Creo que nunca se me había hecho una crítica tan cuesta arriba como la que estáis leyendo en estos momentos. No por la dificultad del disco en sí, tanto para entenderlo como para disfrutarlo, que no es el caso, sino porque uno de los puntos que pensaba abordar en ella los podría resaltar usando solo citas de Cronopio en su crítica del último de Inter Arma. Las amplias miras del Metal Extremo actual se han hecho muy evidentes gracias a una buena hornada de grupos ambiciosos y vanguardistas con su propia visión de cada rama extrema del Metal.

Rorcal, una maquina de destrucción masiva con precisión de reloj suizo

El Metal Extremo está muy lejos de morir gracias a esa clase de grupos, y este año puede ser otro buen ejemplo de ello. Igual que mi compañero os recomendó encarecidamente explorar los sórdidos y tenebrosos senderos de Inter Arma, yo también me visto de ejecutivo y me dispongo a actuar como el Monchi del Metal (le dejo a Cronopio el honor de ser el Wenger) y os traigo un grupo que está consiguiendo hacer mucho ruido en la esfera underground y no solo por la brutalidad de su música.

Al igual que otra de las gratas sorpresas Hardcore de este año, Cortez, el grupo que hoy nos ocupa proviene del paraíso de Suiza. Se llaman Rorcal y no traen maletines con billetes pero sí una obra más mortífera y destructiva que un Panzer alemán y con una precisión digna de los relojes de su tierra. Evidentemente, todo mojigato que necesite cambiar su ropa interior ante la mera presencia de metaleros melenudos ya puede ir cerrando la página porque le aseguro que no va a salir vivo de esta experiencia. Aunque al oír el introductorio ‘I’ uno pueda llegar a la conclusión de que estoy exagerando o de que me he vuelto -definitivamente- loco, nada más llegar los furiosos gritos y los mares de guitarras pesadas de ‘D’ comprende que estamos ante un trabajo muy bestia.

No es casual que el título del tercer disco del grupo suizo sea Vilagvege (apocalipsis en húngaro). Y os sugiero que no penséis mucho en lo que ofrecieron Inter Arma con Sky Burial, a pesar de su reiterada aparición en este post, porque, mientras que los americanos nos invitaban a perdernos por un universo de sufrimiento infinito, Rorcal nos trasladan a un planeta lleno de fuego y muerte donde el oxigeno escasea y ellos mismos se encargan de destrozar todo el suministro de bombonas que tengamos. Ambos apuestan por explorar los límites del Metal Extremo y de incluir diferentes estilos de este en su fórmula, pero las intenciones y los caminos recorridos no son los mismos.

Vilagvege, transcendiendo la guerra de etiquetas extremas

El Metal Extremo de Rorcal consigue abordar tanto que se hace difícil emplear una única etiqueta para calificar su estilo. Hay rabia del Black Metal, hay pesadez del Doom, hay monotonía y lentitud propias del Drone de Sunn O))) y hay una enorme densidad propias del Sludge Atmosférico o Post-Metal de Neurosis. Rorcal reúne todas esas ramas pero no se pueden encasillar en ninguna. Aparte de que el debate de las etiquetas se hace vacío termina por rozar lo cansino, estamos ante una banda que más que unir estas etiquetas, las destroza y les saca el jugo interno para emplearlo en su propio provecho.

Más que los debates nominalistas, importa más esa sensación de aniquilación, de abrasión interna, de desesperación y de furia de la que tanto placer terminamos consiguiendo. Dentro de la aparente guerra interna disputada entre las tormentosas capas de guitarras, una batería en máxima ebullición y una voz destructiva como el grito de una ballena encabronada que parece que hace un llamamiento para que nuestro Planeta estalle, se produce una explosión flamígera y destructiva para que no deje nada a su paso. Ni siquiera a las ballenas satánicas.

“Nota 8,4” src=”http://img.hipersonica.com/2013/05/Nota-8,4.jpg" class=”derecha” />El apocalipsis cada vez está más próximo (viendo las reformas del señor Rajoy, parece que España será uno de los primeros países aniquilados) y Rorcal nos lo hacen tener muy presente en su tercer disco. Un álbum de una consistencia y una rabia realmente inmensos que nos obliga a inclinarnos ante ellos, aun temiendo que aprovechen la situación para terminar con nosotros de una vez por todas con un buen hachazo en nuestro cráneo. Vilagvege puede suponer, junto con Sky Burial, que el Metal Extremo transfronterizo sea el principal protagonistas en muchas de las listas metaleras del este año. Y rendiros ante los metaleros suizos, que este año están demostrando que son auténticas máquinas de destrucción masivas.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/album=1430658348/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments