“Phoenix — Bankrupt!” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/650_1000_phoenix-bankrupt.jpg" class=”centro” />

Hay dos formas de aproximarse a esta crítica. Una es activar el modo #postureo a tope y tirar por esa vía hasta las últimas consecuencias. Despachar Bankrupt! rápidamente, tachando a Phoenix de grupo menor que hace cancioncitas intrascendentes y que, para colmo, en esta ocasión ni siquiera el single ha estado a la altura del disco anterior. Cascarle un cinco pelado y pasar a otras cosas más profundas, con más sustancia, vocación de trascendencia y voluntad de hacer evolucionar el mundo de la música. El único problema de esa opción es que esa crítica no sería honesta y por eso creo que no debo hacerla, que debo tirar por la otra opción.

Phoenix, en busca de la canción perfecta

Y ello principalmente por un motivo: he escuchado mucho Bankrupt! estas semanas, muchísimo. Es más, probablemente será uno de los discos que más habré escuchado cuando acabe el año. Sin duda no habrán sido las escuchas más reposadas ni sesudas, pero eso no me supone ningún problema: Phoenix no es un grupo para escuchar sentado en penumbra en el sofá, con el batín puesto y el whiskazo en la mano; ni lo es ni puta falta que hace. Phoenix es una banda de pop que busca hacer canciones pop lo más redondas posibles y, a base de intentar e intentar, han acabado por lograrlo. De hecho, hace casi cuatro años firmaron el que sería su primer disco realmente completo (Wolfgang Amadeus Phoenix), que para colmo contenía ‘Lisztomania’, sin ninguna duda una de las mejores canciones pop de la pasada década.

Si he escuchado tantas veces Bankrupt! no ha sido porque me haya visto obligado a ello ni porque se me haya borrado el disco duro: ha sido puro placer, esa sensación mucho menos frecuente de lo que queremos admitir de acabar un disco y tener ganas de volver a reproducirlo desde el principio. Eso me ocurre con este disco, tan vaporoso e intrascendente y, fíjate tú, no me ocurre con otros. Estaré prefiriendo la hamburguesa al solomillo, no os digo que no, pero os aseguro que para mí es una hamburguesa de ésas que entran de vicio cuando hace mucho que no te zampas una.

Entremos en detalles

¿Queréis que hablemos de canciones? Porque podemos hacerlo y todo el tiempo que queráis. De ‘Entertainment’ (esa canción que quizá te deja indiferente al principio, pero que no te deja en paz hasta que la escuchas 39 veces y cambias de opinión) probablemente ya esté todo dicho, pero de ‘The Real Thing’, la maravilla que le sigue y que emparenta más que nunca a la banda de Thomas Mars con sus paisanos Air, aún no. Como tampoco hemos dado todavía el suficiente coñazo con la brillante ‘S.O.S. in Bel Air’, que, como el buen pop pegajoso, te deja repitiendo una y otra vez como un imbécil aquello de “you can’t cross the line / but you can’t stop trying” mientras se autoimpone retos como encontrar algo que rime con “canoe”.

Phoenix parten el disco en dos con el tema titular, pausa valorativa que se extiende hasta casi los siete minutos después de una larguísima intro instrumental y se convierte en algo así como el ‘Love Like A Sunset’ de este disco. Es una jugada arriesgada, pero salen vivos del reto: el descanso viene bien para recargar las pilas y afrontar con fuerzas un segundo tramo de temas tan energéticos como ‘Don’t’ que además nos regala la joyita escondida del disco, la magnífica ‘Bourgeois’, que quizá habría sido ideal para cerrar el disco si no fuera porque los de Versalles deciden acabar en lo alto con ‘Oblique City’.

“7,70” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/7,70.jpg" class=”derecha” />
Precisamente en ‘Bourgeois’ oigo “Why would you care for more / they give you almost everything” y me vale como perfecto leit-motiv para reivindicar en su conjunto un disco tan redondo y efectivo como éste. Uníos a mí, conformistas, sietecomacinquistas y gentes sin criterio alguno en general: digámosle al mundo que Phoenix molan, que Bankrupt! mola y que vivan Michael Gira o Dead Can Dance cuando es momento para ellos, pero viva también el entretenimiento perfecto y sin pretensiones cuando simplemente nos da la gana de necesitarlo.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments