Queens of the Stone Age, entre la experimentación y el mainstream

El triunfo del rock robotico


Siete fueron los años en los que la banda californiana Kyuss estuvo al pie del cañón de la escena de Palm Desert. En ese periodo les dio tiempo en sacar cuatro discazos imprescindibles y convertirse en la banda definitiva del Stoner Rock de los noventa y en la influencia máxima para todas las bandas posteriores a su quinta, hasta que llego el día en que se anunció su disolución. Su legado es innegable, pero nunca alcanzaron el éxito comercial de una manera global a pesar de que lo merecían de veras.

Su última grabación en el estudio fue un split que lanzaron junto a la banda recién formada por su guitarrista, Josh Homme. La banda solo contaba como miembros a él mismo y al batería que sustituyó a Brant Bjork en Kyuss, Alfredo Hernández, pero el verdadero peso de la agrupación recaía en el influyente guitarrista, que también se hizo cargo del micrófono y, temporalmente, del bajo. El nombre de esta nueva banda era Queens of the Stone Age.

Ramalazos de Rock robótico para romper las listas

https://www.youtube.com/embed/0ZSRI2vQ8wU

Con esa misma formación (unido al jocoso nombre empleado por Homme en su papel de bajista y teclista, Carlo Von Sexron) se terminó grabando su disco de debut homónimo, lanzado en 1998. El disco, aunque seguía una línea sonora muy similar a la que siguió Kyuss durante su trayectoria, alcanzó un éxito mayor que la mítica agrupación californiana, propiciado por la alta difusión que alcanzó su single ‘If Only’ en muchas de las radios norteamericanas. Disco de platino en el Reino Unido ocho años después. Nada desdeñable para una banda de “robot rock”.

https://www.youtube.com/embed/Nk6niWJHzV4

Pero el salto definitivo en popularidad y comercialmente llegó en su siguiente álbum, Rated R. En el año 2000, este álbum alcanzó la decimocuarta posición en el Top Heatseekers estadounidense y disco de plata en el Reino Unido. Sin embargo, este no era un disco precisamente sencillo, vendible o que pudiera romper tanto en las listas de éxitos. Es más, era un disco para reírse y darle una patada en la cara al mainstream. El eslogan “Restricted to everyone at any time” adornaba de forma clara la portada. Un álbum donde las salidas de tono y la experimentación fuerte con los temas eran la tónica general. Quizá el hecho de contener dos de los cortes más populares y que eran los más accesibles del disco, ‘The Lost Art of Keeping a Secret’ y ‘Monsters in the Parasol’, propiciaron este éxito. Pero la popularidad alcanzada en solitario por ‘Feel Good Hit of the Summer’, en la que destaca su estrambótica letra y su riff de guitarra llenos de drogas. Vamos, que no es un tema que se parezca mucho a los que predominan en las listas de los más vendidos.

https://www.youtube.com/embed/ld_u-KVVnFQ

Un fenómeno bastante extraño, tanto para un disco de Stoner Rock como para este disco en particular, tan volátil y experimental como poco convencional. Homme consiguió la gran repercusión mundial que tanto merecía pero tanto se le negó en su época en Kyuss. Queens of the Stone Age se ha terminado convirtiendo en la banda número uno del sonido Stoner y de la escena de Palm Desert. Los éxitos no se pararon ahí, sino que se incrementaron. Songs for the Deaf, su álbum más querido y reverenciado y donde aun conservaban ese estilo Stoner en la mayor parte de su sonido, puesto 17 en el Billboard estadounidense, casi un millón de copias vendidas en solo un año y un éxito arrollador para sus singles ‘No One Knows’ y ‘Go With The Flow’, que hasta consiguieron sendas nominaciones para los premios Grammy en la categoría de Rock. Bonifacio Echevarria Cervantes de la Cruz Arroyo Rojas soltaría una lagrimita de la emoción ante tales cifras.

Stoner alternativoaqué

https://www.youtube.com/embed/VdwnqA0CDBg

Lullabies To Paralize supuso un cambio para QOTSA. Tras la tormentosa marcha de uno de los principales compositores y eje neurálgico del grupo, Nick Oliveri (también ex de Kyuss), el grupo desarrolló aun más su propio sonido, dejando atrás la categoría de Stoner y obligándonos a emplear el -odioso- termino “Rock alternativo”. El cambio fue muy bien recibido, tanto por la crítica como por sus fans, que debieron de incrementarse ya que el éxito de este disco fue mayúsculo con respecto a sus predecesores. Alcanzó el puesto quinto en el Billboard con casi un millón de copias vendidas en su primera semana y llegó a disco de oro en el Reino Unido. El mayor éxito de las reinas hasta la fecha (si no lo supera …Like Clockwork).

https://www.youtube.com/embed/Uk6Uc2fgzFk

Y puesto que ese fue su mayor éxito, es evidente que su sucesor, el aun más experimental Era Vulgaris, no alcanzó tales cimas. Pero no se quedo corto aun a pesar de que el tono general del disco fue mucho menos accesible y más vanguardista de lo que ya es habitual en QOTSA. ¿El resultado? Puesto 14 de la archiconocida lista de éxitos con 52 mil copias en su primera semana y gracias al éxito de dos singles tan potentes y directos (los más directos del disco) como ‘Sick, Sick, Sick’ y ‘3’s & 7’s’. Aun sin estar aun a la venta, bien seguro que …Like Clockwork también rondará por cifras tan altas, si no acaba superándolas.

No cabe duda que Queens of the Stone Age han conseguido tener más repercusión en estos tiempos que la que consiguieron los seminales Kyuss durante su época en activo, aunque ahora parece que la gente tiene mayor conocimiento de su existencia, no se si gracias al éxito de Homme con las reinas. Pero este éxito también ha terminado fagocitando al mítico grupo, ya que la mayoría de personas, cuando son preguntadas sobre el Stoner Rock, acaban sacando más el nombre de Queens of the Stone Age que el de cualquier otra banda predecesora de la década de los noventa.

Sin embargo, la relación de QOTSA con el Stoner nunca fue del todo pura. Desde el principio, Homme rechazó la relación entre el sonido de la banda con el de Palm Desert (heredero de Black Sabbath), autodenominándose como Robot Rock. Cada disco que iban haciendo se iba alejando cada vez más de la arenosa etiqueta. Songs for the Deaf fue el último disco de ellos que podríamos denominar Stoner. El resto contenían trazas de este, pero muy diluido a favor del desarrollo de un sonido más personal y diferente. Por eso es por lo que arqueo levemente una ceja cada vez que se habla de Queens of the Stone Age como la banda número uno del género, o cada vez que la gente habla de ellos como referencia a la hora de hablar de cierta banda cuando, en realidad, se quieren referir a Kyuss.

https://www.youtube.com/embed/7kzKfwwDFRc

Pero los debates nominalistas, aparte de no llevar a ningún lado, terminan por ser demasiado cansinos para nuestras neuronas. No importa demasiado que nombre le acabes dando a su música, si Stoner, alternativaaqué o robótica. Son Queens of the Stone Age por encima de todo, y todos los queremos gracias a una espectacular trayectoria y a su estilo tan personal, a medio camino entre rarísimas experimentaciones y Rock escorado al mainstream (no, no es insulto). Pocos hay que hayan podido encontrar este término medio.

Una banda que suele gustarle tanto salirse de lo convencional no suele tener una aceptación y un éxito comercial tan masivo. Es por eso que resulta tan curioso ver como Homme #veryconservative ha terminado consiguiendo la ansiada reputación dándole mil vueltas a la rueda del Rock a base de fumetadas y gamberismo que siendo parte de una de las agrupaciones más influyentes y fundamentales en el Rock de las últimas décadas. La música, en lo que ha repartir repercusión se refiere, es bastante puta, hay que decirlo más.

Da igual que haya quien prefiera el sonido de la banda primigenia o el de las reinas. Yo sigo amando a ambas y siguen pareciéndome dos de las mejores bandas de Rock de los últimos veinte años. Y la verdad es que QOTSA han significado mucho para mi en mi desarrollo musical, por eso me siguen gustando por mucho que pase el tiempo. Aunque tengan ligeros tropiezos, siguen haciendo que me lo pase en grande, tanto con grandes ramalazos como cuando se les va la pinza. Ningún disco me disgusta y este …Like Clockwork no está siendo una excepción.

El triunfo comercial de su singular propuesta es difícil de comprender y atribuir a una sola razón. ¿Será su capacidad de crear grandes himnos rockeros con los que sacudir el esqueleto compulsivamente? ¿Será la marcada personalidad y la fuerte actitud de Homme? ¿O puede que solo sea el mero reconocimiento que se merece una de las bandas de primer nivel más valientes de nuestros tiempos? Si somos capaces de babear compulsivamente ante la llegada de nuevo material de la banda es por una buena razón. Queens of the Stone Age son una de las agrupaciones más en forma del Rock del siglo XXI y no se cansan de demostrarlo.

Discografía de Queens of The Stone Age

Anuncios