Este año no he debido portarme bien y no me han caído demasiados regalos. Se ve que Papa Noel o los Reyes Magos han debido tomar nota de que no siempre hago mis deberes, por eso, como buen propósito para 2014, he decidido que el año que viene, si el mundo no se acaba antes, entre crisis y cambios climáticos, no me va a pasar lo mismo y no me voy a dejar en el tintero tarea atrasada alguna.

Así que voy a empezar el año de críticas con un disco que ya tendría que haber reseñado hace tiempo, porque desde octubre, que fue cuando se puso en circulación Bitter Rivals, el tercer trabajo largo de Sleigh Bells, ha llovido, poco, pero lo ha hecho, y aunque el panorama no apunte a que vaya a llover mucho más, evitemos que se formen más charcos antes de tener la crítica en Hipersónica.

Sleigh Bells y su versión del “más de lo mismo”

Pero… ¿hay algo nuevo bajo el sol? Pues la verdad es que al menos bajo el que alumbra a Alexis Krauss y a Derek Miller no demasiado. Todo sigue más o menos igual y todo lo que sorprendió en aquel justamente hypeado Treats está ahí. Su música sigue siendo la misma mezcla de ruidismo, aunque en el particular cielo de Sleigh Bells haya ahora menos nubes que ensucien el panorama, y sus sonidos estén algo menos saturados y más suavizados quizás que en sus dos primeras entregas (sobre todo más que en la primera). Eso y que ahora las nubes deben ser de algodón, porque, además de tener un tema titulado ‘Sugarcane’, en este tercer álbum del dúo, la Krauss ha puesto dos o tres cucharadas de azúcar más que en los anteriores, por ser ella la que se lleva casi todos los méritos compositivos (alguien debería haberle dicho que ‘Minnie’ es capaz de provocar bastante vergüenza ajena, por cierto).

Continuismo y obsesión por la limpieza serían las palabras adecuadas para definir Bitter Rivals y, como mucho, en esta nueva entrega, podríamos decir que la clave está en su mayor melodía y menores ruido y distorsiones imposibles, porque todo lo demás, otra vez bajo la producción de Miller, está donde lo dejamos en Reign Of Terror. Las melodías son tan pop como siempre, más incluso, y los estribillos igual de pegadizos. El espíritu guerrero del dúo parece seguir ahí, aunque en segundo plano, y en momentos como ‘Love Sick’ o ‘Young Legends’ se relaja demasiado, y bajo las guitarras desatadas que adornan por aquí y por allá casi todos los temas, se esconden las bases electrónicas marca de la casa.

Bitter Rivals, poco hardcore y demasiada girl-band

Y es en esas ocasiones cuando Sleigh Bells nos hacen pensar que esta vez la balanza se ha inclinado un poco más hacia el lado de las girl-bands, traicionando el origen hardcore de Miller. Y que, aunque la mezcla sigue funcionando, ya no sorprende en absoluto (será que nos hemos acostumbrado demasiado a ellos), y quizás el tema con el que puedan llevar la cabeza más alta Krauss y Miller sea el single que da título al álbum y que no por anticipado y trillado (a estas alturas) deja de ser apetecible en cualquier momento. Aunque era sólo eso, el gancho con el que hacernos pensar que el interés seguiría intacto tras tres entregas.

Así que se echa en falta alguna novedad, porque los espasmódicos sintetizadores de ‘Sing Like A Wire’ o la guitarra con que se abre ‘Bitter Rivals’, en una intro que, por otra parte, se hace demasiado larga para un tema tan directo, saben a poco y estas 10 nuevas canciones suenan poco más que a revisiones descafeinadas de lo ya entregado en los anteriores trabajos del dúo.

Sleigh Bells — Bitter Rivals

5.7/10

En resumen, con Bitter Rivals, los de Brooklyn ofrecen un verdadero más de lo mismo, perdiendo quizás lo mejor que tenían, su exceso de ruido, de caos, de distorsión, que era lo que los hacía diferentes. La idea de poner orden en el agradable desorden que nos ofrecieron sobre todo en Treats no les sienta demasiado bien, aunque dentro de lo que cabe, siguen manteniendo gran parte de su personalidad y no se nos hará difícil disfrutar de un disco mediocre como este, que, al menos viene en la dosis justa: 10 canciones y poco más de media hora.

01. Bitter Rivals
02. Sugarcane
03. Minnie
04. Sing Like a Wire
05. Young Legends
06. Tiger Kit
07. You Don’t Get Me Twice
08. To Hell With You
09. 24
10. Love Sick

Lo mejor

  • ‘Bitter Rivals’
  • No engañan a nadie, Krauss y Miller siguen aportando lo mismo, lo que los hace especiales
  • Bitter Rivals, aunque pareciendo un déjà vu, no se hace pesado por su escasa duración

Lo peor

  • Queremos más ruido
  • La balanza se inclina demasiado hacia el pasado de Alexis Krauss

En Hipersónica | Sleigh Bells de vuelta con Bitter Rivals: nuevo curso… nuevo álbum, nuevo single y nuevo vídeo | Sleigh Bells, vídeo de ‘End of The Line’: que me estafen ellos | Sleigh Bells, vídeo de ‘Comeback Kid’: mujeres de armas tomar

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments