Cuando te dicen que se va a celebrar un nuevo festival cerca de donde vives, no puedes más que alegrarte por tener a tu disposición otro eventos donde disfrutar de música en directo. Cuando te dicen que se va a llamar Poiopop por organizarse en primera instancia en la ciudad de Poio, pues dices vale, es un nombre original y llama bastante. Y cuando te dicen que va a haber nombres como Lori Meyers, Delorean o La Habitación Roja, pues no puedes más que alegrarte por la oportunidad que tienes.
 
Eso sí, mi gozo se fue al pozo después de asistir al festival, no por los grupos ni sus actuaciones, sino por una completa desorganización y falta de programación por parte de los organizadores del festival. Pero no adelantemos acontecimientos y vayamos poco a poco. 
 
El cartel del Poiopop se dividía en dos partes, teníamos una primer parte que empezaba a las 6 de la tarde con grupos locales como Marvel, Pulsa Denura, Drama y Dirty Socks y una segunda con grupos importantes como Lori Meyers o Delorean.
 
Un servidor es aficionado a seguir a los grupos locales, más que nada para descubrir nuevos sonidos y talentos, pero se ve que desde el festival no quisieron que los viéramos en condiciones. Y es que se les faltó al respeto de una manera bestial, haciéndoles hacer las pruebas de sonido justo antes de su actuación, cambiándolos de orden y dejándolos únicamente tocar unas pocas canciones por una falta de tiempo que fue únicamente culpa del caos que se vivió dentro y fuera del festival.
 
Y es que cuando en un festival te ponen un mísero sello que se va con un par de gotas de sudor (y más con los 35º que teníamos en Pontevedra), ya te huele todo a chamusquina. Aún así, los más nos intentamos quedar para ver el resto de las actuaciones y bueno, no puedo decir que mereció la pena, pero tampoco salimos defraudados.
 
Aún así decir que Marvel estuvieron normalitos, Drama bastante aceptables, Dirty Socks ni fú ni fá y Pulsa Denura… mejor no hablar de ellos, porque creo que para llamarlos grupo hay que considerar que sabían tocar o, al menos, componer, porque puntear en la guitarra o hacer rifss sin sentido todo el tiempo, no se puede considerar, cuando menos, tocar una canción.
 
A continuación pudimos disfrutar de Supersubmarina, grupo jieniense que eran bastante desconocidos para mí y que me sorprendieron gratamente. Su sonido es fresco, sus letras son interesantes y su directo hace levantar a la gente aunque no te sepas las canciones. Dicen, negativamente, que son los nuevos Vetusta Morla y la verdad, no lo sé, pero a mí me transmitieron muy buenas sensaciones y fue el descubrimiento de la noche.
 
Y después de unas cuantas horas de pie, los grupos “importantes” aparecían en escena. Lamentablemente, volvimos a los comienzos del festival y no pudimos disfrutar de ‘La Habitación Roja’ por los problemas de sonido. Y es que el público tuvo que gritar que no se escuchaba la voz para que la mesa de mezclas reaccionara. Se ve que estaban a otras cosas en vez de preocuparse por la calidad de los que estaban encima del escenario.
 
Después del arreglo del sonido La habitación roja estuvieron decentes, no al mismo nivel que otros conciertos suyos, pero se les perdona debido a que es harto complicado sobreponerse a los fallos de sonido que tuvieron durante la mitad de su actuación.
 
Curiosamente, durante la actuación de los granadinos Lori Meyers (cabecísima de cartel) no hubo ningún problema, todo sonó a las mil maravillas y los Lori estuvieron muy, pero que muy bien. Tengo que reconocer que su último disco no me emociona, pero en directo canciones como ¿Aha han vuelto o Explícame funcionan muy bien. Eso sí, el público siguió saltando con las canciones de siempre de Viaje de Estudios y Cronolánea.
 
Pasando ya las dos de la madrugada pudimos disfrutar de los inmensos Delorean, un grupo que quien se pregunte por qué triunfan por medio mundo, es que no entiende este tipo de música. Eso sí, el sonido siguió haciendo de las suyas y no pudimos disfrutar plenamente del montante de las canciones del grupo. Una pena la verdad, ya que podían haber sido lo mejor de la noche.
 
La fiesta terminó con actuaciones de X-Wife y DJs varios entre los que se encontraba Florent y yo. La verdad es que no pude verlos, pero tenéis que perdonarme ya que después de estar desde las cinco de la tarde y sufrir tantas desilusiones con la organización y los problemas de sonido, uno acaba un poco hasta la coronilla y con ganas de irse lo antes posible.
 
En definitiva, el Poiopop fue un festival muy irregular. Se le puede dar un voto de confianza por ser su primera vez, pero si quieren seguir adelante con esta iniciativa (que al parecer cambiará de ciudad el año que viene), tienen que mejorar mucho, tanto en infraestructuras como en organización y medios técnicos.

Manuls es editor y coordinador de ¡Vaya Tele! y colaborador especial de Hipersónica en la cobertura del primer festival Poio Pop, celebrado en Galicia el pasado fin de semana. Podéis conocer más sobre sus gustos en su página de autor o en su blog personal.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments