“Sábado” src=”http://img.hipersonica.com/2012/05/Sábado.jpg» class=”centro” />Al final, más allá de cualquier otra consideración, un concierto es para pasarlo bien. Vale: no todos los conciertos. Pero sí buena parte de ellos. Y sí, desde luego, en un festival. ¿Y quién ha conseguido que me lo pase mejor en este Primavera Sound 2012? Justice. Me da igual que su electrónica no sea delicada ni vanguardista, es divertida. Y eso me basta. No concebía mejor cierre a tres días de trepidante aventura musical que la actuación de Justice. Fue todo lo que se podía esperar de ella. Y fue el broche de oro a un día cargado de otros grandes conciertos, como el de Lisabö, que estuvieron a un nivel sencillamente por encima del bien y del mal.

Veronica Falls

Mi día comenzó con Veronica Falls. En Hipersónica les adoramos. Motivos no faltan. Su primer trabajo es espléndido. Es pop, es oscuro, es fresco, es nostalgia y es futuro. Fue el disco indie pop del año pasado y buena parte de los asistentes al festival se congregaron en el escenario Mini. ¿El resultado? No estuvo mal. Pero no mucho más. El indie pop es un bonito juguete que suena maravilloso en disco pero que se diluye en el directo. Una palabra: actitud. Les faltó actitud y ganas de comerse el escenario, recogidos en su imagen, sin ir más allá. Está bien, la hora no ayudaba. Pero un concierto es algo más que repetir a la perfección las canciones del estudio. Es transmitir. Y a Veronica Falls, como a tantos otros grupos indies en directo, aún les falta transmitir. (6’5)

Lisabö

“Lisabö Primavera Sound” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/Lisabö Primavera Sound.jpg” class=”centro” />Un concierto es esto. Una banda es esto. Lisabö son la mejor banda nacional a día de hoy. Una burrada que tiene en su haber una de las discografías más delicadas, talentosas y regulares de los últimos veinte años. Toda su angustia existencial fue trasladada al escenario Ray-Ban de un modo magnífico. Dos guitarras, dos bajos y dos baterías. Lisabö lo hacen todo doble. Karlos Osinaga es un animal. Tras su rastro, el de sus contorsiones desesperadas sobre el micrófono y en torno a su guitarra, el resto de la banda se dejó literalmente el alma en la actuación. Aún había cierto sol pero no importó. Lisabö son tan buenos que supieron sobreponerse a la hora y a las circunstancias para facturar una actuación espectacular, agresiva y profundamente emocional. Como su música. Impagable la imagen de los miembros de la banda extasiados por su propia creación, arrastrados por el suelo, mostrando físicamente la desesperación que transmiten con su música. Increíbles. (9’5)

“Setlist Lisabo” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/Lisabö setlist Primavera Sound.jpg” class=”centro” />

Atlas Sound

“Atlas Sound” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/Atlas Sound Primavera Sound.jpg” class=”centro” />Bradford Cox es un tipo especial. No acudió al Primavera Sound en calidad de líder de Deerhunter sino con su proyecto personal, Atlas Sound. Y allí se plantó, en el escenario Pitchfork, él sólo y su guitarra acústica. Fue una delicia, comedida y sin alardes, pero muy bien ejecutada. Hubo problemas técnicos graciosamente solventados, hubo chistes (“look a ship!”, exclamó en plena canción, como si tal cosa, cuando un velero entró en la dársena del Fórum). ¿Qué hace especial a Cox? ¿Qué le permite salir indemne de cada aventura? Puede que sea su carisma innata, la que llenó el escenario. O puede que sean sus creaciones artísticas, preñadas de una psicodelia transparente y brillante, de reflejos luminosos y experimentación para todos los públicos. Haga lo que haga lo hace bien. Y en el Primavera Sound lo volvió a demostrar. (7)

Real Estate

“Real Estate Primavera Sound” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/Real-Estate.jpg» class=”centro” />probertoj había tenido a bien avisarme: Real Estate en directo son completamente insufribles. Obviando el consejo y asumiendo que no hay mejor lección que la que uno aprende por sí mismo, me planté otra vez en el escenario Pitchfork para ver a Real Estate, uno de los grupos que más me fascinan del presente y uno de los discos que más me gustaron del 2011. Resumo: era cierto. Real Estate estuvieron muy flojos. Podemos volver a lo dicho anteriormente de Veronica Falls: actitud. Las voces completamente inaudibles, las guitarras apagadas y sin un ápice de conexión con el público. Destrozaron ‘Out of Tune’, salvaron los muebles con ‘It’s Real’ pero volvieron a hundir en la miseria a ‘Wonder Years’. Al final levantaron con cierta dignidad la fantástica ‘All The Same’. Insuficiente. Decepción sin paliativos. (4’5)

Shellac

“Shellac Primavera Sound” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/Shellac Primavera Sound.jpg” class=”centro” />Básicamente, Shellac es una banda bandera del Primavera Sound. Actuaron en el festival por quinto año consecutivo. Steve Albini no se cansa. El escenario ATP estuvo completamente lleno y Shellac, bueno, realizaron una actuación digna. En lo que a mí respecta me aburrieron. Reconozco el talento de todo lo que hace Albini, su aportación a la historia de la música y sus dotes como guitarrista, pero nunca he logrado conectar con su música. Ni en Big Black ni en Shellac. Poderoso bajo, impresionante batería y un montón de spoken word por parte de Albini. A mí me faltó más suciedad. Fue un concierto bastante limpio. Algunos amigos que tienen más afinidad con la música del norteamericano sí salieron muy contentos de la actuación. Técnicamente, a pesar de un pequeño y gracioso incidente de Albini (!) con los cables, fue una actuación inmejorable. (7)

Yo La Tengo

“Yo La Tengo Primavera Sound” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/Yo-La-Tengo.jpg» class=”centro” />Amo a Yo La Tengo. Son otro de mis grupos. Y por eso no podré perdonar jamás al técnico de sonido del escenario Mini la ausencia de la imprescindible guitarra de Ira Kaplan. Las tres primeras canciones fueron una chapuza, en la que a Kaplan sólo se le escuchaba cuando desvariaba en los punteos de guitarra, pero nunca llevando el ritmo. Un completo desastre. ‘Deeper into Movies’ sonó sin distorsión, por lo que perdió toda la gracia. No sé si conscientes de ello o no, Yo La Tengo decidieron mostrar su vena más clásica y dejar a un lado la guitarra. Kaplan se puso al frente de los teclados y el concierto mejoró bastante, pero no lo suficiente que yo esperaba. Experimenté una sensación parecida al concierto de Wilco, solo que el concierto de Wilco fue bastante mejor. No obstante, me tuve que marchar antes de tiempo (sólo pude ver 35 minutos), por lo que pudo mejorar. (6’5)

Justice

“Justice Primavera Sound” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/Justice.jpg» class=”centro” />Que quede claro. No tengo ni idea de electrónica. Así que me muevo por impulsos. No sé si para bien o para mal. Pero me gusta lo que logra emocionarme (en diversos grados). Justice lo consiguen. Activan mi neurona festiva. La que desea trasladarse a la pista de baile. La de las noches eternas. La del desenfreno. Y con eso me basta, no pido más. El escenario San Miguel estaba a reventar. No era para menos. Cabeza de cartel. 1.45 de la madrugada. Era todo perfecto. Y lo fue. Sin paliativos. Un conciertazo impresionante. Un subidón tras otro. Los bajos al máximo. Los temazos de su primer disco. Todo el mundo bailando, todo el mundo saltando, todo el mundo disfrutando como si fuera lo último que hiciera en su vida. No hace falta pensar. Sólo dejarse llevar. Fue sucio, fue bruto, fue bestia y fue espectacular. Terminé derrengado y sin aliento. Y extremadamente feliz por haber vivido un festival tan grande. (10)

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments