Lion es una mezcla de cosas, casi como ópera para los desposeídos. Es muy romántico, profundo y emocional, muy sinfónico en algunos momentos, pero luego se transforma como en una conmovedora canción de piratas en un tugurio.

Vuelve el Tirano Gótico, el líder de Bauhaus, con un nuevo disco que supone un reto respecto al extraordinario Ninth (Nettwerk Productions, 2011), y en esta ocasión ha dejado apartada a su banda del estudio para ponerse en manos de Youth, aka Martin Glover, de Killing Joke, y grabar una obra no menos excepcional como Lion. No parece que los años pasen por Peter Murphy y, aunque en directo su voz no es la que era, en el estudio bajo la producción de Youth ha conseguido hacerse un lifting. Y además la edición especial del álbum viene con un CD extra con diez temas del Mr. Moonlight Tour, con el que celebró en 2013 los 35 años de Bauhaus.

Lion, un disco más oscuro, excesivo, obsesivo, profundo, e incluso amable, que sus anteriores entregas

‘Hang up’ fue el adelanto del álbum, un single que se lanzó en un 7” en vinilo plateado, limitada a 750 copias que terminaron en un abrir y cerrar de ojos. En este tema ya nos hacíamos una idea que el Peter Murphy de Ninth había quedado apartado.

El tema, todo un homenaje vocal a su querido David Bowie, le lleva por derroteros más electrónicos y obsesivos. Se trata de una canción totémica, un tema de esos que uno no se espera de alguien que no tiene nada que demostrar. Oscura, catártica, con esos sintetizadores creando un ambiente enrarecido, ‘Hang up’, es una magnífica carta de presentación que invita a bucear en las otras diez canciones que se esconden en el álbum.

Peter Murphy y Youth componen a pachas la música de Lion y el segundo firma una producción. ‘I Am My Own Name’ es todo un exceso. Un corte muy épico, a caballo entre lo mejor de Bauhaus y su época clásica en solitario. El estribillo es rotundo, se queda pegado a la primera escucha y la melodía es perfecta.

No quería citar su adscripción al fenómeno gótico, del cual él no se considera el padrino del Gótico, ni siquiera se siente identificad con ello. ‘Low Tar Stars’ nos lo sitúa a ritmo electrónico, totalmente orientado hacia el baile, en una discoteca en la que todos visten ropa negra, llevan los labios y las uñas pintadas en el mismo color y su tez es más blanca que la leche. No será un tema gótico pero si dark.

‘I’m on Your Side’ es una balada con la marca de la casa, melancólica, también excesiva y un tono evanescente y arrollador. Envuelta en ese armazón electrónico casi cuesta más quererla pero no cabe duda que con la voz poderosísima y exuberante de Murphy se convierte en casi adictiva. Ésta era la cara B del single ‘Hang up’.

‘Compression’ es un medio tiempo excelso. Decadencia, épica en el estribillo y una melodía en la que la voz inconfundible de Peter Muphy llevada casi al límite hace el resto. Sobresaliente esos seis minutos.

This is no crown, this is now glory, this is no crown

‘Holy Clown’ es otra pieza imprescindible dentro de Lion. Nuevamente tenemos ante nosotros una pieza de rock gótico, con un estribillo impactante y una producción que saca lo mejor de la interpretación de Murphy.

‘The Rose’ baja el pie del acelerador. Es una poderosa balada que podría haber estado en cualquiera de sus tres e imprescindibles álbumes en solitario: Should The World Fail to Fall Apart, Love Hysteria y Deep. Tiene aroma clásico y esa embriagadora voz de Murphy que nos transporta a tiempos lejanos.

‘The Ghost of Shokan Lake’ es un vals terrorífico, un tema nuevamente oscuro, con un plus de genio en la voz y una melodía envolvente que da casi miedo.

‘Eliza’ es una canción de aliento, sobre un personaje de ficción, que deja atrás de culparse a sí mismo, y trata de encontrar la alegría de ser ella misma y celebrar que está viva.

‘Eliza’ entra dentro del concepto de pop made in Peter Murphy. Es pop, pero también tiene esos coros casi en éxtasis que te envuelven como en una tela de araña.

Con ‘Loctaine’ entramos en territorios casi de balada de banda sonora. Un colchón electrónico sirve de base para que su evocadora voz nos vuelva a capturar. Emocional, misteriosa y preciosa canción.

‘Lion’ cierra el álbum con el crujido de la guitarra, casi ausente en el disco. Estamos ante un tema que no parece de relleno sino que sirve de lucimiento nuevamente para Murphy y esa excelsa producción de Youth que es todo un acierto a estas alturas de la carrera del cantante.

9.25/10

Incombustible, incapaz de tirar la toalla, el llamado Tirano Gótico sigue dando muestras de que lo mejor no es su pasado en solitario sino lo que está produciendo en los últimos años. Tras un soberbio Ninth, el décimo álbum de Peter Murphy es Lion. Para él ha dejado en barbecho a su habitual banda de acompañamiento para firmar una entente con Youth (Killing Joke) y firmar un trabajo nuevamente de sobresaliente con un montón de temas de esos que te saltan las lágrimas, y no precisamente de tristeza.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments