http://www.dailymotion.com/swf/video/xf001z?additionalInfos=0

Confieso que no me había atrevido hasta hoy a escuchar ‘Loca‘, el sencillo con el que Shakira está presentando su nuevo disco, Sale El Sol. Nunca encontraba el momento apropiado — y las ganas — para afrontarlo, máxime cuando lo que se estaba comentando al respecto tenía un cariz, cuanto menos, sospechoso.

Pero justo cuando creía que la colombiana no podía alejarse más de sus raíces como cantautora y de su faceta menos pretenciosa y más sincera, apareció esta canción, acompañada del vídeo que podéis ver arriba y que se estrena hoy a nivel mundial. Me costó digerir Oral Fixation Vol. 2, aunque quizá, in extremis, podía salvarse algún corte como ‘Don’t Bother’. Con She Wolf definitivamente perdí la esperanza de que Shakira se hubiera perdido por el camino y pudiera volver a un estilo más honesto. Pero con ‘Loca‘ no puedo. Supera las tragaderas que tengo — y que ya conocéis — para la música comercial.

No tengo nada en contra del reggaeton como estilo, me parece igual de respetable que cualquier otro y todos somos muy libres de escucharlo o no. Personalmente me irrita sobremanera, sobre todo lo que suele llegar al gran público — lo cual no significa que no haya, casi con total seguridad, gente que merezca la pena en este estilo. Pero lo que ha hecho Shakira con esta canción ha ido más allá de lo que podíamos esperar. Ni siquiera estamos hablando de pop comercial, o de ínfulas rockeras. Ha ido un paso más allá, metiéndose de cabeza en una mezcla de bachata y merengue donde Dizzee Rascal rapea cuatro frases casi por imperativo legal y metidas con calzador.

Creía que ‘Loba‘ era lo peor que había escuchado de Shakira. El tiempo me ha quitado la razón y ‘Loca‘ ha superado con creces, para mal, cualquier cosa que haya hecho esta mujer hasta ahora. Poco a poco se va diluyendo la credibilidad como artista que le concedía sin duda alguna hace unos años y que fui cuestionando cuando empecé a ver los derroteros en los que se adentraba con tanto descaro. Claro que no quiero decir que el mainstream no goce de crédito, ni que los cambios de estilo estén prohibidos.

Pero llamadme ingenua, me gusta que al menos intenten engañarme y se emplee cierta sutilidad en la transición. Si ni siquiera tenemos el privilegio de vernos anestesiados por una maniobra de marketing más elegante, al menos el producto debería merecer la pena. Pero aquí no tenemos ni una cosa ni la otra, y este tipo de ejemplos son los que, junto a otros muchos, alejan cada vez más y más el concepto de mainstream hacia un sinónimo de mala calidad, peor gusto y pésima factura. No quiero ni pensar cómo va a ser Sale El Sol.

Vídeo | Dailymotion

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments