Cuesta más la acreditación para prensa del Primavera Sound que la entrada general para el Viña Rock 2014. Y no os creáis que esto es una mera boutade, estamos hablando de estrategias comerciales distintas para festivales muy distintos. Público hay de muy distintos tipos y, por supuesto, lo mismo sucede con los festivales que a diferentes sectores se dirigen.

Y precisamente por esto mismo al público objetivo del Viña Rock le es totalmente indiferente que el cartel sea prácticamente el mismo un año tras otro, repitiéndose casi la mitad de los nombres con respecto a las primeras ediciones de este siglo, ediciones a partir de las cuales el festival se convirtió en cita de referencia para el público rockero nacional. Para el ‘viñero’ el festival es simplemente una excusa para compartir una liturgia que se repite año tras año en un contexto prácticamente inalterable y con la certeza de que no habrá sorpresas.

Evidentemente cambios ha habido en estas ya 16 ediciones de festival, siendo la más reseñable el ‘intento’ de traslado del festival al municipio castellonense de Benicassim, momento que a muchos nos llevó a pensar que el final del decano de los festivales de Rock (el FIB es otra cosa) de nuestro país estaba cerca. Demanda mediante del ayuntamiento, el nombre del Viña Rock regresaría a la localidad manchega de Villarrobledo y superada la crisis momentánea mantuvo un crecimiento que llevó al festival a recibir en la edición de 2013 a más de 200.000 personas según la organización.

Hamlet, Boikot, Rosendo, Sober o los norteamericanos Biohazard encabezan este 2014 un cartel tan variado como inmune parece al paso del tiempo y a las modas, aferrándose la organización a una fidelidad que es más fuerte que el fanatismo con el que el público ‘cool’ abraza propuestas como el Primavera Sound. Evidentemente Barcelona es un entorno mucho más ‘guay’ de lo que pueda ser Villarrobledo, pero me temo eso al público del Viña Rock le es totalmente indiferente. Su rollo no son las cervezas a 8 euros sino el kalimotxo traído de casa. Y si os soy sincero, yo les entiendo perfectamente.

Larga vida al Viña Rock y a los dinosaurios que campan a sus anchas por sus escenarios.

Página Oficial | Viña Rock

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments