Anuncios

Smashing Pumpkins — Pisces Iscariot

Llamar a Pisces Iscariot un disco de rarezas me resulta, en este caso, muy poco apropiado, viendo lo poco común de los demás álbumes de Smashing Pumpkins. Pero como tal salió al mercado allá por 1994; una compilación de demos y caras B que no habían entrado en ninguno de los dos primeros discos que habían sacado.

Con Corgan remoloneando todavía en una depresión y un ambiente como poco tenso en el estudio de grabación, apareció este disco. Es curioso escucharlo si eres consciente de que todas esas canciones latían en un limbo del que tal vez nunca habrían salido si no fuera por este recopilatorio. Más aún si se tiene en cuenta lo sorprendente que resultan muchas. Pocos discos de esta banda poseen una uniformidad y homogeneidad en cuanto a calidad y estilo como el que nos ocupa.
 
El single que promocionó Pisces Iscariot fue Landslide, una de las mejores canciones, en las que la voz de Corgan, acompañada únicamente por las guitarras, desgrana esta versión del tema de Fleetwood Mac, con suavidad, con calidez y mucha paz. Con un gancho así consiguieron lo que muy pocos hacen, vender 1.3 millones de copias sólo en Estados Unidos, de un disco orientado a un público bastante alejado de los cánones comerciales.

https://www.youtube.com/v/w_kgc8j8GVU

Podría decirse que Pisces Iscariot es la identidad secreta de Corgan. Alejado del rock guitarrero en la mayoría de los casos, se entrega a la balada acústica con tan buen acierto como en Landslide. ¿Por qué este matiz se dejó ver tan poco cuando funcionaba tan bien? ¿Acaso las presiones que los comparaban con Nirvana o Pearl Jam eran demasiado y no se quisieron bajar del carro del grunge? La respuesta está clara en los siguientes discos, donde a pesar del pequeño espacio reservado para el medio tiempo, no se permitieron bajar la guardia ni un momento.

Mención aparte merece la épica Starla, de 11 minutos de duración, donde la psicodelia ondula por cada acorde de su guitarra, o La Dolly Vita, donde Chamberlin lleva gran parte del peso de la canción, y acomoda a cada golpe de su batería la melodía de la guitarra de Corgan. Toda una exhibición para el percusionista, que la aprovecha sin dudar.

Uno de los temas que se alejan del formato balada que tan bien encajó en este trabajo es Girl Named Sandoz, otra versión esta vez de The Animals, y con una referencia políticamente incorrecta que tanto gusta; Sandoz fue el primer laboratorio donde se fabricó el LSD. Sin embargo, en esta canción me sobra mucha distorsión de guitarra y mucho afán de protagonismo de Billy. Ah, perdón. Casi se me olvidaba que si no fuera así no hablaríamos de Corgan.

En resumidas cuentas — y sin videos apenas, es lo que tiene un disco de caras B -, quizá Pisces Iscariot no tuvo la repercusión que en su día se le dieron a Siamese Dream o posteriormente a Adore, incluso ahora a Zeitgeist, pero es un pilar fundamental para abordar otros aspectos de la banda y comprender mejor todavía en qué se apoyaron para crear joyas como Bullet with Butterfly Wings o Ava Adore.

Discografía de Smashing Pumpkins

Anuncios