“Running Wild_Shadowmaker” src=”http://img.hipersonica.com/2012/07/Runnig Wild_Shadowmaker cover.jpg” class=”centro” />

A Running Wild se les quiere más por lo que han sido en la historia del metal europeo que por lo que son ahora, un palidísimo reflejo de su pasado que invita a preguntarse por las razones que ha tenido Rock’N’Rolf de volver a activar a una banda con un legado enorme. La económica es la primera razón y la que tiene más peso; no es lo mismo aparecer con un nuevo disco de Toxic Taste que con este Shadowmaker, ya que los promotores de conciertos van a ver negocio en volver a tener en un cartel el nombre de la banda germana.

Shadowmaker, adiós a un clásico

Cuando vi la portada del regreso de Running Wild tuve que frotarme los ojos. ¿A dónde va Rock’N’Rolf asociando ese logo con una portada con un concepto gráfico tan…, digamos, futurista? A ningún lado, el diseño de carpeta y libreto es horrible y casi nos está diciendo algo así como “por favor, no me abras ni me escuches”. Pero no hemos hecho esto y claro está, el batacazo nos lo hemos ganado a pulso.

Si no conoces nada de Running Wild, ni Under Jolly Roger, Pile of Skulls o Masquerade, seguro que ni siquiera te fijarás en este álbum, más que nada porque a cientos que se publican cada mes mucho más atractivos visualmente hablando. Y si has seguido las correrías del grupo te habrás llevado una sorpresa, o no, tras el mal sabor de boca que dejó el supuesto anuncio de disolución de la formación en 2009, el directo en Wacken Open Air y su edición como The Final Jolly Roger el año pasado, que hubiera sido la mejor rúbrica para su carrera.

https://www.youtube.com/embed/e3kX8BzcyZ8

Shadowmaker tiene buen sonido, eso es casi lo único positivo que podemos decir de él. Rock’N’Rolf y el guitarrista Peter Jordan son los únicos miembros acreditado en el álbum, y claro, las baterías que parecen programadas dan como resultado un disco plano, planísimo, sin fuerza, garra y poco estímulo para hacernos con un cancionero en el que la primera escucha te da una mala impresión y eso apenas varía en las siguientes.

Del speed metal que les hizo célebres no queda nada y sí hay mucho del hard rock que el pirata Rock’N’Rolf desarrolló en Toxification. Con estos parámetros era de esperar que hasta el tema que da título al disco, ‘Shadowmaker’, no encontremos de verdad algo de metal. Eso si el que le ha dado una oportunidad ha llegado hasta ahí, porque ‘Me & The Boys’, es una canción aborrecible y empaña una carrera brillante.

Running Wild vuelven a 2002, año en que publicaron The Brotherhood, pero hacia atrás dice el refrán que ni para coger impulso. Tan solo ‘Sailing Fire’ y ‘Dracula’ nos reconfortan con esa pátina clásica de Running Wild, y en la segunda podemos escuchar un doble bombo que provoca un “guay” en el oyente. Y nada más, salvo que la edición limitada en CD incluye un DVD en el que podemos ver un making of del disco y una pieza en la que Rock’N’Rolf nos ilustra con comentarios cada una de las canciones.

Running Wild — Shadowmaker Tracklist

* 1. Piece Of The Action (4:36)
* 2. Riding On The Tide (4:25)
* 3. I am Who I am (4:52)
* 4. Black Shadow (5:19)
* 5. Locomotive (4:41)
* 6. Me & The Boys (5:03)
* 7. Shadowmaker (4:38)
* 8. Sailing Fire (4:23)
* 9. Into The Black (4:52)
* 10. Dracula (7:25

Sitio oficial | Running Wild
Vídeo | YouTube

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments