Anuncios

Simian Mobile Disco — Whorl

A James Ford y Jas Shaw parece que le van los retos. No es suficiente con grabar un disco en una sesión en vivo, cuando hablamos de un género como el techno, que ya hace del asunto algo bastante complicado, sino que a ello le suman el hecho de usar poco más que un secuenciador y un sintetizador.

Y no acaban ahí los riesgos, porque, para rizar el rizo, se fueron hasta el desierto, a Pioneerville, una ciudad de California cerca del famoso parque Joshua Tree, para grabar lo que sería la base para Whorl, que luego sólo ha sufrido unos mínimos retoques en el estudio. El resultado es un cuarto disco de Simian Mobile Disco que, no quedará como su trabajo más brillante, pero cumple de sobra para cualquiera al que le guste el techno orgánico, mínimo y sin florituras.

Simian Mobile Disco, con el equipamiento “mínimo” para enfrentarse al desierto

Y si además ese amante del techno va buscando un disco ambiental, etéreo y que transmita el aura de misterio que suele envolver al desierto, Whorl es su disco.

Pocos momentos bailables en este “falso directo”, eso sí, más allá de ‘Dervish’ el tema que sirvió como adelanto del disco y que quizás fue precisamente el elegido para no provocar desinterés antes de tiempo.

No hay en Whorl ni un sólo tema vocal, y tampoco es que hagan falta dada la premisa de la que parte el disco, pero tampoco hubieran venido mal para romper un poco la monotonía en la que termina cayendo a lo largo de sus doce temas.

Si algo destaca en este cuarto disco de los británicos es sin duda su minimalismo. Por un lado, se agradece que no hayan recurrido a samplers ni a software alguno para recrear estos sonidos del desierto. Se nota la pureza de Whorl desde la primera escucha, y recuerda en ciertos momentos a pioneros de la electrónica que lo hacían todo con herramientas muy limitadas.

Whorl: techno peligrosamente chill

Por otra parte, hay temas del disco que parecen debatirse entre si entrar de lleno en el terreno del chill out o permanecer en el techno minimalista, como en ‘Nazard’, ‘Redshift’ o ‘Dandelion Spheres’.

Es quizás por eso por lo que Whorl parece más música para un documental retratando la dura vida de la naturaleza en el desierto, que una obra de un dúo capaz de flirtear con el indie pop y de hacer bailar a un público muy variado.

Con alguno de los cortes del álbum uno casi estará viendo el viento soplar sobre la desnuda arena, o el rojo amanecer y el azul intenso al anochecer en un inhóspito desierto, pero difícilmente se verá escuchando Whorl de una sentada.

Porque, otro de los problemas del disco es que es fácil verse aburrido antes de llegar al final. Simian Mobile Disco vienen a probar, una vez más, que ellos son un proyecto de singles; que es en el formato sencillo donde son capaces de sacar todo su potencial, pero en el larga duración, terminan aflorando sus debilidades y este álbum no es una excepción.

6.8/10

Pero, dicho esto, tampoco vamos a negar que Whorl es un disco profundo y aprovechable, que gana sobre todo cuando le damos una oportunidad para perdernos en las atmósferas que propone. Posiblemente no sea el trabajo con el que querremos ver a Simian Mobile Disco en directo, pero sin duda es el disco del dúo que nos pondremos cuando queramos reflexionar.

Anuncios