Aparente sencillez, cierto conservadurismo, una apuesta que no se decanta de una manera clara por las dos facetas que el propio sonido parece proponer. Esas son las claves del sonido de Poire, banda barcelonesa que ha cometido la “osadía” de estrenarse discográficamente en medio de un ambiente tan hostil como es el del Rock Progresivo patrio.

Y hablo de apariencia, de falta de certeza en alguna de las cuestiones anteriores pues lo que Atlantis (Autoeditado, 2015) presenta acaba siendo bastante más de lo que en principio enuncia, casi como si la banda comandada por los Miralles no se atreviese a dar ese golpe sobre la mesa con el que se pasa amagando durante todo el álbum.

Atlantis: la certeza del que mucho abarca poco aprieta

La cautela es lógica en cualquier caso pues conocido el medio y evidentes las carencias que a pesar de todo la banda muestra, embarcarse en un viaje demasiado exigente podría haber dado con los huesos de la banda en la lona, mientras que gracias a la misma el trío catalán no sólo ha sido capaz de salir airoso de tan exigente ejercicio como es el primer álbum, sino que apunta ser una banda con una capacidad de mejora bastante grande. Cuestión que invita a ser bastante optimista con ellos de cara al futuro.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2589047033/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3974363632/transparent=true/

La propuesta de la banda huye de cualquier riesgo refugiándose en un Rock Progresivo con referencias claras que van desde el Neoprog inglés propio de los años noventa hasta las tendencias cercanas al Rock Alternativo donde el riff se metaliza desde una vertiente moderna y visceral. La conjunción de ambas visiones proporciona una paleta sonora suficientemente rica como para que la banda juegue con la habilidad de un ambidiestro, siendo precisamente ésta la mayor de sus virtudes.

Prueba de todo esto son la segunda parte de ‘Cold Water’ y la previa dupla conformada por ‘Fu Manchu’ y ‘Neptune’, canciones desde las que Poire construyen su consecuente discurso y desde el que edifican un sonido que a pesar de no ser propio no deja de ser estimulante. Evidentemente la banda muestra carencias que en el Rock Progresivo nacional se han vuelto recurrentes, pero consigue que las mismas no sean una losa gracias a la consciencia de las mismas y a que no se mete en laberintos de los que no puede salir.

Así es como su relato sobre los problemas comunicativos en la época de la interconexión avanza sonando tanto a Marillion como a Riverside sin caer en el azúcar de los primeros ni en el virtuosismo de los segundos, dando la impresión de que es una banda que lo tiene pero necesita creérselo, como si tuviese miedo de demostrar que sí son capaces de competir a nivel internacional.

7.4/10

Éste es el principal problema de un álbum que a pesar de todo ofrece momentos reseñables, sobreponiéndose a la carestía en cuanto a medios y a la recurrente limitación de las bandas nacionales en el uso del inglés. La buena noticia es que estas cuestiones no edifican esa losa que acaba sepultando a la mayoría de los ejercicios de este tipo, sino que permite a la Poire sonar creibles desde su propuesta y de cara a un futuro que pide más y mejor del trío barcelonés. Veremos si lo logran, el talento lo tienen y eso es lo más difícil de conseguir

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments