El camino que lleva a dos guitarristas mexicanos a ganarse una reputación en los pubs de Dublín, y de ahí a vender millones de discos en todo el mundo basándose únicamente en canciones instrumentales con acústicas, pasa por una línea de actuación muy clara: la del talento. Y de eso Rodrigo y Gabriela andan más que sobrados.

La inseparable pareja ha conseguido que sus nombres sean reconocidos en todo el mundo a pesar de lo alejada de las tendencias comerciales que queda su propuesta, y siempre con sus Yamahas como única vía de expresión, han vuelto este año con 9 Dead Alive para seguir expandiendo su imprescindible legado. Una vez más, el arte está servido y nadie debería dejarlo pasar.

Se trata de su cuarto disco de estudio y se pone a la venta cinco años después del espléndido 11:11, repitiendo con Rubyworks Records en tareas de publicación. No todo ha sido un camino por el desierto desde entonces, pues hace dos años pudimos disfrutar de un vibrante directo junto a la orquesta C.U.B.A. que bautizaron como Area 52, siendo el momento más alejado de su zona de confort que nos han ofrecido hasta el momento.

El mejor homenaje posible

http://www.youtube.com/watch?v=maqOMyliwaQ

Escuchando ligeramente su propuesta, lo fácil sería encasillarlos en una suerte de flamenco poco ortodoxo, pero aunque los ingredientes básicos de dicho género están ahí, lo que late en sus melodías es un alma puramente rock que en este trabajo se hace más evidente que nunca. No obstante, hablar de etiquetas en este caso me parece totalmente innecesario, pues lo que hace grande a su música es que se mueve en un terreno mucho más hondo: el de las emociones que pueden llegar a rasgarse de seis cuerdas de nylon.

Ahí es donde Rodrigo y Gabriela son unos auténticos maestros, y una vez más logran imponer la magia de su sonido sobre excesos técnicos o insustanciales demostraciones de pericia. Ambos cuentan con habilidad para dar y regalar, pero en lugar de demostrar lo larga que la tienen, prefieren usar la destreza para profundizar aún más en su apuesta por alcanzar la belleza que puede tener encerrada una guitarra.

http://www.youtube.com/watch?v=0dN91dhERgA

Los nueve temas que lo integran fueron grabados y producidos por el dúo de virtuosos en su propio estudio, sin más interferencias en un proceso creativo que se basa, como su música, en la intimidad y la fuerte conexión que se establece entre ellos. De tan estrecha alianza solo pueden surgir maravillas como la que hoy nos ocupa, de escucha obligatoria para cualquier persona que ame la música sin más.

7,8

Rodrigo y Gabriela — 9 Dead Alive

  • 1. The Soundmaker (inspired by Antonio de Torres Jurado: 1817–1892)
  • 2. Torito (inspired by animals and nature)
  • 3. Sunday Neurosis (inspired by Viktor Frankl: 1905–1997)
  • 4. Misty Moses (inspired by Harriet Tubman: 1820–1913)
  • 5. Somnium (inspired by Sor Juana Ines de la Cruz: 1651–1695)
  • 6. Fram (inspired by Fridtjof Nansen: 1861–1930)
  • 7. Megalopolis (inspired by Gabriela Mistral: 1889–1957)
  • 8. The Russian Messenger (inspired by Fyodor Dostoyevsky: 1821–1881)
  • 9. La Salle Des Pas Perdus (inspired by Eleanor of Acquitane: 1122–1204)

Lo mejor

  • No han perdido su toque
  • Canciones de fuerte espíritu
  • La técnica no ensombrece la emoción

Lo peor

  • Evolución mínima respecto a sus antecesores
  • Si os gustaban sus covers, de nuevo os quedáis con las ganas
  • Van a estar semanas girando por Europa y solo nos han concedido una fecha en Madrid

Rodrigo y Gabriela en Hipersónica