Se va a hablar mucho de Wolves in the Throne Room este 2014

Tanto ha crecido la fama de los estadounidenses Wolves in the Throne Room que no os extrañéis que nuestros amigos de Playground les dediquen un día un post del tipo ‘Hello Kitty hace headbanging mientras escucha a Wolves in the Throne Room’. Y esto sucede como en muchos otros casos, sin que los del estado de Washington hayan coqueteado con el mundo mainstream, sino que es el absorvente mundo del mainstrean quien ha puesto sus ojos en el grupo.

Evidentemente esto que acabo de decir puede provoque más de una carcajada del lector más desconfiado viendo lo que los norteamericanos parecen prometer de cara al que será el séptimo álbum de su carrera, aparentemente continuista en lo nominal, su nombre será Celestite, pero bastante diferente en lo musical, según palabras de los Weaver, con respecto a la experiencia de Celestial Linage.

Un sonido aún más atmosférico que en ocasiones anteriores, ausencia de batería y partes vocales, y una experiencia más profunda, trascendente y oscura es lo que Wolves in the Throne Room nos prometen este 2014, con un álbum que probablemente marque un antes y un después en su carrera a pesar de partir, artísticamente, de los mismos preceptos que su alabado álbum de 2011 y al que pretende complementar según las propias palabras del dúo.

De cara a este giro que muchos no esperábamos, aunque algún, llamémosle desaprensivo, llamémosle más listo que nosotros, ya lo anunciase, los Weaver han creado también un nuevo sello, Diadem Records, desde el que se apuntan a la fórmula do it yourself que tan en boga parece estos últimos tiempos. Anuncian no haber dejado de lado ni las guitarras ni las baterías de forma definitiva, simplemente dicen haber hecho lo que les apetecía este preciso momento.

En unas semanas tendremos muestras del experimento que aparenta ser Celestite. Puedo apostar que va a dar mucho que hablar (ya veremos si para bien o para mal), muchísimo.

Vía | Metal Storm

Anuncios