Anuncios

Placebo — B3: hay luz al final del túnel

“Placebo” src=”http://img.hipersonica.com/2012/10/B3Placebo.jpg» class=”centro” />

A la hora de ejemplarizar el concepto de evolución polémica, Placebo es un buen sujeto de experimentación. Personalmente, su debut me sigue pareciendo un pelotazo de los que todavía se puede disfrutar con gozo pecaminoso, y más allá, hasta el hito de Battle for the Sun, ha habido grandes momentos en casi todos sus trabajos. Sí, hasta en Black Market Music — ¡‘Special K’! -. Pero cuando aterrizaron con su corazón de cenicero debajo del brazo, a más de uno se le descolgó la mandíbula y las ganas de seguir conservando sus CDs en la estantería. Al lado de los de Muse.

Es cierto que el trabajo de 2009 palidecía en la trayectoria de la banda. Se desinflaban por momentos y lo cierto es que el estribillo del single, ‘Ashtray Heart’, era un verdadero despropósito que entre las filas hipersónicas dio para mucho choteo. Tres años después del lanzamiento, ya sabemos que a finales de este año Placebo lanzará su séptimo álbum, y para ir aligerando la espera, ha dejado caer B3, un EP de cinco temas que nos deja paladear a qué van a saber los Placebo “post-Battle for the Sun”.

B3

https://www.youtube.com/embed/a_1FIjL2eDs

Vídeo | Youtube

Con el tema que da nombre a la recopilación se abre un tracklist breve pero eficaz a la hora de demostrar que están más cerca de Meds que de su anterior álbum. La oscuridad sigue ahí, latente, pero no está descafeinada, autoimpuesta como una mala figura retórica. Late bajo la incomodidad que exuda todo el disco, está justificada, no es tan obvia ni se exhibe como un mascarón de proa de papel maché.

I Know You Want to Stop

http://grooveshark.com/songWidget.swf

El segundo corte de B3 se hace más agresivo, se vuelve casi ácido y el empuje de la batería en plena vorágine asincopada termina de redondear el tema. No son los Placebo de ‘Nancy Boy’, eso creo que queda fuera de toda discusión, pero sí se les percibe más centrados, con un objetivo más claro a la hora de fijar qué quieren contar y cómo quieren hacerlo, algo que en su anterior álbum fluctuaba a lo largo de todo el tracklist.

The Extra

https://www.youtube.com/embed/LZVVDRPm5y8

Vídeo | Youtube

En la tercera posición se levanta el pie del acelerador con ‘The Extra‘, volviendo a esos medios tiempos turbios que tan bien se le da ilustrar a Molko y compañía. La entrada del bajo es sensacional, mientras que los efectos de sonido del trasfondo, una especie de truenos extraños, me sobran completamente. Me parece que es un intento de añadir cierta épica al tema que no necesita en absoluto. Y la letra, aunque quizá no sea la más brillante que haya salido de la pluma de Molko, tiene cierto tinte autobiográfico que contrarresta las blanduras que tiene, sobre todo, en la última parte.

I Know Where You Live

https://www.youtube.com/embed/iMUyP3nPy6k

Vídeo | Youtube

El coqueteo pop lo encontramos con ‘I Know Where You Live‘, casi una frenada en seco después de la potencia anterior que no se recuperará ya de aquí al final del EP. Sin embargo, no es un punto negativo, no al menos tal y como lo han llevado y distribuido en un tracklist tan breve. Los dos primeros temas tenían la fuerza suficiente para complacer a los que gustan del Placebo de las grandes arenas, mientras que aquí vuelven a ofrecer el pecho a quienes les buscan las vueltas entre las vetas más suaves. Desde luego, no cuajará en una primera escucha y mucho menos en una aislada, pero ‘I Know Where You Live’ no desmerece. No es un corte desinflado, ni vacío, ni una cara B olvidable.

Time Is Money

https://www.youtube.com/embed/f_Q5ZPq815w

Vídeo | Youtube

El final llega demasiado pronto para unos Placebo que han vuelto a coger pie tras el resbalón. ‘Time Is Money‘, empieza con la suavidad de una guitarra que engaña, se vuelve de nuevo turbia, disonante, de nuevo en esa atmósfera espesa que tan bien se les da crear a los de Molko. Quizá sea éste el corte donde más se intuya por dónde van a ir los tiros del próximo LP.

Un sonido mucho más concentrado, madurado, recuperado en estilo y propósito, quizá con el único inconveniente de las letras, es el que encontramos en este B3. Más de tres años les han hecho falta a Placebo para reenfocar su carrera, convertir a Steve Forrest en un integrante sólido — cuando lanzaron Battle For The Sun sólo llevaba un año con la banda — y en reencontrar el camino por el que quieren seguir. Menos furioso, sí, y por momentos se echa de menos precisamente la potencia de antaño que convertía sus directos en bacanales sonoras. Veremos cómo resuelven esta papeleta en el LP.

Anuncios