Reina Republicana — El despertar

Los primeros pasos son difíciles, pero suponen tal subidón de adrenalina que se enmascara con éxito el hecho de que muchas veces no nos llevan exactamente a donde querríamos estar. A veces, es necesario tomarse un respiro y ver si el camino que hemos empezado es que el de verdad queríamos alcanzar. Algo así les ha ocurrido a Reina Republicana. Los pamploneses llegaron hace tres años con un debut homónimo que ya apuntaba muy buenas maneras, pero que se quedaba en un conjunto de melodías pop agradables y endulzadas. Ahora, con El despertar (Limbo Starr, 2015) han meditado y pulido sus propuestas, ofreciendo un disco lleno de matices.

Reina Republicana han despertado más contundentes que nunca, ampliando fronteras y texturas en sus melodías

Y han despertado más contundentes que nunca, ampliando fronteras que los llevan desde el noise pop de sus comienzos ya desde los primeros cortes como en ‘Ahora que hace bueno’, pasando por el rock de aires kraut de ‘Mikoyan’ (que ya está entre mis temas favoritos del año) o la influencia garage de ‘Sin mirar atrás’ en la que se dejan empapar de ritmos electrónicos. El dream pop y pequeñas gotas de psicodelia también tienen cabida en ‘Brillar’ y ‘Táctica y réplica’, con los que consiguen sonar evocadores y esperanzados, reflejando la idea que persiguen con sus letras y sus nuevas atmósferas llenas de estribillos pegadizos, una voz endulzada y un pop muy trabajado.

7/10

Entretenidos, eclécticos y a la vez coherentes, y muy orgullosos de sus nuevas canciones (y con razón), Reina Republicana han ofrecido en apenas 35 minutos de música un trabajo depurado, lleno de referencias que han sabido modelar para dar este salto ambicioso y despertar por fin nuevas sensaciones desde el punto exacto en el que ellos querían estar y sonar.

Anuncios