Anuncios

Shining — One One One: su ración de sesos machacados, gracias por venir

No es nada fácil preparar un texto para introducirse al extraño y bizarro mundo de Shining (los noruegos, no los suecos). En serio, es muy difícil ponerse a hablar de ellos. Es difícil poner por las nubes a unos tíos que están fatal de la puta cabeza. Esquizoide, malsano y excesivo son calificativos más que apropiados para esta banda de Metal Experimental tan espectacular y megalómana como inaccesible. Los que los conozcan sabrán muy bien a que me refiero, pero a los profanos que estén perdidos y piensan que estoy exagerando esta explosiva propuesta, los recomiendo que tengan cuidado con el siguiente tema enlazado porque sus sesos pueden estallar.

Shining, los más brillantes del manicomio

https://www.youtube.com/embed/Qslyq8CcXu0

¿Sigues vivo? ¿Tu cabeza sigue integra y tu cerebro no se ha colapsado? Bien. Probablemente ahora mismo estés confundido y estés en alguna de las dos posibilidades que se pueden dar tras haber oído el tema por primera vez: o te has quedado acojonado ante tal despliegue de pura densidad y agresividad o te has quedado impactado ante el extremo mejunje que realizan estos noruegos. En ambos casos, deberías seguir probando con ellos, aunque empezar con estos tíos no es un camino de rosas, ni tampoco breve.

El tema en cuestión está sacado de su obra magna, Blackjazz, una asombrosa oda al exceso y la elocuencia metalera cuyo título ya nos da las pautas sobre las que se mueven Shining: Black Metal (o Metal Extremo en general) de su Noruega natal y Jazz Fusion muy vanguardista y vertiginoso. Una mezcla extraña y algo inverosímil a simple vista. Pero no solo funciona, sino que rizan el rizo y le dan más cabida a componentes progresivos, industriales, electrónicos y mucho Avant-Garde. Todo mezclado a lo bestia muy forzosamente pero de manera muy brillante gracias al asombroso talento de estos músicazos como la copa de un pino -o puede ser que tu cerebro hay petado por saturación y te parezca bueno-.

One One One, lo accesible de lo retorcido y lo oscuro

https://www.youtube.com/embed/RpyrbD-jeFs

Aun siendo el mejor trabajo de los noruegos y una de las obras más arriesgadas, dementes y asombrosas de los últimos 5 años del Metal, no es nada aconsejable arriesgarse directamente con este trabajo, al menos si le tienes algo de cariño a tu salud mental. Casi es mejor adentrarse por su tercer trabajo de estudio, In the Kingdom of Kitsch You Will Be a Monster, donde la banda comenzó a hacer esta extrema metalización del Jazz de sus primeros discos, luego pasar a Grindstone y luego lanzarse a este, completando una senda demoníaca y enfermiza, pero sorprendente y sobresaliente.

Aunque por Hipersónica no hayamos dado mucho bombo al lanzamiento de su sexto álbum de estudio, One One One, no quiere decir que no nos haya interesado al sector extremo de esta santa casa (o a mi por lo menos). Pero, aun teniéndole muchas ganas, me decidí a ir con cautela con este trabajo por el miedo a lo que podría pasar. Shining podrían haber optado por seguir retorciendo y machacando su propuesta o podrían haber intentado repetir, con o sin éxito, el gran petardazo de Blackjazz. Sin embargo, lo que parece es que han decidido dar un pequeño paso atrás en su desarrollo, sin que esto signifique que han tropezado.

https://www.youtube.com/embed/VyrRnTU8VRw

Me explico. Bueno, no, lo explica mejor su líder, Jørgen Munkeby, cuando dijo que este One One One iba a significar el trabajo más accesible de su carrera. Unas palabras que ya de por sí son un completo Mindfuck. ¿Shining accesibles? No creo que haya cabida para tal término en su propuesta. Eso acrecentó mis temores ante el posible resultado de este nuevo monstruo y me hizo que la primera escucha se me hiciera tan fría. Daba la sensación de encontrarnos a unos Shining más soft y buscando hacer un Blackjazz para las masas. Pero quedarse con la primera impresión con una banda así es un error garrafal, porque, y por mucho que nos duela, hay que seguir desgranando y dándole vueltas a sus trabajos para poder sacar unas verdaderas conclusiones.

Un paso atrás no significa que Shining se hayan domesticado o vendido. Más bien han decidido tomar las raíces de su obra más laureada y mostrarlas de una manera más directa, con más presencia del Metal Industrial, sin obviar sus otros componentes, que aparecen mezclados de una forma más sensata y pensada. Optan por una versión menos extrema y enfermiza de ellos mismos, volviendo sobre sus pasos, bien para coger más impulso de cara al futuro, o para dar pie a seguir explorando más caminos de los ya recorridos.

El prologo que le faltaba a Blackjazz

https://www.youtube.com/embed/KbMw_p_Q-oQ

Una de las cuestiones más interesantes que me surgieron al escuchar One One One es la de si este disco era realmente la mejor opción para adentrarse en la discografía de los esquizofrénicos noruegos o era un trabajo perdido en el limbo. La respuesta a ambos supuestos es no. Este disco se puede colocar como un prologo para ese extraordinario Blackjazz, al ser este una versión más condensada e inmediata de este, actuando como un auténtico disco de transición a esa obra maestra. Y también puede servir como transición a otro camino diferente.

Otro de los aspectos mas destacables es una menor presencia de la rabia y la fuerza en su música, empezando por la voz de Munkeby, que tiene momentos en los que se aparta de sus gritos y guturales característicos para ofrecer una versión más limpia de su voz. Por el resto, los esquemas siguen siendo los mismos que caracterizan a los noruegos, aunque su propuesta tampoco es que se pueda decir que sigue unos criterios marcados. No creo que este trabajo pueda ser el más accesible de este grupo, pero sí el más arquetípico.

7.5/10

No puedo decir que haya “disfrutado” (sí, las comillas son necesarias) de este trabajo tanto como del idolatrado Blackjazz. No digo que sea muy complicado que puedan volver a rallar a ese nivel. De hecho, son más que capaces de repetirlo. Sin embargo, a ellos no les interesa. El estancamiento no va con ellos y podemos tener por seguro que seguirán abriendo nuevos frentes en los que desarrollar su “Blackjazz”. Shining han conseguido volver a jugar y a maltratar a nuestras neuronas, pero no forzándolas, sino descolocándolas. Cuando crees que van a tirar por una vía, se cagan en ella y saltan a otra. Son unos putos genios en lo suyo y no se cansan de demostrarlo.

Anuncios