“Placebo — Loud Like Love” src=”http://img.hipersonica.com/2013/09/placebo-loud-like-love.jpg" class=”centro” />

Nadie esperaba que Placebo recondujera su caída en picado desde aquel intimísimo Meds que nos dejó noqueados, para después sacar Battle For The Sun, un disco que dimos por malo y que ahora, a toro pasado, incluso tiene un pase. Bueno, nadie no, solo esa cohorte de aguerridos fans que saltan al trapo cuando se dicen verdades como puños de una banda que se ha quedado sin ideas o, si se prefiere, se ha subido al trapecio sin red del mainstream.

Loud Like Love y la subida al trapecio sin red del mainstream

Placebo llevan siendo tan predecibles que asustan. El ‘Asthray Heart’ con el que nos echamos tantas risas es aquí ‘Too Many Friends’, sí el de “mi ordenador piensa que soy gay, me deshice de esa basura”.

Y no sé que pinta Brett Easton Ellis en el vídeo tan friki que le han hecho. Y con predecibles no quiero decir que su nuevo disco suene mal. Loud Like Love tiene una producción soberbia, y tal y como vimos en el show retransmitido online del pasado 16 de septiembre lo defienden con suficiencia.

No van por ahí los tiros. Placebo quieren ser un grupo de rock de estadios como los son Muse o The Killers, pero se quedan más cerca de los segundos. ‘Too Many Friends’ y ‘Loud Like Love’ son dos canciones que encajan en esta descripción. No podemos ser nostálgicos porque aquellos Placebo de hace quince o dieciesiete años jamás volverán. Nos tenemos que conformar con lo que hay y yo siento que es muy poco.

Nos quejamos conforme fuimos conociéndolos de los temas de adelanto y esperábamos alguna alegría escondida en Loud Like Love. Pero no, ‘Scene of The Crime’ espanta con esa electrónica embutida como un pantalón que ya no te vale; ‘Hold on to me’ es prescindible desde el primer acorde, y ‘Rob The Bank’ es un chiste malo. Tomaros unos minutos para leer la letra.

Y ya metidos en harina, ‘A Million Little Pieces’ parece correcto pero poco más; demasiada melancolía impostada. Nos sorprenden para mal en ‘Exit Wounds’, un corte raruno, pero llega ‘Purify’ que parece ser la salvación.

Por fin algo con ritmo, vibrante, un riff en bucle y aunque hay pelín de electrónica de más, por fin nos podemos desmelenar. Gracias por este momento. Porque lo que viene después es un poco más de lo de antes: un baladón melifluo como ‘Begin The End’, que será una de las favoritas de las fans.

En su descargo hay que decir que intercalado con clásicos puede resultar porque va tomando cuerpo con los minutos. Y el cierre es otro tema para enmarcar, ‘Bosco’, en clave piano-bar donde Brian Molko nos suelta eso de “Te amo más que ningún hombre”. El disco debería traer un pañuelo de papel para secar las lágrimas viendo ese vídeo que podemos encontrar en la edición superdeluxe box set.

Escucha Loud Like Love de Placebo en Spotify

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments