Anuncios

Recordando a Bernardo Bonezzi: sus tres discos imprescindibles

“Bernardo Bonezzi” src=”http://img.hipersonica.com/2012/08/bernardo-bonezzi-promo.jpg” class=”centro” />

Ayer nos fuimos a dormir con la noticia, triste sin duda alguna, de la muerte de Bernardo Bonezzi, uno de los ideólogos de la llamada Movida madrileña. Su cuerpo fue encontrado por su pareja a primera hora de la tarde en su casa de la calle Princesa de Madrid. No ha trascendido ningún detalle sobre las causas de su muerte.

Bernardo Bonezzi nació en Madrid en 1964. Su padre era italiano y su madre brasileña, y desde muy pequeño se le consideró un superdotado para la música, empezando a componer a los diez años. Siendo menor de edad, en 1978, formó Zombies, pionero de la Movida, y dos años después compuso ‘Groenlandia’, un ‘one hit wonder’, su único gran éxito que siempre ha sido incluido en los recopilatorios de la época.

No tuvo mucha suerte Bernardo Bonezzi con Zombies. A pesar de aparecido antes que los Pegamoides y Mecano, los dos grupos de pop triunfadores de la época, no cabe duda que fueron adelantados a su tiempo. Influenciados por la new wave y su adorado David Bowie, los únicos discos de Zombies: Extraños juegos (RCA, 1980) y La Muralla China (RCA, 1981) quedaron sepultados por el megahit que cantaba al exotismo de Perú, el Tibet, Japón y la Isla de Pascua.

Amigo del círculo de Pedro Almodóvar, compuso la banda sonora de La Ley del Deseo en 1982 y ese mismo año produjo ¡Cómo está el servicio…de señoras!, el único álbum de Almodóvar y McNamara. Su labor como compositor para el cine fue ingente, se calcula que fueron más de cuarenta bandas sonoras y se llevó el Goya en 1996 con la de Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto.

Bernardo Bonezzi no abandonó nunca su faceta como solista, a pesar del fallido proyecto con la cantante de color Didi St. Louis, primero como Salambó, con quien editó en 1983 un maxisingle, y el álbum Bönezzi-St. Loüis un año después.

De hecho en 2004 publicó el primero de una trilogía de álbumes instrumentales dedicada a las horas del día: La hora del lobo, a la que seguirían La hora azul y La hora del té. Tras El viento sopla donde quiere llegaron este año La esencia de la ciencia, de cuya presentación en Bilbao nos contó todos los pormenores nuestro compañero Koala, y Ciencias, todos ellos publicados con su propio sello, Ikiru Music.

Para recordarlo como se merece revisamos sus tres discos imprescindibles:

1. La muralla china (RCA, 1980)

https://www.youtube.com/embed/m-WIg-XrYIM

Vídeo | YouTube

De este álbum de debut de Zombies, el grupo en el que militaban también Tessa y Álex de la Nuez, se dice que está influenciado por Devo. Nueva ola sintética con letras surrealistas que no fue entendida por el público. Salvo Groenlandia, que fue rescatada para la grabación, el resto de composiciones pasó sin pena ni gloria, aunque ‘La energía de Plutón’ está entre las favoritas de los fans de Aviador Dro. El paso del tiempo no ha sido muy benévolo con esas canciones.

2. Almodóvar y McNamara — Cómo está el servicio…de señoras (Discos Victoria, 1982)

https://www.youtube.com/embed/woH6EbQpT14

Vídeo | YouTube

Bernardo Bonezzi era uno de la piezas fundamentales que animaron al compositor manchego a emprender una cortísima carrera musical en compañía del inefable Fabio McNamara. Suya es la producción del álbum y suya es la música de todas las canciones de este álbum enorme; desde ‘Gran ganga’ a ‘Suck it to me’, ambas incluidas en el score de Laberinto de Pasiones, pasando por ‘Me voy a Usera’ o ‘Voy a ser mamá’, que en los noventa versionearon mis paisanas Nosoträsh. En aquella mítica actuación en La Edad de Oro pudimos ver a Bonezzi al frente de un elenco de all stars, con Carlos Berlanga, Toti Árboles o Ana Curra, que acompañaban al dúo.

3. Bönezzi-St. Loüis (CBS, 1984)

http://www.youtube.com/embed/GF6b6dRLh5I

Vídeo | YouTube

Este álbum, toda una rareza de la Movida madrileña, pecó de producción excesiva, firmada por Jorge Álvarez, pero contiene una colección de canciones excelsas, todas ellas composiciones suyas. A su lado estaba la cantante de color Didi St. Louis, que cantaba con sensualidad uno de sus singles ‘Banderas’, que junto a ‘La herencia’, deberían haber sido hits. A pesar de la apuesta de CBS por el disco, cuya carpeta interior llevaba un diseño de Guillermo Pérez Villalta, el público le negó una vez más la fama a Bernardo Bonezzi. Tras desaparecer del showbusiness entró en la SGAE como miembro del consejo de administración y dedicó sus esfuerzos a la composición de bandas sonoras. Descanse en paz.

Sitio oficial | Bernardo Bonezzi

Anuncios