Podríamos reflexionar sobre si es realmente imprescindible una carrera en solitario para un artista que ha estado llevando casi por completo las riendas de su banda de toda la vida. Qué necesidad tenía Robe Iniesta de lanzar un disco por su cuenta, rodeado de músicos diferentes, cuando no tuvo reticencias en su momento para dar un viraje total a Extremoduro desde el rock urbano y macarra hasta otro rock más delicado, más cuidado y más maduro. A priori surgen muchas dudas al respecto antes de encontrarse con el material en sí, pero quizá el músico extremeño decidió que la dirección en la que quería embarcarse ya variaba en exceso de la de su banda que ya parece encauzada a rescatar algo del rock más transgresivo de su primera época sin por ello renunciar a la madurez encontrada en sus últimos trabajos, una dirección plasmada en Para todos los públicos (Warner, 2013).

El propio Robe comentó que de haber preparado estas canciones con Extremoduro no sólo habrían tardado mucho más en ver la luz, sino que serían de una forma totalmente diferente. Deja bastante claro, además, que empezó primero buscando los músicos con los que tocar para luego establecer el sonido que iban a explorar, luego ya llegarían las canciones. Claro, sería sencillo hablar de Lo que aletea en nuestras cabezas (El Dromedario, 2015) como el destino más probable para el sonido de Extremoduro de haber continuado avanzando a partir de lo mostrado en Material Defectuoso (Warner, 2011), pero eso sería raspar sólo la superficie.

Robe Iniesta necesitaba esta canción

https://www.youtube.com/embed/up5RUl4l8F0

Se puede establecer relación entre las canciones de este proyecto paralelo y las de su grupo principal en base a que el compositor principal en ambos casos es el mismo Robe, manteniendo muchos de sus dejes y sus señas de identidad, pero el planteamiento y el sonido tienen notorias diferencias. El rock aquí está reducido a su mínima expresión, ausente en muchas ocasiones, tirando de elementos más cercanos al folk y también probando con otros estilos como el funk en ‘…Y rozar contigo’, pero siempre sin alejarse de las directrices principales de este proyecto.

A pesar del sonido diferente y la sensación de apreciar a unos músicos pasando un buen rato, el resultado no está del todo rematado

Las letras, como es de esperar, se mantienen en la línea que el propio Robe nos ha ido mostrando recientemente, quizá yendo un poquito más allá para hacerlas más personales, marcando un poco más de distancia con Extremo pero manteniendo totalmente su esencia, de modo que los que hayan disfrutado con la última versión de la banda puedan acercarse sin problemas a este disco. Temas como ‘De manera urgente’ y ‘Contra todos’ son los que más pueden conectar con ese seguidor, aunque Iniesta y compañía no buscaran precisamente contentar a los seguidores que vayan a escuchar el disco sólo por el frontman. Tanto el músico de Plasencia como sus compañeros han reconocido que lo que más buscaban en este Lo que aletea en nuestras cabezas era disfrutar tocando juntos, que el resultado era secundario.

https://www.youtube.com/embed/4Rh2Hzz24xc

Y en cierto modo es lo que el disco llega a transmitir, unos músicos tocando juntos y pasando un buen rato. Quizá hasta demasiado, porque si bien es cierto que es un disco con un sonido algo distinto y atrevido, lo cual es de agradecer, y en el que se aprecia a unos músicos disfrutando con lo que hacen, no han terminado de rematar todo lo que podían ser unas composiciones fabulosas. Pienso en ‘Nana cruel’ que, aunque Robe esté tremendo en el apartado vocal y lírico, la instrumentación no termina de estar rematada y deja la canción algo descompensada, por no hablar de canciones como ‘Un suspiro acompasado’ en su primer tramo o ‘Por ser un pervertido’ que siento que podrían estar mejor aún de haberlas currado un poco más pero que tal como están se quedan en lo aceptable. También está el caso de ‘Ruptura leve’, demasiado larga para hacer de interludio y demasiado a medias para ser una canción propiamente dicha.

6.8/10

Sigue dejando momentos deslumbrantes (‘Contra todos’ es una gran canción, ‘…Y rozar contigo’ tiene una muy buena progresión y ‘De manera urgente’ tiene un gran nervio), pero si valoramos en su conjunto Lo que aletea en nuestras cabezas queda la sensación de cumplidor y que no pasa de ser un divertimento curioso para su líder. No sé si este será el inicio de una trayectoria más longeva que sirva a Robe Iniesta para canalizar sus ansias compositivas cuando no le sea posible con Extremoduro, aunque no vería mal que así fuese. A pesar de que no estemos ante un disco al que vaya a volver muy a menudo al contrario que sí me pasa con su banda principal, es un disco puramente Robe, interesante en su planteamiento y sin falta de buenos mimbres en su ejecución. Quizá un poco más de rodaje con estos músicos sea lo que hace falta para terminar de redondear el proyecto.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments