No sólo es una de las piezas indiscutibles de la electrónica underground barcelonesa, también lo es a nivel estatal. Curtido en varios y muy diversos proyectos, parece que en los últimos años ha asentado principalmente sus esfuerzos en Pina (también en Loppkio), quizá el alias que mayor rédito le está generando a nivel mediático, dentro de este ámbito. Este año ha llegado Transit (Lapsus, 2015), su cuarto LP y el tercero en Lapsus Records. Decíamos de HUM (Lapsus, 2013) que sería interesante ver si en su siguiente trabajo seguiría por esos derroteros de experimentación, que parecían extraídos de una prueba sonora del subsuelo catalán. Entonces venía de limpiar su sonido, pero su disco de hace un par de años estaba en el punto más interesante de su carrera, por lo que intentar virar hacia otro camino hubiera sido algo fútil. Quizá haya algunas pequeñas modificaciones, pero la columna vertebral es la misma, y eso es lo importante. Un álbum repleto de referencias geográficas terrestres y espaciales y esculpido con precisión quirúrgica.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2004807290/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2585100206/transparent=true/

Concebido pensando en el directo, el nuevo álbum de Pina muestra similares puntos fuertes que le hicieron a HUM colarse por las listas de lo mejor del año. Sigue las trazas de ambientaciones oscuras, al borde de la opresión, pero sin rematar; cuida los detalles sonoros de la superficie — moderadamente acid, IDM, flirteos techno — y los bombos, a veces regios y otras más orgánicos, le dan la solidez que se espera de un disco como este. De nuevo ocho cortes que irradian magnetismo por los cuatro costados, atmósferas que te rodean y no te dejan salir. Una sensación que poco tarda en salir de paseo cuando todos los actores experimentales entran en juego. Lo hacen en temas como ‘Scramble Kousaten’ y sus juegos ambientales, que han conectado perfectamente con ‘Passeig de Gràcia’, el corte que abre el disco. En ese sentido, esta es una de las diferencias que se pueden encontrar con respecto a su anterior LP; hay una mejor cohesión. Mientras que HUM funcionaba mejor con temas sueltos, Transit, esboza un hilo conductor en el tempo y la estructura de las canciones, fluye mejor de una forma correlativa.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2004807290/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=1044934701/transparent=true/

7.5/10

Es un disco más pausado en el que degustar las habituales premisas de ambient e IDM cavernoso que transmiten piezas como ‘Panamax’ o la ácida ‘Baikonur’, aunque siguen vigentes esos embistes más intensos que eran más habituales en trabajos anteriores, y que aquí tienen su lugar en ‘Bni Nsar’ o en los bucles claustrofóbicos de ‘Tangeh-ye Hormoz’. Un equilibrio entre las dos vertientes de Pina que hacen a Transit un álbum bastante completo, puede que no tan evocador como HUM, pero más oscuro, contenido y manteniendo el nivel de matices, que es el toque distintivo para poner la puntilla a sus ambientaciones de bastante músculo. Pone el broche final a este viaje la orgía secuencial de ‘Grupo Compacto de Hickson’, en referencia a una colección de galaxias, haciendo énfasis en esa sensación sideral que a veces recorre tu mente con las avanzadas composiciones de Pina, flotando en medio de ninguna parte. Sólo rodeado de sonidos retorcidos, redobles y masa uniforme. En tránsito hacia lugares desconocidos.