Rihanna feat. Drake, vídeo de ‘What’s My Name’: medias tintas nunca fueron buenas

Rihanna lleva un par de meses calentando motores para el lanzamiento de su quinto disco de estudio, Loud, a modo de colaboraciones y sencillos que suben como la espuma a lo más alto de las listas de éxitos pese a que hasta mañana, 16 de noviembre, su álbum no estará a la venta.

Este verano se puso en forma gracias a Eminem y ‘Love The Way You Lie’, y poco a poco afloraron otros temas que sí estarían incluídos en el tracklist de su nuevo trabajo, como ‘Only Girl’, que ya fue anunciado como primer single y dio pistas de la distancia que parecía tomar Rihanna con respecto a su anterior disco, Rated R, de corte mucho más personal, oscuro y turbulento.

El segundo sencillo que continuará la promoción de Loud es este ‘What’s My Name’, que ya lleva tiempo rondando por Internet vía oportuna filtración y en el que colabora Drake. La producción ha corrido de la mano de StarGate, encargados de gestionar buena parte de las pistas del disco y que ya se están convirtiendo en sinónimo de trampolín hacia los números uno de ventas. Drake, por su parte, ha desarrollado bastante más su faceta interpretativa que la musical, y con vistas a continuar con la promoción de su álbum debut Thank Me Later, esta colaboración con Rihanna le viene como anillo al dedo para no caer en el ostracismo.

Con ‘What’s My Name’, Rihanna recula en cuanto a aceleración se refiere. Si bien el ritmo marcado con ‘Only Girl’ era perfecto para abrir la lista de singles de Loud, ahora se pasa a un medio tiempo poco destacable y que queda en tierra de nadie al no encontrarse en el plano de las baladas del estilo de ‘Russian Roulette’ ni caracterizarse por un estilo más exótico, por así decirlo, como pasó con ‘Rude Boy’. En este sentido, casi podría decirse que la colaboración suena a compromiso, pero Rihanna siempre ha confirmado sus ganas de trabajar con Drake, lo cual unido a que no comparten discográfica, casi podría resultar factible.

El vídeo que acompaña al sencillo es igualmente gris, si no fuera por lo difícil, por decirlo con delicadeza, del estilismo de la barbadense — atención a las medias antivarices que lleva -. Poca chicha para acompañar a un corte que no será, con total seguridad, de los más aprovechables de Loud, aunque podremos comprobarlo con total seguridad en pocas horas.

Vía | Digital Spy
Vídeo | Youtube

Anuncios