“Rusos Blancos” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/RUSOS-BLANCOS-1.jpg» class=”centro” />

Si sois habituales por aquí, habréis notado que la constancia igual no es una de nuestras principales virtudes (que tenemos algunas, ¿eh?). Entre eso, y la enorme cantidad de referencias que salen todos los años, junto a nuestra dispersión estilística, hace que se nos escapen algunos lanzamientos que luego nos provocan remordimientos, que no nos dejan dormir, que nos provocan un estado de ansiedad crónica asociada al insomnio que tampoco nos deja dormir, y eso nos resta lucidez. Pero como para los segundos de grupo en las fases de clasificación, o cuando el primer ligue de la noche te ha salido rana, Hipersónica también acude a la repesca. Aprovechando el lanzamiento de su nuevo EP, Hijo Único, le prestamos la atención que merecen a Rusos Blancos.

Cuando os presentaba el estupendo videoclip de ‘Tus padres, tu novio, tú y yo’, os hablaba así de su primer álbum, Sí a todo:

Una magnífica colección de canciones de pop edulcorado y adictivo sobre una adolescencia cotidiana pero llena de ingenio y guiños tan pegajosos como eficaces. Siendo sintéticos y rápidos, como si La Costa Brava estuviesen producidos por La Casa Azul.

“Síatodo” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/siatodo.jpg» class=”centro” />

No ha perdido vigencia, ni mucho menos, pero revisitándolo estos días me he dado cuenta de que había infravalorado su versatilidad y polivalencia instrumental, porque no tenía duda de su acierto, independientemente del tipo de canción que afronten, sin perder accesibilidad (ojo, que no elaboración) ni personalidad. Construyen su identidad basándose en canciones melódicamente robustas, arregladas con variedad y finura, estando la sutileza y el resultado siempre subordinados a redondear canciones pop sin aristas. Porque amigos, la buena producción en unos debutantes es una de las rarezas que deberíamos proteger como si fuera el lince ibérica.

Despiezando Sí a todo, resulta relativamente sencillo separar los “hits masivos”, con los eufóricos y divertidos ‘Supermodelo’ y ‘Carrera de lesbianas’, y la atípica y maravillosa ‘Tus padres, tu novio, tú y yo’. Los medios tiempos acústico-adolescentes ‘(Todo es tan) Teenager’, ‘Primera vez’ y ‘Gorka o Cabano’ encierran la esencia más tierna de un grupo que se mueve con maestría al analizar la inseguridad y el nerviosismo de las efímeras relaciones juveniles propios con humor fino, sin caer en el sarcasmo hipster, y sin ser por ello una autoparodia.

https://www.youtube.com/embed/cMxmomHu4qQ

Es quizá su sentido del humor, popero y amable, inteligente y sofisticado pero sin bilis, el que ejerce de hilo conductor de la feel-good-melancolía que impera en el disco, desde el miedo a crecer de ‘Hombre enamorado, deprimido ante la crisis inmobiliaria’ al deterioro de la relación sentimental que narra ‘Los problemas crecen’. Entre ambas, la electrónica de ‘Normandía’, los vientos de ‘Novia depresiva’, multitud de teclados, palmas, coros y guitarras, sobre todo guitarras, que dibujan un panorama ilusionante ante las imperfecciones cotidianas que recogen en sus canciones. Pop pulido de alta categoría, sin complejos por sacar provecho de un mundo televisivo (‘Carrie’, ‘Gorka o Cabano’, ‘Supermodelo’,…) y que se ríe de los tópicos indies (“esas chicas indies / que bailan sin mover los pies”, “hacer el amor escuchando a Nick Drake”). Una delicia delicada y amable para reconciliarse con uno mismo a través del über-indie-pop.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/album=3189784016/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

“Hijo Único” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/hijounico.jpg» class=”centro” />

Sin embargo, en su nuevo vástago, parece que no han querido parecer tan ingenuos. Voces más apagadas, producción más aséptica e impersonal, y recursos relativamente más afilados y menos tiernos que trasladan ya cierta amargura, como si ahora también quisieran transmitir el sufrimiento que en su debut se camuflaba con anécdotas y detalles jocosos. ‘Mono divertido’ representa con acierto esta nueva dirección, que tiene las dosis suficientes de sal como para que escueza la herida.

Por otro lado, las guitarras eléctricas empujan fuera del escenario a las acústicas, beneficiando a la pizpireta ‘Europeos biempensantes’, pero también a la ácida y lasciva mano por debajo de la mesa de ‘Broma antisemita’ (“háblame en catalán, ya sabes que me pone un poco tonto”). La gélida postal de ‘Países del Este’, o el autolamento de ‘Más delgado’ les permiten seguir recreándose en la derrota, pero en esta ocasión parece que no quieran salir de allí, que no les interesan otras perspectivas, que quieren estar, al menos durante un rato, tirados en su sofá, rodeados de cervezas y cajas de pizza, sin afeitar y sin salir a la calle.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/album=3534281162/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

El encanto de este EP más distante, como un reverso de su debut, levanta la curiosidad para su próximo movimiento. ¿Ha sido éste un pequeño paréntesis o es una transición hacia un lanzamiento más oscuro? ¿El costabravismo naïve ha dejado paso al hastío existencial? ¿Es sólo un rodeo por otras texturas para no aburrirse? Tampoco es que se hayan convertido en Los Punsetes, pero sí parece que se han querido desprender en parte del “easy listening” que, en según qué círculos, lleva a infraestimar a algunos grupos.

Por otro lado, supone otro peldaño más en su trayectoria, que va un paso (cronológicamente) por delante de otros grupos a tener en cuenta (Grushenka, Odio París, Cosmen Adelaida, Los Últimos Bañistas) y, aunque no es para nada algo definitivo, sí que permite que todos ellos se vayan recolocando sobre un tapete más que apetecible, y que resulta excitante saber dónde se colocarán para la próxima partida. Lamentablemente, los festivales los seguirán programando a horas intempestivas para dejarle el prime time indefectiblemente a Love of Lesbian y Vetusta Morla, pero al menos parece que tenemos buenos candidatos para el recambio generacional.

En Hipersónica | Rusos Blancos, vídeo de ‘Tus padres, tu novio, tú y yo’: por favor, no te cases con él
Escúchalos también en Spotify (Sí a todo, Hijo único). Su EP puede descargarse desde Bandcamp.