Anuncios

Pet Shop Boys en concierto en Gijón (01.08.2014): Electric Sound System

“pet-shop-boys-gijon-1.jpg” src=”http://img.hipersonica.com/2014/08/650_1000_pet-shop-boys-gijon-1.jpg» class=”centro_sinmarco” />

Resulta que llevan contigo desde que eras un adolescente con acné. Les has visto sacar hit tras hit, les has visto envejecer, sobre todo a Neil Tennant, que es ya todo un señor con traje, menos a Chris Lowe que ofrece la misma imagen de seco que cuando publicaron su primer single; no sabes que está pensando o que nos quiere decir con esa impertérrita mirada. Y con más de tres lustros de retraso llegan a tu ciudad y claro es una cita musical que uno no se podía permitir. Aunque no era el único concierto en España, qué narices, ¡son los Pet Shop Boys!

Lo de menos era el repertorio o que la mayoría del sonido fuera pregrabado

Lo de menos es el repertorio, no porque ya lo sepamos de los anteriores conciertos de la gira ni que éste sea el Electric Tour con el que siguen presentando su último álbum de estudio. Tampoco es un minus que la mayoría de la música que sale por las PA sea pregrabada. Lo que importaba era que estaban allí con todo un espectáculo de luz y coreografías. Sin duda, es el Electric Sound System que en la plaza de Laboral Ciudad de la Cultura se quedó excesivo en cuanto a watios por el rebote de las bases y deficiente en algún momento, como en ‘Leaving’, un corte de su penúltimo álbum Elysium, en el que apenas si se escuchó la voz.

Por Electric pasaron de puntillas: ‘Axis’ sirvió de intro para que el dúo se colocara en el escenario. Un cono de color ámbar tridimensional ocupó toda la cortina que no nos permitía ver con claridad el escenario. Las imágenes proyectadas de un metro, de una autopista y otras psicodélicas nos los acercaron a los míticos Kraftwerk.

“pet-shop-boys-gijon-2.jpg” src=”http://img.hipersonica.com/2014/08/650_1000_pet-shop-boys-gijon-2.jpg» class=”centro_sinmarco” />

La sorpresa ya era menos cuando ya circulaban varias actuaciones completas en Internet, casi calcadas a la de Gijón. Pero es distinto ver las imágenes en una pantalla grande y en tu casa que disfrutar del impagable momento al ver aparecer detrás de la cortinilla a Tennant y Lowe con ese vestuario futurista, tipo espumillón-erizo para entendernos, y dos caperuzos por sombreros.

Y de pronto sonó ‘One More Chance’ y el público se volvió loco. Primer hit de la noche que unieron a ‘A Face Like That’, también de Elysium. Seguían detrás del telón y ya todos estaban bailando. Llegó ‘Opportunities (Let’s Make Lots of Money)’ y cayó el telón. Otro éxito y después vendrían otros muchos.

Tensaron velas con ‘Fugitive’, un meloso medio tiempo de Fundamental que encadenaron a otro tema de este disco, ‘Integral’, dando caña a tope de bpms y obligando a mover el cuerpo. Al final sonó un sample de ‘The Rite of Spring’, de Igor Stravinski. Dos bailarines con cabeza de minotauro amenizaron este momento con una danza iniciática mientras el dúo inglés se cambiaba de vestuario. Pet Shop Boys se lo estaban haciendo la mar de bien.

“pet-shop-boys-gijon-4.jpg” src=”http://img.hipersonica.com/2014/08/650_1000_pet-shop-boys-gijon-4.jpg» class=”centro_sinmarco” />

A priori parecía imposible conjugar canciones de tan diferentes épocas pero Pet Shop Boys son maestros del electropop y se comieron el escenario y al público. Sean con piezas ultraconocidas como ‘I Wouldn’t Normally Do This Kind of Thing’ y la añeja ‘Suburbia’, la primera que realmente puso las pilas al respetable. Tremendas las máscaras de Tennant & Lowe, trasunto futurista de la de los bailarines.

La emoción llegó con esos láseres verdes que inundaron toda la plaza mientras sonaba ‘I’m Not Scared’. Increíble espectáculo con las luces rebotando en los edificios del complejo cultural.

Apenas se notó que pasaran de puntillas por Electric: ‘Fluorescent’, que tiene vena de quedarse en el repertorio, ‘Thursday’, aunque yo hubiera elegido la épica ‘The Last to Die’, y el single ‘Vocal’, que incluyó un cachito de ‘It’s Allright’, para terminar el bis que concedieron. Pero en este concierto non stop, el sound system de Pet Shop Boys funcionó a la perfección.

‘West End Girls’ era obligada, y mientras sonaba a modo de score ‘Somewhere’, una versión de Leonard Bernstein incluida en la edición especial de Bilingual, con los bailarines dándolo todo, volvieron al escenario con nuevo vestuario.

Sorpresa mayúscula: Neil Tennant con sombrero revestido con trozos de espejos y Chris Lowe con un casco revestido del mismo modo que su compañero. Tocaba la introspección con ‘Leaving’ que encajaron con un ‘Thursday’ en el que vimos a los bailarines metidos en unas cajas metálicas con cabezas de ‘pelochos’. Y proyectaron imágenes de la parte vocal del rapero británico Example, que firmó con ellos ese single.

Pet Shop Boys se fueron después a la cama en ‘Love etc.’, pero una cama en vertical, sobre la que proyectaron los cuerpos de dos bailarines. Ya no quedaban más trucos, ¿o sí?

Sobre una proyección que mostraba una placa base, la misma en la que se inspiraba el pie-atril de Chris Lowe, comenzó la recta final: ‘I Get Excited (You Get Excited Too)’, de Introspective, la fusionaron con ‘Rent’ y ya fue el acabose.

Después, ‘It’s a Sin’, con la plaza transformada en pista de rave, láseres rojos, azules y blancos, alucinante como los detalles de teclados de Lowe, danza tribal de los bailarines envueltos en espumillón y regreso del dúo en casaca naranja y Tennant con gorro fez a juego para hacer ‘Domino Dancing’ y ‘Always on my Mind’. Dos temas infalibles para irse a camerinos.

El regreso no se hizo esperar ‘Go West’, la versión de Village People que hicieron suya, contentó a todos menos a los que esperaban como yo ‘Flamboyant’, pero que sabíamos que no entraba en el set list de la gira. En otra ocasión será, pero sí que mereció la pena este apoteósico fin de fiesta solo por ver al público cantar con Neil Tennant algunas estrofas de estas canciones.

Pet Shop Boys — Electric Tour en Hipersónica

Fotografías | Vega

Anuncios