Es otro de los regresos que esperamos para mayo como, ejem, agua de mayo. Radiator Hospital vuelven con Music for Daydreaming, aunque en realidad esta vez es solo Sam Cook-Parrot, cabeza pensante del grupo, el que se lo ha guisado y se lo ha comido por completo.

‘My New Chord’ les coloca en una senda menos veloz que la que tocaron en Play The Songs You Like, disco que se merece mejor destino y menos indiferencia que la que provocó.

Y ‘Weird Little Idea’, el anterior adelanto, insiste en ese tono mucho más reposado y casi de cantautor. Son menos fanfarria destartalada y más corazoncito estropeado pero feliz. Todo bien.