La situación actual resulta muy incierta y es complicado todavía ver cómo será el impacto de la crisis del Coronavirus en todo el mundo. Ya no se habla de volver a la normalidad, sino de una “nueva normalidad”. Y cosas que hasta hace poco nos parecían tan triviales, como ir a un bar, al cine o a un concierto, podrían estar muy lejos todavía de volver a nuestras vidas.

Como estamos viendo, muchos conciertos y festivales han retrasado sus fechas varios meses, con esperanza de que el público pueda volver a la actividad para entonces. Pero los expertos no parecen nada optimistas al respecto, como se expone en este reportaje de The New York Times. De hecho, la música en directo podría no regresar este año, según argumenta el experto en bioética y oncólogo Zeke Emanual, del Centro para el Progreso Américano:

El reinicio de la economía se tiene que hacer en fases, y tiene que empezar con más distanciamiento social en lugares de trabajo que permita el regreso a la gente en menor situación de riesgo. Algunas clases de construcciones, o fábricas u oficinas, en los que se puedan mantener dos metros de distancia son los que tiene más sentido que vuelvan antes. Para reuniones mayores, como conferencias, conciertos o eventos deportivos, cuando la gente habla de retrasar conferencias o ceremonias de graduación para octubre de 2020, no tengo ni idea de cómo piensas que sea una posibilidad verosímil. Creo que esas cosas serán las últimas en volver. Realísticamente, como muy pronto estaríamos hablando de otoño de 2021.

Glups. Mal rollo. Si se cumplen estas expectativas, resulta díficil pensar cómo puede sobrevivir la industria de la música en vivo durante 16 meses de inactividad.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Pit LastDanz
Pit LastDanz
6 months ago

Bueno, decir que Zeke, otro de los títulos que ostenta, es vicerrector de la uni de Pensilvania y tiene cargos en Sanidad. No es poca cosa.