Anuncios

Rome — A Passage to Rhodesia

Hell Money (Trisol, 2012) sólo pudo entenderse desde el agotamiento al que Jérôme Reuter se había sometido tras Die Æsthetik der Herrschaftsfreiheit (Trisol, 2011). Reuter, abnegado compositor político, decidió darse un respiro en su intachable suma de álbumes y se adentró en los rincones de su propia alma. El resultado fue notorio, dado el talento natural que atesora el luxemburgués a todos los niveles artísticos, pero ligeramente decepcionante para todos los seguidores de Rome, proyecto de personal impronta compartido con Patrick Damiani. Hell Money se ubicaba uno o dos peldaños por debajo de las obras más notorias de Rome. Desde el punto de vista lírico, temático, musical y emocional. Tras dos largos años de sequía compositiva, aderezados por un EP, Reuter ha vuelto al lugar que pareció abandonar entre la bruma para certificar el espejismo: A Passage to Rhodesia (Trisol, 2014), su décimo larga duración, es una prueba soberbia, otra más, de su sempiterna inspiración.

Como ha explicado en múltiples entrevistas, Reuter abandonó la temática política porque se sintió en la necesidad de rebuscar entre su propia historia emocional. De la necesidad, la virtud: expiado, cumplida la cuota de autor hablando de los demonios que atormentaban su alma, Reuter decidió poner la mira lejos de Europa, continente y espectro cultural sobre el que había rotado la temática sonora de sus discos anteriores. El destino, no obstante, iba a seguir ligado a los designios del continente. A Passage to Rhodesia es Reuter aterrizando en las áridas tierras de la colonización y la post-colonización, una mirada casi tan bella hacia un conflicto lateral en la música europea contemporánea como lo fue aquel Flowers From Exile (Trisol, 2009), al que como español nunca le podré estar lo suficientemente agradecido.

Rodesia: la mirada colonial del hombre blanco

El tratamiento del colonialismo por parte de Reuter es, como en todas sus obras anteriores preñadas de política e Historia, impecable. No hay nada de falsa elegía aquí ni de sentimentalismo blando, como tampoco cae Reuter en la tentación de intelectualizar de forma barata su música en aras de un dudoso reconocimiento ideológico. No se me ocurre acercamiento más sincero y fructífero a temáticas tan complejas como las que maneja Reuter en sus discos. En Flowers From Exile, por ejemplo, el tono novelesco sobrevolaba todas las canciones sin caer en la autoparodia ni en la soflama ideológica. Al contrario que muchos otros grupos Neofolk que deforman las propias ideas que manejan, demasiado grandes, Rome encajan las piezas de tan complejo puzzle a la perfección. La melodía Folk, o Martial Industrial, como guste, el lirismo poético y la contundencia de un mensaje que es pura expresión personal del autor pero que siempre torna en universal.

En esta ocasión, la inteligencia de Reuter no se manifiesta tanto en el aspecto sonoro de sus composiciones como en el lírico, y muy especialmente en la perspectiva escogida para tratar el conflicto central del disco, la Guerra Civil de Rodesia — Rhodesian Bush War — . Reuter, sin duda un hombre leído, no cae en la frivolidad de representar la voz del pueblo africano levantado en armas contra la minoría blanca que controlaba el país. Al contrario, adopta la perspectiva de estos últimos: A Passage to Rhodesia camina desde los motivos que llevan a los gobernantes blancos a permanecer en el poder — una vez los movimientos de liberación nacional y descolonización apuestan por gobiernos democráticos amparados en la mayoría — hasta los estragos de la guerra y la conciencia adquirida por parte de éstos últimos de luchar por una tierra que creían erróneamente suya, de estar en el lado equivocado de la historia. Reuter entiende que como europeo no puede erguirse en voz de los africanos oprimidos, lo que dota a su relato de mayor verosimilitud y poder.

Es interesante que Reuter se haya alejado de la temática histórica europea en un conflicto en el que el colonialismo jugó un papel tan trascendental. Pese al limbo histórico, producto del olvido premeditado y la dejadez de los gobiernos europeos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Civil de Rodesia sí es parte esencial de la Historia de Europa. No en vano, el movimiento de liberación nacional que más tarde depararía en Zimbabue se levantó en armas contra gobernantes blancos hijos de europeos, británicos en este caso. Poco después de que el Gobierno del Reino Unido comenzara a armonizar procesos de transición de un gobierno étcnico minoritario a uno mayoritario, esto es, de incorporar al poder a las mayorías negras oprimidas, la minoría europea de la antigua colonia de Rodesia del Sur se negó en rotundo. Declaró su independencia y mantuvo el poder en manos de los blancos.

En consecuencia, espoleados por el creciente nacionalismo africano, el contexto de la Guerra Fría y la natural reacción ante la injusticia y la opresión, diversas facciones guerrilleras negras se levantaron en armas contra el ya Gobierno de Rodesia, independiente de Europa, bien, pero producto final de un largo proceso de colonización y ocupación de tierras ajenas iniciado en el siglo XIX. Por todo ello la deriva de Reuter es lógica, sin que el salto temático sea tan grande. De hecho, al igual que en Flowers From Exile, Reuter pone voz a grupos poblacionales en medio de la nada. Desposeídos de su identidad británica como colonizadores una vez declararon su independencia y, más tarde, desposeídos de su no-Estado, de su país ficticio, una vez la guerra hubo finalizado. A Passage to Rhodesia es otro relato sobre aquellos que no tienen quien les escriba. Y el ejercicio de honestidad y delicadeza de Reuter es doble, porque en este caso aquellos eran los malos de la historia.

La tristeza de los justamente desposeídos

Se lo pregunta Reuter de forma insistente, de hecho, en la segunda mitad del disco. Desde el punto de vista sonoro, hay quien ha querido ver cierta división a partir de ‘Hate Us and See If We Mind’. La primera parte del trabajo sería una continuación evidente de la línea artística clásica de Rome. La segunda se adentraría en terrenos más experimentales y vanguardistas. No creo que se trate del caso: a partir de la ambiental ‘The River Eternal’, Rome giran hacia un convencionalismo Folk tan sólo lateral en su carrera artística. Canciones como ‘Lullaby for Georgie’ o ‘Bread and Wine’, además de ser bellísimas, representan la cara luminosa de Jérôme Reuter, desde parámetros mucho más comerciales y accesibles que sus tradicionales grabaciones de aire industrial y marcial.

Lo relevante en A Passage to Rhodesia llega cuando analizamos las letras, sin embargo. Véamos de qué habla ‘A Country Denied’:

When did we know we were on the wrong side?
That this war had always been just a matter of pride?
When did we notice the one with land we love?
You’ll cry within your heaven above
This is no time for amnesia;
And what glue would hold us together now,
If not the soil of Rhodesia?

La idea se repite en ‘Lullaby for Georgie’:

We were fighting on the wrong side
Of a losing war, and time
Has made orphans of us all;
Has made cripples of us all.
O, Rhodesia;
Were you ever mine?

Las tropas revolucionarias africanas, marxistas y liberadoras, terminaron con aquel reducto del post-colonialismo llamado Estado de Rodesia. En 1979 nace la República de Zimbabue y, progresivamente, los blancos son apartados de las esferas de poder políticas y económicas. Todo eso se manifiesta en versos como “¿Cuándo supimos que estábamos en el lado incorrecto, que esta guerra había sido siempre una cuestión de orgullo?” o “¿Y qué nos une ahora, si no es el suelo de Rodesia?”. Pero el suelo de Rodesia, el rico suelo apto para la explotación minera que descubrió Cecil Rhodes y a partir del cual nace la colonia de Rodesia, ya no les pertenecía. En rigor, nunca lo había hecho más allá que por la mera fuerza. “Oh, Rodesia, ¿fuiste alguna vez mía?”, se preguntan los perdedores de la Historia, los perdedores necesarios.

La respuesta es evidente: no. Pero ello no impide empatizar de un modo turbio con las preocupaciones y el profundo dolor de todos aquellos que iban a perder todo lo que tenían. Retuer utiliza A Passage to Rhodesia para reflexionar sobre la misma idea de la compasión, y sobre si ésta puede existir hacia quienes debían perder. Puntos de vista parecidos han planteado algunos historiadores a raíz del fin de la Segunda Guerra Mundial y la represión generalizada contra los alemanes en Europa del Este, derivando en expulsiones de las tierras que ocupaban en Estados que no eran Alemania. Y lo cierto es que es un dilema moral perturbador que Rome tratan con exquisita belleza y tragedia en esta obra. A Passage to Rhodesia invita a la reflexión moral a través de los hechos acaecidos en Rodesia y, por extensión, en la África colonial.

8.5/10

Rome logran mostrar empatía emocional con aquellos que ocuparon, saquearon y pervirtieron los fundamentos culturales de las diversas sociedades africanas sin que todo ello empañe su clarividente visión política y su compromiso izquierdista. Es un ejercicio que requiere de mucha exquisitez, y A Passage to Rhodesia sale airoso de él. Sumado a algunas de las canciones más inspiradas de Reuter, como ‘One Fire’, ‘A Farewell to Europe’ o ‘The Fever Tree’, su décimo LP es una obra más que notable. El regreso de Rome a los discos temáticos, a los discos de profunda inspiración política, no podría haber sido más acertado. A Passage to Rhodesia no sólo es un elocuente testimonio sobre las aún vivas posibilidades artísticas de Rome. Tras un relativo paso en falso, parece evidente que Jérôme Reuter pondrá fin a su inspiración sólo cuando él quiera, y no cuando dicten los demás.

Anuncios