Anuncios

Power Trip — Manifest Decimation: la gran esperanza de un enfermo que agoniza

Con el Big 4 sumido en una crisis producto del baile de nombres en los casos de Slayer y Anthrax y producto del agotamiento creativo en los casos de Metallica y Megadeth, muchos se han atrevido últimamente (yo me incluyo) a dar casi por muerto al Thrash Metal, aventurándose incluso a considerar que el género lo tiene muy pero que muy difícil para remontar el vuelo.

Intentos ha habido muchos para revitalizar una escena que, por lo encorsetado de sus características, tiene bastante más complicado que otras el intentar revivir glorias pasadas. Dentro del Big 4, tres han sido las bandas que con la intención de relanzar sus carreras apostaron por adaptar sus propuestas a aquellas que más éxito han tenido en los últimos 15 años obteniendo, como todos ya sabemos, dispares resultados y teniendo que regresar finalmente (o intentando) al sonido por el que se dieron a conocer.

Fuera de los grandes nombres algunas bandas noveles han alcanzado cierta fama con el Thrash como referencia estilística pero sin lograr, ni por asomo, siquiera acercarse a la entidad de las bandas que todos ya sabemos. Vektor primero y Havok después, con el permiso de Angelus Apátrida y alguna sorpresa que se puede estar gestando en nuestro país, han logrado al menos volver a poner al agotado género en boca de unos cuantos, aunque, desde mi punto de vista, sus esfuerzos siguen siendo infructuosos a la hora de revivir la época dorada del género nacido en la Bahía de San Francisco.

La espera de un nuevo gran nombre, de una gran irrupción es probablemente el acicate que el Thrash Metal necesita para volver a creerse con vida (con todo lo que ello conlleva). Sinceramente no me atrevo a vaticinar que la banda que hoy os presento llegue a alcanzar la fama necesaria como para lograr la citada empresa, pero si me remito solamente a cuestiones cualitativas, Power Trip tienen las armas. Lo demás quedará en manos de la oportunidad.

Reviviendo al enfermo haciéndole recordar un pasado glorioso

Porque como muy bien demostraron saber los grandes, a pesar de sus intentos infructuosos, la mejor forma de revivir al Thrash Metal es acudiendo a los lugares de los que extrae su propia esencia, de los que emana la razón propia de su existencia, y esa es una lección que los texanos Power Trip parecen llevar marcada a fuego en sus mentes.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3522505831/size=medium/bgcol=333333/linkcol=e32c14/t=1/transparent=true/

Acudiendo a los cánones marcados por el Thrash Metal Old School, aquel de cuya evolución acabaría surgiendo la música extrema, el quinteto de Dallas ha sabido ‘re’construir un proyecto en el que el espacio que no aparece ocupado por la originalidad está cubierto por una fiereza, suciedad y frenetismo punk que a muchos ha recordado a los mejores discos de los infravalorados Cro-Mags, y una oscuridad y potencia que solamente he logrado escuchar en discos como Reign in Blood de los indispensables Slayer.

A las cuestiones meramente compositivas Power Trip han sumado (de forma muy acertada) una clara querencia por la época Old School en el aspecto técnico, aportada por una producción que logra plasmar de forma fehaciente el espíritu de una época a la que la banda referencia continuamente pero aportando un cierto cariz de modernidad en forma de un despliegue potente y agresivo que no aparece disminuido como si sucede (entendiendo las limitaciones temporales) en discos imprescindibles como Release From Agony de Destruction o Best Wishes de Cro-Mags.

Saliendo de la caverna introduciéndose en una cueva

Y es que Manifest Decimation viene a ser como introducirse en una cueva de minúsculas dimensiones en la que el oxígeno y la luz brillan por su ausencia. Así es como nos hace sentir esa atmósfera malsana que comienza a rodearnos nada más iniciarse el tema homónimo y que sólo se abre tras fade out con el que termina ‘Hammer Of Doubt’. Y entre estos dos puntos cardinales, un torrente de riffs y solos estridentes, una batería con reverb continuo y una voz que, como es de preveer, destaca por su aspecto cavernoso y sorprende por el efecto de lejanía con el que aparece.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1806423715/size=medium/bgcol=333333/linkcol=e32c14/t=2/transparent=true/

‘Heretic’s Fork’ se presenta probablemente como el tema más rabioso de todo el 7 pulgadas gracias a una velocidad de guitarra y batería que rememoran brillantemente al ya ‘extinto’ crossover hasta el momento de la llegada de los cortantes solos de guitarra que podrían haber sido ejecutados perfectamente por don Kerry King, lo cual, como os podréis imaginar, son palabras mayores.

Sin embargo, aparte de sonar pretendidamente fieros, Power Trip también saben jugar a cogernos a contrapie, tal y como sucede con el inicio de ‘Conditioned to Death’, tema en el que un lento desarrollo se corta de pronto para volver a introducirnos en esa espiral de riffs y alaridos que es Manifest Decimation, disco cuyas presentaciones en directo no hace sino producirme sueños húmedos a pesar de ya no estar para esos trotes.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1806423715/size=medium/bgcol=333333/linkcol=e32c14/t=7/transparent=true/

Ocho temas y algo más de treinta y cinco minutos dura un viaje que de haber sido realizado hace 25 años probablemente sería considerado como un gran clásico del Thrash Metal. Atendiendo a la situación actual de la escena no puedo aventurarme, como he dicho antes, a hablar de un impacto que perdure en el tiempo, pero ello no implica que dude en ningún momento de la calidad de un debut que está haciendo correr el nombre de Power Trip como la pólvora en el underground estadounidense y que, poco a poco, está comenzando a adquirir presencia a nivel internacional.

9/10

Como contaba al inicio, a pesar de lo loable del intento, ni Vektor ni Havok parecen capaces de lograr la entidad necesaria para ocupar el vacío creado por los ya dejados por imposible Metallica, Megadeth o Anthrax. Power Trip son la nueva esperanza y cuentan con capacidad para lograrlo. Devolver al Thrash Metal al mundo mainstream ya es algo inviable e intentarlo es inútil, aparte de excesivamente ambicioso, y dudo que esa pueda ser la intención de cualquiera que se embarque en esta empresa. De momento disfrutemos, ya tendremos tiempo de hacer elucubraciones una vez se haya evaluado el verdadero impacto de un disco como Manifest Decimation.

Anuncios