“Santigold” src=”http://img.hipersonica.com/2012/05/Santigold.jpg» class=”centro” />

Decir que estamos en una época convulsa quizá sea el eufemismo del año. Muchos de nosotros pertenecemos a una generación que está padeciendo los errores del primer mundo y que busca, casi a la desesperada, una manera de dar la vuelta a la tortilla. Cada vez que el hombre pasa por una etapa tumultuosa, el arte vuelve a convertirse en una válvula de escape. Quizá en el caso de Santigold no haya sido éste el motivo tras la escritura de los temas de su nuevo disco, Master of My Make-Believe, pero tanto el título como alguno de los cortes del tracklist podrían encajar perfectamente como hilo musical de los acontecimientos de este tiempo.

A la búsqueda de ideales

Quizá suene demasiado post-romántico, pero hay algo detrás de todo el trabajo que ha hecho Santigold en Master of My Make-Believe, algo escondido detrás de las letras de varios de sus cortes que consiguen algo que pocos artistas logran hoy en día. Y es dar que pensar. Reflejar una situación, una mente colectiva convulsa que palpita, que persigue algo que no tiene y que antes dio por supuesto.

Ella misma confesó en Pitchfork su desagrado hacia el actual estado de la música, en declaraciones de las que no es difícil sacar un paralelo con la situación que todos estamos viviendo, y que en cierto modo resume en lo que se ha convertido una buena parte del mundo.

Estoy decepcionada con el estado de la música del momento, pero no con nadie en particular. Creo que hay una ausencia de verdadero arte, y la fanfarria se valúa por encima de la verdadera sustancia. Es como si no tuvieras que hacer buena música para ser jodidamente grande.

Y es así. Y no sólo en la música, por desgracia. Pero ahí la tenemos, mojándose en canciones como ‘Big Mouth’, que cierra un tracklist brillante, propio, emocionante por momentos, descarado y canalla en otros, pero siempre cargado de personalidad y no de impostura.

https://www.youtube.com/embed/cxdQ_uD5IWk

Vídeo | Youtube

Tengo que escribir mis propias letras. Sólo voy a hacer música si la disfruto y si estoy orgullosa de lo que estoy haciendo.

Cuando un artista disfruta con su trabajo, y se mantiene tras lo que ha hecho, respaldándolo en todo momento, se transmite prácticamente en todo lo que hace. En el plano paralelo al estado de la música, que refleja perfectamente en el que fue su segundo single y en otro de sus cortes más acertados, ‘Fame’, encontramos ese guiño a una juventud atribulada que trata de cambiar lo que no está funcionando.

Estamos en un lugar raro. Hay muchas revueltas y rebeliones en marcha. Parece que una verdad está saliendo a la luz.

https://www.youtube.com/embed/mIMMZQJ1H6E

Vídeo | Youtube

El corte más logrado del disco es este ‘Disparate Youth’, una ventana a la mente de muchos puesta en acordes, todo un himno por seguir adelante, por encontrar lo que merece la pena, por no jugar según las reglas de un juego que no hemos marcado nosotros y en el que nunca aceptamos ser incluidos.

El consuelo por loa situación llega en forma de otro de los grandes temas de Master of My Make-Believe, ‘This Isn’t Our Parade’. Una especie de ventana hacia la esperanza, hacia mirar más allá de los disparos de una guerra que no es la nuestra, y en la que debería morir todo lo que nos ha conducido a ella.

https://www.youtube.com/embed/PvVZi47gAqU

Vídeo | Youtube

El descaro y la arrogancia, maridaje perfecto

Basta con leer cualquier entrevista de Santigold para percibir que es una tía con bastante poca mesura a la hora de decir lo que piensa. Por supuesto, sabe no meterse en jardines de los que no pueda salir, pero es tremendamente coherente tanto en lo que dice como en lo que canta.

A pesar de que tras varios de sus cortes hay una inspiración directamente extraída de la situación social actual, también ha sabido retratarse en temas mucho con un punto más frívolo, casi canallesco por momentos. Y para ello se juntó con Karen O — de la que soy devota confesa — y juntas se marcaron ‘GO!’, el tema que abre el tracklist y que marca a la perfección el ritmo que seguirá el trabajo.

https://www.youtube.com/embed/zIL3ZoFYX-U

Vídeo | Youtube

Del mismo modo se planta a la hora de descartar a cuantas ella considera meras aspirantes que sólo buscan los cuartos y el vacuo reconocimiento que se le da al triunfo sin trabajo que muchas han conseguido. En ‘Look At These Hoes’ recurre así a una ironía hiriente, casi barriobajera.

https://www.youtube.com/embed/IQMCsi14d2I

Vídeo | Youtube

Uno de los mayores atractivos de Master of My Make-Believe es el buen oído que tiene Santigold a la hora de mezclar estilos sin salirse de una base común, casi imperceptible pero lo bastante presente como para dar unidad a todo el álbum. Dosifica a la perfección los momentos más apretados con los que dedica a la reflexión, y la brevedad, menos de 38 minutos que se pasan increíblemente rápido, juega totalmente a su favor.

Porque le permite recargar donde debe, sin llegar a resultar barroca, precisamente gracias a que no se expande con temas de relleno, con ideas deslavazadas incluidas sólo para justificar el precio de un CD, sin apearse, en definitiva, de lo que quiere contar, de manera concisa, directa, insultantemente clara.

Santigold me ha encantado. Pocas veces topas con un trabajo con mensaje, menos aún de las que topas con uno con historia. Pero Master of My Make-Believe tiene todos esos pequeños detalles que hacen de un disco un gran disco. Y encima, dice verdades como puños.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments