Anuncios

Radiator Hospital — Torch Song

Torch Song (2014, Salinas) ha sido la banda sonora de mi vida durante la última semana y media. Al igual que me sucedió con Ginnels y su A Country Life (2014, Tenorio Cotobade) o Dick Diver y su Calendar Days (2013, Chapter), Radiator Hospital han logrado instalarse en mi cerebro a base de canciones sencillas, cortas y pegadizas. Torch Song alberga tantos secretos como un cristal transparente y aquí me tenéis, recorriendo una y otra vez composiciones que ya conozco al dedillo. ¿Por qué? Quizá porque, al igual que los otros dos discos antes citados, su combustible es la pura emoción. Torch song, al fin y al cabo, es una canción por el amor desdichado, el no correspondido, el platónico, el único que termina siendo interesante.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1228517228/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2004049734/transparent=true/

Hay más, claro. Pasar por encima de Radiator Hospital y no citar, aunque sea someramente, a los héroes del Indie Rock mezclados con los antihéroes del Indie Pop, mirando hacia Nueva Zelanda, como unos Boomgates que han prendido fuego a sus guitarras, es inevitable. También se cuelan por ahí Elephant 6, especialmente en la forma de cantar de su vocalista masculino — sí, el juego chico-chica se explota a conciencia aquí y vuelve a funcionar, qué-fácil-somos — , que tanto recuerda a Jeff Mangum. Quizá no tanto en este disco, pero sí desde luego en My Most Imaginary Friend (2010, autoeditado). Acudir a sus anteriores discos es confirmar la evidencia: del Lo-fi por causalidad a Torch Song, pasando por el menos redondo pero ya muy premonitor Something Wild (2013, Salinas).

El canon.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1228517228/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=4263303848/transparent=true/

También en lo lírico. Y para muestra un botón — odiosa expresión, ¿verdad? — :

I thought I saw you the other day. I was in the park by your old job. Ain’t it funny how the city keeps beating on after we’re long gone? You used to say we were too pretty for this place. That night you said a lot of dumb things. You were as soft as I always wondered. I always wondered what you were like when you were younger. What were you like? I saw your eyes that night, they looked like empty pools of light, they looked like diamonds, and they were trying to tell me something.

No busquéis más en las letras de Radiator Hospital y de este Torch Song compuesto de canciones que deberían doler y que, a mí, ahora, no me duelen. Quizá en otro tiempo sí lo hubieran hecho, y mucho, y quizá en ese momento este disco hubiera sido mucho más peligroso, mucho más importante. Algo así ya me pasó con The Hotelier este mismo año.

De modo que, descontado este factor, ¿qué queda? Pues una sabia conjunción de canciones que corren mucho y canciones que de repente se paran, se van a lo acústico-que-en-realidad-sigue-siendo-eléctrico y resultan mejores que aquellos temas estridentes donde las guitarras suben y suben y suben. Véase ‘Leather & Lace’, algo así como esto no va a merecer la pena, frente a ‘The Eye’, algo así como oh Dios, por qué durará tan poco. Esas guitarras encendidas de fondo, los coros, la sensación de que es el estribillo de tu vida, la canción entera. Es tan buena que a partir de ella todo mejora: ‘181935’, la muy melosa pero estupenda ‘Venus Of The Avenue’ — cabe en el disco de Frankie Cosmos — o ‘Five & Dime’.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1228517228/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2873088744/transparent=true/

Sí, sí, el clásico grupo, el típico grupo norteamericano que has escuchado en alguna de esas películas de jóvenes universitarios, o de jóvenes de verdad, entre desamores y fiestas, coches y alcohol. Pero de buen rollo, siempre alegres, en aquellos barrios nunca parece ponerse el sol ni llegar el invierno. ¿Sabes a cuál me refiero, verdad? Radiator Hospital son todo eso y los habrás escuchado mil veces. Vale, ¿y ahora qué?

7,6/10

¿Vas a decir que no a ‘Fireworks’? Si has llegado hasta aquí ya respondo yo por ti: no. Como tampoco es posible decir que no a ‘Bedtime Story’ y ese arrebatador “take me out, outside the house with you”. A Radiator Hospital le salen las cosas con tanta gracia y ritmo en este Torch Song que dan ganas de quemar sus canciones una y otra vez. Y si, para colmo de bienes, cierran su epopeya adolescente que no lo es pero que en realidad sí con ‘Midnight Tonight’, a la que pertenece la cita de más arriba, ¿para qué dar importancia a los peros, que los hay, pero que siempre dan igual ante grupos así?

Anuncios