Para bien o para mal, Lost se ha acabado. No vamos a realizar aquí un análisis a lo que el cierre de esta ya mítica serie ha supuesto (eso se lo dejamos a los compañeros de Vayatele), pero creo que aquí en Hipersónica también podemos rendir homenaje desde nuestra perspectiva a este hito de la televisión moderna, pues la música ha jugado un papel muy importante en el transcurso de sus seis temporadas.

He de avisar que acompañando a la explicación de cada uno de los temas elegidos, puede haber spoilers para quien no haya visto la serie, por lo que yo aviso para evitar disgustos mayores. Por cierto, yo soy de los que han quedado decepcionados, aunque sólo de forma ligera, con el final que se han marcado los guionistas, pero como ya digo no me voy a poner a hablar de eso ahora. <

Primera temporada: Drive Shaft — You All Everybody

Aunque se trate de un grupo ficticio creado para el personaje de Charlie, quien cumple el papel de bajista, no se podría dejar fuera de una selección así el tema ‘You All Everybody’, que ha tenido su protagonismo a lo largo de la serie. De hecho, si buscáis algo de información sobre la banda, veréis que se habla de dos discos de estudio, un recopilatorio de grandes éxitos y hasta un directo, así como otros singles que nunca llegamos a oír. Apareció por primera vez en el capítulo siete de esta primera temporada, titulado ‘The Moth’.

Segunda temporada: Mama Cass Elliot — Make Your Own Kind of Music

El final de la primera temporada de la serie, con todo el follón de la escotilla de marras, es posiblemente de los más grandes que se han visto. Lo que no podíamos esperar por aquel entonces, es que la segunda tanda de capítulos empezara como lo hizo, con las imágenes de un hombre (el gran Desmond) que disfruta con toda tranquilidad de su hogar mientras escucha este tema en su reproductor de vinilos. La sorpresa se hace mayúscula cuando descubrimos que estas imágenes corresponde al búnker que hay tras la escotilla que tantos problemas dio en los últimos compases de la anterior temporada.

Tercera temporada: Nirvana — Scentless Apprentice

Para el final de esta tercera temporada, los guionistas se tenían guardada una buena sorpresa, pues en lugar de recurrir a los clásicos flashback que nos mostraban el pasado de los personajes, se optó por presentar el futuro de quienes lograron escapar de la isla por medio de flashforwards. En el último de ellos, vemos a un Jack absolutamente demacrado y profundamente afectado por no haber conseguido recuperar su vida después del accidente, quien conduce su todo terreno al ritmo de Nirvana rumbo a una dirección que lleva apuntada en el papel. Pocas canciones habrían casado mejor con esa barba y esas pintas que gastaba el cirujano en esta parte de la serie.

Cuarta temporada: The Pixies — Gouge Away

Se repite el esquema: final de temporada con Jack conduciendo su vehículo a ritmo de un importantísimo grupo de rock, en este caso los Pixies, confirmando así que el doctor tiene muy buen gusto para la música. El tiempo en que se escucha la canción es algo más reducido que en el caso de la banda comandada por Cobain, pero su tono vuelve a casar a la perfección con la situación decadente y límite que vive el cirujano, por medio de quien descubriremos que el famoso Jeremy Bentham finalmente resultó ser Locke.

Quinta temporada: Willie Nelson — Shotgun Willie

Volvemos a empezar una temporada con el plato de un vinilo girando, pero en este caso quien lo pone en marcha es el doctor Pierre Chang, que elige este tema para arrancar el que él suponía que sería un día cualquiera en su trabajo al frente de la Iniciativa Dharma en los años 70, cosa que cambiaría pronto. El detalle simpático es que mientras está haciendo labores cotidianas como dar el biberón a su hijo, que luego descubriríamos que es Miles, el vinilo se queda enganchado obligándole a parar la canción.

Sexta temporada: Iggy Pop — Search And Destroy

La música ajena a los temas compuestos expresamente como banda sonora para la serie ha sido bastante escasa esta última temporada, pero aún ha quedado hueco para la introducción de canciones tan legendarias como ésta de la Iguana. El tema en cuestión suena en el cuarto capítulo, ‘The Sustitute’, cuando el Humo Negro decide visitar a un Sawyer deprimido y abandonado a la bebida tras la muerte Juliet. La canción encaja perfectamente con el plan autodestructivo en que el antiguo estafador se encuentra cuando el supuesto Locke aparece para reclutarlo.