han pasado pocos años, entre ellas hay un gran salto de calidad. La producción está más pulida, suenan mejor y han incluido el teclado de una forma más expeditiva. Pero lo más importante son las canciones que han elaborado, que forman parte de un todo que recorre toda la vertiente indie que el grupo ha estado profesando estos años, desde cánones más indie rock hasta el necesario pop, haciendo transbordo por alguna parada shoegaze. Perro son jóvenes y sus canciones son inmediatas, son hedonistas, son entretenimiento puro. Me gusta especialmente la fuerte orientación pop del disco, les da mucho lustre con unos estribillos sencillos que piden ser coreados en directo.

La melodía pop, el aliado infalible junto a Finidi (George)

Perro consiguen en su disco debut un trabajo sencillo, con letras que homenajean fiestas, cualquier historia de una persona joven no ermitaña y dan en la clave, algo que no es fácil. Hay que creérselo. Puedes intentar hablar de borracheras y milongas varias, pero si lo adornas con fórmulas cansinas y actitud de teen angst acabarás por aburrir. No es el caso de los murcianos. Mediante efectivos ritmos de bajo, livianas distorsiones y un astuto sentido de la melodía, han creado dos o tres proyectos de himnos pop para este año. Podrá parecer exagerado, pero lo digo totalmente en serio. No se necesita mucho más para dar en la tecla exacta, de hecho tampoco importa mucho lo que cuenten en sus letras, lo importante es su actitud. Gente honesta, alejada de pretensiones y con ganas de disfrutar el momento, que es de lo que se trata. Achopijohuevah.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1406005550/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=5/transparent=true/

Conectan rápido con las mentes jóvenes y con cualquier persona que tenga inquietudes pop o ganas de pasarlo bien en directo. Parece un listón asequible para un disco debut, pero no lo es con tanta saturación de grupos moderneques dispuestos a ocultar a bandas honestas o que no tienen la pretensión de conseguir éxito fácil sonando clónicamente. ‘Gran Ejemplo de Juventud’, qué declaración de intenciones tan cojonuda para abrir el disco. Es algo que deberíamos tatuarnos en la frente. No nos importan vuestras cosas de dinosaurios, somos ejemplo de juventud, venimos a pasarlo bien, nos gusta estar en la calle, beber litros y actuar rápido sin pensar. Disfrutar el momento. No tenemos tiempo de pensar. Ni queremos tenerlo.

¡Ábrase la cabeza por favor!

Tienen el detalle de nombrar a los amiguetes, la familia cercana que te apoya cuando te dan calabazas (después de los inevitables chistes a veces), que te acompañan a casa un sábado porque no sabes ni cómo te llamas y que te han dejado dinero para ese último cubata (de lo contrario, no los llames más): ejemplo de juventud. Intentan enderezarte, oveja descarriada.

Viste bien, pero es un hortera

Es un nazi pero lo niega, quieren que empiece otra guerra

Está perdido aunque no quiera, sal ya banquero.

Y en esos sutiles y elegantes cambios de ritmo de ‘¡Viva el Porras!’ hay una innata sensibilidad para el pop que les atisba un gran futuro. Una sensibilidad que también se manifiesta en esas letras dedicadas a amigos como lo es también ‘Paco Fiestas’. Dedicado a acólitos y a esa gente que va donde vaya la moda del momento.

Modernos sabemos lo que ahora estáis haciendo

Podemos joderos y no es por ser violentos

Mi soledad dando tumbos se desmalla

Bien, seguramente tendrá sentido o no, para ellos seguro. Da igual. Viva la juventud descarada con sus canciones ingeniosas. A la mierda las letras que hablan de veinteañeros que quieren darse besos en el portal.

Perro es el momento

El gran ejemplo de juventud también está presente en el amor fraternal de ‘Larry No Come’. Fraternal detalle hacia otro grupo de cabecera murciano, que ojalá despeguen de una vez con un LP, tienen canciones buenísimas que estarían por el cielo si las hubieran grabado otros. Pero ese es otro asunto (nota mental, escribir sobre El Estudiante Larry). Entre tanto revoltijo de amistad, también hay hueco para destellos de indie rock primario y palpitante en ‘¡Chino, Tío!’, con un arranque de guitarras que en directo podría parecer Nancy Boy de Placebo. Y en su tramo final, entre los folleteos del postre, arreones que me recuerdan a cierta parte del indie español de los 90 con sus también necesarias historias de juventud desarraigada, con las derrotas y empates del día a día. Puede que suenen por momentos a la quinta de Planetas y los indies españoles de esa época, pero no lo necesitan (ni lo queremos), preferimos que sigan sonando a grupo de carpe díem, de cerveza y de celebración con los colegas. Ya tendrán tiempo de llorar y de hacer canciones para viejóvenes.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1406005550/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=10/transparent=true/

Por supuesto hay algunos aspectos que tienen que depurar y mejorar, no todos los temas tienen el mismo punch. Y por ejemplo el utilizar el teclado con sonidos a veces demasiado prototípicos de grupo novel. También es cierto que para su música les ha quedado genial. Sobre todo cuando acompañan a los cambios de ritmo en ‘Calculadora Troglodita’ o en la bien rediseñada ‘Catán’ (joder, otra vez la amistad, pero eh, uno de esos himnos que decía), con un minuto final que sabe a gloria bendita, a final de fiesta con sabor a victoria. Esos pequeños detalles son los que hacen que te des cuenta de que Perro tienen algo más que bacalao y melodía. El bacalao lo parten, la melodía la reparten y madera tienen de sobra para seguir creciendo y componer canciones que pueden ser la vida misma. No hablo de la loa a Finidi (¡George!) a Valery Karpin o al gran pistolero Jimmy Floyd en ‘Marlotina’; hablo de esas piezas que suenan rematadamente bien, que saben a descaro y a savia fresca.

Entre ellas destaca sobre todo ‘Camiseta’, con esas estrofas de andar casa que sin embargo esconden ingenuas verdades universales cuando a uno le aprieta la patata cuando ve a su Romeo/Julieta venienteañero. Corta y extremadamente pegadiza, que acaba de rematar con ese coro final que se echa en falta que no se repita. Esos regalos pop como el último tramo de ‘El Ecco y el Equiseto’ son de lo mejor en el género que vas a escuchar este año en todo el país.

Tiene Bacalao, Tiene Melodía no podría ser un mejor primer LP para Perro. En él vuelcan todo su discurso entre surrealista, coñas varias y fuertes dosis de historias callejeras. Conectan muy bien, es la clave. En el apartado musical, mejoran notoriamente, tanto por la producción como por la inclusión decidida del teclado, con el que ya habían estado toqueteando cosas y se sacan de la chistera dos o tres temas muy muy adictivos. Por encima de todo, un disco de indie alejado de estructuras aburridizas y clónicas, altamente divertido, fresco y honesto como ellos mismos. Ciertamente tienen bacalao, melodía (lo más importante) y un futuro para comerse, ahora que han empezado a ladrar de verdad.

7.3/10

Prometedor debut de Perro, que con el magnetismo de su melodía mantienen prácticamente el nervio a lo largo del disco, convirtiendo esa electricidad en ganas de bailar con un disco muy personal que se sale de los cánones indies patrios actuales, algo que ya han hecho varios debutantes este año. Ganas de ver evolucionar a esta nueva generación.

Anuncios