Después de hacer un repaso por la escena musical gallega (o no) y de fijar un poco las posiciones, ha llegado el momento de ir al meollo y ponerle nombres y apellidos a todo lo que estábamos hablando. En definitiva, la pregunta es: si realmente Galicia está viviendo un momento de efervescencia musical, ¿a quién deberíamos estar escuchando en estos momentos y por qué?

Antes de nada, pongamos las cartas sobre la mesa: esto no pretende ser un repaso exhaustivo, ni un glosario, ni un Quién es Quién. De lo que se trata es de hacernos una idea, a través de una serie de nombres, de lo que se está moviendo en un lugar, en un momento y en torno a unas coordenadas sonoras mínimamente próximas. Llámenlo rock (más o menos ruidoso) o llámenlo como quieran, pero sepan que ésos serán los vecindarios por los que nos daremos una vuelta.

Los grandes nombres

Señalábamos en la primera parte de este especial a Triángulo de Amor Bizarro como punto de inicio (que no necesariamente precursores ni líderes de nada) de este buen momento para la escena gallega. Pero ¿se traduce esto en algo a la hora de la verdad? ¿Consigue el éxito de un grupo como TAB ponerle de algún modo las cosas más fáciles a grupos de su entorno? Rodrigo Caamaño, de Triángulo, no lo ve muy claro: “Está claro que ahora es una buena época para ser aficionado a la música en Galicia o para montar un grupo, pero mucho es culpa de Internet, el Pro Tools o el Cubase”. “Lo de ir fabricando cada uno lo que le hace falta lo ha hecho siempre la gente en Galicia y en todas partes (supongo), y no solo en la música. Algunos que tienen ahora bandas ya las tenían antes de existir nosotros, y probablemente los tendrán después”. Desmontando su propio mito.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/album=1949628843/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

Una de las bandas gallegas que, después de Triángulo, quizá haya alcanzado más repercusión en los últimos tiempos, como es Disco Las Palmeras!, va por el mismo camino: “No nos gustaría pensar que algún grupo tenga más o menos atención por ser de un mismo sitio. Si mola bien; si es una mierda, es una mierda”, sentencian. El debut de este trío con orígenes en Sarria (Lugo), “Nihil Obstat” (Matapadre, 2011) nos pilló a todos por sorpresa y nos dejó tan noqueados como su portada. Algo de noise, algo de punk y hasta ecos de Los Planetas en un disco absolutamente redondo cuya continuación esperamos como agua de mayo.

Otro de los nombres más mencionados últimamente si hablamos de Galicia y de ruido es el de Unicornibot. Este cuarteto pontevedrés cuenta ya con dos referencias: la primera, “Hare Krishna” fue autoeditada, pero el excepcional “Dalle!”, que llegaron a presentar en el Primavera Sound del año pasado, ya tuvo un hogar: de nuevo, el sello Matapadre. Math rock enfurecido y a ratos alocado, con títulos chanantes (‘Anchoas Castilla’, ‘Julio Iglesias, portero’) y algún coqueteo con el progresivo. “Uno tiene la impresión que el medio natural de Unicornibot tiene que ser el escenario, con los amplis a tope y un nivel de decibelios que supera con creces el recomendado por la OMS para el ser humano”, decía Víctor R. Villar en nuestra crítica. Después de disfrutar de su directo, podemos confirmar que así es.

Los que vienen pisando fuerte

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/album=721689250/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

Hemos pedido a los propios grupos que nos recomienden a otras bandas, que nos destaquen algún nombre que por un motivo u otro despiertan su interés, y precisamente Unicornibot y Disco Las Palmeras! encabezan la lista de los Reyes Magos de Telephones Rouges, que nos obligan a fijar la vista en la localidad pontevedresa de O Grove, que pese a su pequeño tamaño es uno de los núcleos duros del indie gallego (de allí son también, por ejemplo, los recientemente desaparecidos Nadadora y su spin-off Antenas Hacia el Cielo). Oscuros y ruidosos, alternan el gallego con el castellano en sus letras y firmaron un brillante debut con “Disenso”, uno de los discos que quizá deberían haber alcanzado mayor repercusión este pasado 2012.

A pesar de celebrar una cierta “efervescencia musical underground” en la región, Matitas Auch (encargado de “guitarra, baixo e berros”) pone el toque pesimista de este informe: “En Galicia la falta de infraestructura que apoye a este movimiento ancla a muchos de los proyectos y además acaba con las esperanzas de mucha de la gente involucrada”, nos cuenta. “Finalmente la música y la pasión de vivirla entre todos juntos supera todos los obstáculos, pero no se puede negar la realidad. Muchos conciertos funcionan muy mal de gente, algunas bandas no pueden costearse una producción como quisieran y en muchos casos las instituciones se cierran en banda para dar cabida a todo esto. No hay términos medios. Los cachés de las bandas que llegan al éxito se disparan mientras a las bandas del underground se les mira raro por solo pedir costes de gasolina y hotel”.

Centrándose en lo positivo, en su lista de favoritos aparecen bandas como Tora! Tora! Tora! (atención a estos “cuatro muchachos de las barriadas pontevedresas que quisieron pasar de hacer ruido en la finca Rodríguez a buscar algo más”, porque su EP de debut promete) o Cró!, una propuesta inclasificable, con toques de psicodelia y de progresivo, que cuidan enormemente el aspecto visual y se preocupan de tener siempre un Vídeo DJ en sus directos.

Rock en Samil

Vigo es, evidentemente, otra localización esencial para el tema que nos ocupa, aunque aquí no hay lugar para la sorpresa, no sólo por la tradición musical de la ciudad de la que hablábamos el otro día, sino simple y llanamente porque estamos hablando de la ciudad más grande de Galicia. De aquí son otra de las bandas emergentes más mencionadas por nuestros interlocutores: Wild Balbina, tres chicas que despachan pildorazos de punk pop luminosos (poca oscuridad encontraréis aquí) y tremendamente efectivos. Y de aquí son también otra de las jóvenes promesas de la ciudad olívica: Jay, un cuarteto insultantemente joven que busca puntos de unión entre el noise rock y la psicodelia, decididos a tomarse esto en serio porque, como nos dice su guitarrista Julián Goicoa, “a los grupos gallegos parece que nos da un poco de miedo cruzar el Miño”.

El debut de Jay verá la luz este mes marzo vía Discos Humeantes, sello asturiano que en un momento dado decidió extender sus tentáculos a la Comunidad vecina. ¿El motivo? Contesta el jefe Pablo Fernández: “Simplemente la casualidad de que allí resida un grupazo como Fantasmage, no fue algo premeditado”. “Y aunque es cierto que hay buenas bandas”, continúa, “no creo que haya más que en cualquier otro lugar, simplemente tuvieron una iniciativa genial como fué el primer Galician Bizarre y esto ayudó a dar visibilidad a bandas nuevas que de otro hubiera sido complicado que la tuvieran”. Fantasmage son, efectivamente, otro de los nombres fundamentales en cuanto a repercusión en estos últimos meses. No es para menos: su incendiario garage-punk ha logrado en tiempo récord facturar hits como ‘Vuelta a empezar’ y labrarse una merecida fama de directos salvajes. “Galicia siempre ha sido un lugar con caché musical”, comentan, “Lo que no podemos hacer es seguir viviendo de movidas ochenteras, aunque parece que se ha avanzado en ese sentido”. Sin duda, ellos están colaborando con ese avance.

La tercera pata gallega de Discos Humeantes son Srasrsra, autodefinidos como “dos pavos de A Coruña que tocan movidas guapas”. Los putos señora, como se les conoce desde el cariño, se dedican a disparar cartuchos de punk hardcore (de un minuto de duración como promedio) que se traducen en directos divertidísimos y algo surrealistas. “Todo lo que consigue cualquier grupo que se salga un poco de los cánones en este país es a base de trabajo y ganas. En Galicia no nos regalan una mierda”, nos sueltan. Bien, pues dicho queda.

https://www.youtube.com/embed/YVEBMmbtR40

Ya que andamos por las Rías Altas, hay que mencionar también a Franc3s, producidos por (¿lo adivináis?) Triángulo de Amor Bizarro (“además de ser un grupazo son muy buena gente”, afirman, dejándonos especular que pueda haber más colaboraciones por ese lado). Tres chicos que se conocieron en la universidad de A Coruña y van ya por su segundo disco, el muy notable “Campanas de fuego rosa”, editado por Limbo Starr el pasado otoño. Canciones hipnóticas, guitarrazos furiosos, regusto ochentero, ambientes shoegaze y títulos impagables como ‘Y entonces dejó de darle arena al monstruo’ o ‘Su sombrero señor, es un viaje muy corto’. De entre sus recomendaciones destacamos Jijiji, proyecto paralelo de… Rubena Domínguez de Telephones Rouges (sí, en el fondo esto es un pueblo) Ambos coincidieron hace sólo unos días en el ciclo “Los conciertos de Retroalimentación”, una interesante iniciativa para mover el mundo de la música en directo en la zona.

Por tener, Galicia ya tiene hasta hypes

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/album=4078783032/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

Pero si hay una recomendación común (al margen de las más clásicas), si hay un nombre que está en boca de todo el mundo en estos momentos y que casi todos los grupos han citado en sus respuestas, ésos son Lendrone, trío coruñés cuyo debut “Uno” es desde ya (y dicho sea con precaución, pero también con entusiasmo) una de los discos más interesantes que se editarán en España en 2013. Con influencias que van desde los dinosaurios del krautrock hasta los últimos Portishead o propuestas más vanguardistas como Battles, el suyo es sin duda un debut firme. Preguntados sobre el resto del panorama musical gallego, afirman que “evidentemente hay coincidencias y hay mucho movimiento, esto hace que los grupos nos vayamos conociendo unos a otros y eso es muy bueno: se genera un feedback que nos ayuda enormemente”, pero sobre todo resulta destacable cómo, al pedirles sugerencias, además de las bandas ya mencionadas, añaden que “acaban de nacer algunas cosas muy interesantes dentro del mundo de la electrónica, como Korokati, Gas Noble, Draen o Esquelas”. Voluntad de ir un paso más allá, parece.

En fin, que incluso dentro de esta subescena (por amplio que sea el concepto), lo cierto es que la oferta actual de bandas gallegas es riquísima, casi inabarcable. En cuanto se tira del hilo, surgen infinitas propuestas: Fantasmage nos recomiendan a Estrambote, Lendrone nos dicen que echemos un vistazo a Guerrera, Disco Las Palmeras! te dicen “ojito con unos que saldrán en breve: Puma Pumku” y te vuelves loco buscando información, aunque el proyecto es tan embrionario que ni siquiera encuentras nada aún. Y alejándonos algo (no del todo) de los terrenos más ruidosos nos encontramos a Holywater en Lugo, a Mvnich en Vigo, a Mequetrefe en Santiago… Un momento, en fin, de una riqueza y una variedad casi insuperables para una localización tan determinada. Sea una generación autoconsciente, el producto de una serie de motivos muy concretos o simplemente el fruto de la casualidad, lo importante es que en Galicia se está liando una muy gorda en este momento. Y sería un error ignorarlo.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments