Anuncios

Saor — Aura

Saor es el proyecto individual de Andy Marshall, músico escocés que compone y toca prácticamente la totalidad de los instrumentos incluidos en sus álbumes. Aura (Northern Silence, 2014) es su segundo trabajo, y con él está logrando un reconocimiento generalizado en la mayor parte de webs especializadas en la materia. Tras Roots (autoeditado, 2013), su primer disco, Marshall decidió dos cosas: primero, que el nombre original con el que bautizó a su proyecto — Àrsaidh — no le resultaba del todo convincente; segundo, que la mezcla de Black Metal y elementos Folk necesitaba ser más, en sus propias palabras, cruda. De ambas convicciones surgió Saor, para el que ha contado con la colaboración especial de algunos músicos de renombre, Austin Lunn — Panopticon — a la cabeza de todos ellos.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2677732706/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=290654567/transparent=true/

¿Por qué Aura ha logrado críticas tan positivas? Hay varios motivos. Por un lado, las canciones incluidas por Marshall están producidas a las mil maravillas. El sonido es excelente y al mismo tiempo duro y crudo. Ninguna de las virtudes típicas del Black Metal, en este caso del Atmospheric Black Metal, quedan soslayadas. Mención especial merece la aportación de Lunn tocando la batería, algo que da un empaque al disco que las baterías programadas de Roots no tenían. Por aquí, junto con la utilización de elementos clásicos de la cultura escocesa, se pueden colar algunas comparaciones con Panopticon, pero, desde mi punto de vista, Saor aún está lejos de ser un proyecto a la altura del norteamericano.

Escocia y las lagunas de Aura

Por un lado, y pese al innegable poderío que las partes vocales y las guitarras de Saor tienen en Aura, el disco se apaga cuando la incorporación de los elementos Folk — violines, flautas, bodhrán — se hace en ocasiones demasiado artificial, pese a su impecable ejecución. Es cierto que Marshall busca por todos los medios la emoción grandilocuente, y lo cierto es que la consigue en muchos momentos del disco, pero también lo es que hay algo de artificio en los leit motiv folclóricos que se repiten a lo largo del disco. Creo que Marshall aún no ha dado con la tecla adecuada a la hora de combinar todos los elementos de su música, aunque es obvio que en este caso mi opinión es minoritaria.

Es cierto que Marshall busca la emoción grandilocuente, y la consigue en muchos momentos, pero también lo es que hay algo de artificio en los leit motiv folclóricos que se repiten a lo largo del disco

Al igual que otros artistas relacionados con el género, Marshall opta por rebuscar en las raíces culturales de su tierra, Escocia, para dibujar en Aura escenarios idílicos, acordes al paisaje de las Highlands. La fotografía de portada está tomada en un valle remoto del norte de Escocia llamado Glencoe, y “saor” significa “libertad” en gaélico escocés. Todo lo relativo a Saor, por tanto, se basa en Escocia: desde el llamamiento a la independencia de su país, por la que Marshall se decantó, tanto por la riqueza instrumental y el imaginario que ordena la lógica sonora y visual de sus trabajos. En este caso, se trata de una ventaja: lejos de la mitología nórdica, a la que muchos grupos no escandinavos acuden por mera imitación, Marshall opta por una mirada romántica a su tierra natal, en un relato musical bien estructurado.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2677732706/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=684049679/transparent=true/

6.8/10

Esto, ligado a la excelente ejecución de las cinco canciones que componen Aura, hacen de Saor un proyecto más que interesante a la hora de seguir su futuro. Es lógico el entusiasmo con el que desde muchos rincones de la red se ha recibido su segundo disco, aunque desde aquí queramos matizarlo. Aura tiene momentos brillantes unidos a pasajes inconexos y a cierta catarata de ideas no ligada de la mejor forma posible que hacen de él un disco interesante, emocionante por momentos, pero en general errático. Aura no logra enganchar durante la mayor parte del tiempo, algo que es un importante deje en un disco cuyas canciones sobrepasan los diez minutos por norma general. Pese a todo, es más que recomendable para todos, incluidos los no habituados al Black Metal y derivados.

Anuncios