Quería alejarme de la orquestación de mis discos anteriores y realizar un álbum en directo con dos guitarras, bajo, batería y ruidos de cohetes

Richard Hawley no nos engañaba cuando anunció que en mayo tendría un nuevo disco en el mercado. El crooner de Sheffield se cansó de su rol de chico bueno, a pesar de no haberlo sido, cantando al amor, a su ciudad víctima de la reconversión industrial y a esos ambientes ampulosos, deliciosamente emocionantes, dramáticas y melancólicas.

Standing at The Sky’s Edge, la promesa cumplida de no repetir esquemas

El cantante británico parece que se ha quitado de encima un peso, el mismo que lleva desde que ‘The Ocean’ le catapultó a los cielos y dejó de ser aquel ex guitarrista que militó una vez en Pulp, a partir de ahí era el tipo malencarado que grabó Coles Corner. Pero Hawley ha ido dejando alguna piedra en el camino para dar alguna pista por dónde iba a ir en el futuro su derrotero.

En Truelove’s Gutter (Emi, 2009) ya dejó claro que no iba a repetir esquemas, que abandonaba lo asequible y que el one hit wonder estaba olvidado. ¿O no? Porque a nadie le amarga un dulce tener un éxito superventas en tu carrera. Y en Standing at The Sky’s Edge (Parlophone, 2012) ha cumplido sus promesas que para el gran público, el que se ha olvidado de él o e que nunca le conoció, no valen nada.

https://www.youtube.com/embed/zileXIdVc00

Vídeo | YouTube

Si su anterior álbum tenía ocho temas, aquí el tracklist sube a nueve, pero el minutaje es muy generoso. No hay lo que se llama un sencillo para las radios porque éstas no lo iba a programar. El ejemplo de que algo ha cambiado lo sentimos cuando escuchamos ‘She Brings The Light’, y el sitar que suena nos remite a The Beatles y luego a los The Verve menos comerciales.

Incluso parece que Richard Hawley se haya ido de farra, su mujer lo habrá reñido, con Jason Pierce. Nadie diría que el crooner se iría a pasar a la psicodelia, pero sí, rockea fino. El tema es una buena piedra de toque para ver el estado de forma de él y su banda, y podría ser un buen comienzo para sus próximos recitales.

‘Standing at The Sky’s Edge’, tema que da título a esta nueva entrega del que ya hablamos, nos lo sitúa bastante alejado de donde le conocíamos. Se trata de un tema épico, fronterizo, con descargas eléctricas como de tormenta y un órgano empapado de vibrato que parece anunciar alguna fatalidad.

https://www.youtube.com/embed/_Oh_r-n94uY

Vídeo | YouTube

‘Time Will Bring You Winter’ sigue esa tónica un tanto lisérgica, esos ambientes hipnóticos y esa voz tamizada que ya no es la del crooner que cantaba al Lady’s Bridge. Y sí aquí Spiritualized está muy presente, ese solo en el tramo final de la canción te deja noqueado, casi sin respiración, sin qué decir.

‘Down in The Woods’ enlaza con el eco del anterior corte y acelerando el tempo, como si fuera a terminar el concierto. Se trata de un himno a la vuelta a los orígenes del hombre, a los campos y bosques, a la naturaleza en definitivo. El Hawley ecológico satura el tema a base de mucho fuzz gracias a una banda que se gana el sueldo con creces.

‘Seek it’ es el único entronque con el pasado. Amable, con una instrumentación sucinta, sin grandes alharacas, guitarra, voz, batería, piano y bajo, nos lleva a la gloria con un ambiente de ensoñación. Todo es amabilidad pero se trata de una anécdota en el conjunto.

‘Don’t Stare at The Sun’ es un hit en toda regla. Sí es también amable, esos guitarrazos no están, pero el estribillo nos captura a la primera escucha. Lleno de detalles, se trata de un tema que nos muestra al nuevo Richard Hawley, reconfortado y contento con la dirección que ha tomado. Y qué bien cantanta el tío aquí.

‘The Wood Collier’s Grave’ le lleva a la frontera. Podía ser una nana pero es una canción bastante fúnebre que invita a pensar en quien ya no está con nosotros. Y como antes, enlaza con otro gran tema, ‘Leave Your Body Behind You’, que restaura el sonido envolvente y catártico del Richard Hawley de 2012. Aquí la instrumentación vuelve a ser espectacular de principio a fin.

9.4/10

‘Before’ cierra el álbum y entonamos un ¡oh! El de Sheffield todavía puede hacer canciones de amor, bueno de deseamor, y conmovernos. Por esa guitarra con e-bow, obrada por Martin Simpson, mataría cualquiera, pero esa explosión guitarrera en el segundo tercio del tema, casi sin avisar, es un dato a tener muy en cuenta. “No seré yo quien cierre la puerta antes” nos dice Hawley.

Sitio oficial | Richard Hawley

Escucha el disco en | Spotify

Más en Hipersónica | Richard Hawley confirma su volantazo estilístico en ‘Standing at The Sky’s Edge’, tema que da título a su nuevo disco

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments