Mientras que España tuvo como representante a Chiquilicuatre con su insoportable “Perrea, Perrea”, Francia fue a Eurovisión con un artista de verdad, con una carrera musical ya asentada. Sorprendió la decisión del artista de ir a un certamen que en vez de promocionar la música (como en un momento sí que hizo), promociona el espectáculo más bochornoso y la canción más simple. Pero ahí fue, Sébastien Tellier con la primera canción en inglés presentada bajo la candidatura de Francia; hecho que ha causado alguna que otra polémica según son los franceses de proteccionistas con su cultura.

Luego ya están los gustos, y ver si el artista es propicio o no para tal acto. Aunque aquí se intento llevar a La Casa Azul, L-Kan, incluso a Nacho Vegas, finalmente la votación popular por el MySpace otorgó el premio a un actor con su guitarra de plástico. Una gran representación estatal. Sébastien Tellier fue con “Divine”, uno de los singles que tiene Sexuality, pese a que ahora mismo me cuesta imaginármelo en el escenario de Eurovisión, pero quién sabe… (Finalizó en el puesto 19, tres por detrás de España).

http://www.youtube.com/v/A0D0ZxjpbkM&hl=en

Este tercer disco, si no contamos los recopilatorios Sessions (2006, Record Makers) y Universe (2006, Lucky Number), decepciona tras varias escuchas. Es un trabajo muy menor en el campo de la electrónica y el pop, donde se ha venido a llamar synthpop. El artista francés coge la chanson de su tierra, una electrónica de capa caída de los ochenta, cuando todavía se utilizaba un mismo loop repetido y sin variar casi en absoluto, y luego le añade un supuesto toque sensual apostando por el fraseo despacio y contenido de su voz. Un cóctel que no convence.

http://www.youtube.com/v/Vz58Hw9hldw&hl=en

Los once temas se hacen pesados ahora mismo, según están avanzando otros músicos en el campo de la electrónica. Quizás si este álbum se hubiese publicado en los ochenta temas como “L’Amour Et La Violence” o la mencionada “Divine”, hubiesen tenido su sitio, pero ahora es como si a Air se le hubiese acabado la calidad de su primera época, como si renaciese la electrónica con naftalina.

Sexual Sportswear” es un claro ejemplo, cuando ya sólo se apuesta por un instrumental monótono de siete minutos nada menos, aunque “Kilometer” también puede superar al anterior tema en estatismo. “Fingers Of Steel” es ya el quiero y no puedo de conseguir algo cercano al house de base pero sólo con un ritmo.

http://www.youtube.com/v/iPiMpN8Ngr8&hl=en

Sexuality no tiene esos ingredientes que tienen otros discos con un componente sexual marcado (los de Marvin Gaye son los más recordados), sino que se posiciona en la búsqueda por renovar un sonido desde unas premisas erróneas, dando como resultado un disco prescindible. Mejor acudir a sus primeros, que volver a reproducir este Sexuality.

En Hipersónica | Justice, Yelle
Sitio Oficial | Sébastien Tellier

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments