Se suspende Glastonbury 2012 por falta de urinarios

Para mear y no echar gota. Lo primero que he hecho al leer la noticia es comprobar que día era hoy y asegurarme que el 18 de octubre no se celebra en Reino Unido algún equivalente a nuestros santos inocentes, pero me temo que va en serio. Ya lo han publicado varios periódicos británicos, aunque no destaquen precisamente por su seriedad.

Uno de los mayores festivales a nivel mundial, como es el de Glastonbury, decide cancelar su edición de 2012 por coincidir con los Juegos Olímpicos que se celebrarán ese mismo año en Londres y con la excusa de que éstos acapararán todos los retretes portátiles del país y la policía necesaria. No me digáis que no parece un chiste.

Así lo explicaba ayer Michael Eavis, organizador del festival, al Daily Mail:

Nos hemos dado cuenta a tiempo de que íbamos a tener un gran problema. Tenemos nuestra propia reserva de baños portátiles pero siempre necesitamos más. Disponemos de cuatro proveedores de baños portátiles pero Londres siempre tiene una gran demanda, que además se va a multiplicar exponencialmente con los Juegos Olímpicos, de modo que los precios se van a disparar

En cuanto a la seguridad del festival, cada edición de Glastonbury moviliza a unos 600 policias y para las Olimpiadas se necesitarán 9.000 agentes diarios que obligará incluso a traer refuerzos de otras zonas del país, por lo que sería otro quebradero de cabeza para los organizadores.

Parece que no se han planteado cambiar de fechas y lo de tener que importarlo todo les salía muy caro, así que no se han cortado un pelo y han preferido dejar a las aproxidamente 130.000 personas que acuden cada año, sin festival.

El tal Eavis, de 75 años de edad, tampoco creo que tenga demasiados problemas económicos y a su edad seguro que le sientan mucho mejor unas vacaciones que meterse en tantos follones festivaleros:

Cada cinco o seis años solemos tomarnos un año sabático, así que esta es una buena ocasión para descansar. Hace varios años que no voy de vacaciones con la parienta, así que aprovecharemos para coger el Mini y acercarnos a Londres en el verano y ver las Olimpiadas

Sinceramente me cuesta creer que un evento de tal envergadura se tenga que suspender en pleno siglo XXI por algo tan banal como la falta de urinarios. Un nuevo ejemplo de que la Música siempre estará en un segundo plano respecto al todopoderoso Deporte. Eso sí, nuestros festivales se tienen que estar frotando las manos, la cantidad de ingleses que van a venir.

Vía | La Información

Anuncios