“Sôber Gijón Acapulco” src=”http://img.hipersonica.com/2012/04/sober-gijon-2012.jpg" class=”centro” />

No tengo ninguna duda sobre cuál va a ser la gira estatal del año: Morfologira de Sôber. La banda madrileña se ha liado la manta a la cabeza para en medio de la promoción de Superbia, al que le quedaba todavía recorrido, lanzarse a la carretera para revisar el que fue su primer disco oficial: Morfología (Zero Records, 1999).

La banda suena como un cañón

Como ellos bien han dicho no se trata de ningún truco comercial, su último larga duración, el que editaron una vez que todo iba rodado tras su reunión de 2010, ha sido disco de oro, lo que en estos tiempos que corren no está nada mal, y puestos a sacar tajada lo más provechoso hubiera sido montar un tour con Paradysso, del que despacharon casi doscientas mil copias.

Parece que nunca es un buen día para un concierto, ni siquiera un sábado en el que los partidos de la liga rigen la vida del ciudadano medio, pero a pesar de todo hubo una buena entrada en la Sala Acapulco donde, para mi sorpresa, el público que estaba todavía en Primaria cuando se publico Morfología.

Con Sôber he tenido mis altibajos, discográficamente hablando, pero en directo siempre han sido una garantía por su profesionalidad y maneras de estar en el escenario. Fue muy grato comprobar que la banda sonara como un cañón y fuera capaz de mantener el nivel con un repertorio en el que este disco ocupó en el orden en el que se editó, la primera parte de la actuación.

“Sôber con Pablo García de WarCry” src=”http://img.hipersonica.com/2012/04/Sober-plus-Pablo-Warcry-Gij-1.jpg" class=”centro” />

A priori, que ‘La prisión del placer’ y ‘Loco’ ocuparan los primeros lugares del set list, invitaba a pensar que la intensidad se vería rebajada, pero eso fue una manera de testar el estado de gracia del cuarteto, que no paró de moverse ni un momento en el escenario, cambiando posiciones y animando al público entregadísimo.

Con Alberto Seara a los controles, son palabras mayores, no falló nada, ni siquiera un acople, y así pudimos asistir a un espectáculo de alto octanaje. En esta parte quitaron tres temas que están haciendo en plazas más grandes: ‘Sigo subiendo’, ‘Mi perdición’ y la versión de ‘United’, que en su día hicieron para el homenaje a Judas Priest.

Antonio Bernardini, con veinte kilos menos, no ha perdido el toque mágico

Carlos Escobedo se encargo de mencionar el cambio físico de Antonio Bernardini, que con veinte kilos menos parece otro pero no ha perdido el toque mágico. Fue glosando algunos de los temas, como ‘Predicador’, que a la postre se convirtió en uno de los pepinazos del recital, con Jorge Escobedo centradísimo y Manu Reyes dejándose el pellejo a los tambores.

El bis vino con sorpresa, aunque algunos ya lo sabíamos, pues el guitarrista de WarCry, Pablo García, se subió al escenario para llenar de arpegios ‘Diez años’, y metalizar todavía más este tema de Paradysso.

“nota 9” src=”http://img.hipersonica.com/2012/04/nota9.jpg" class=”derecha_sinmarco” />Después vinieron las concesiones a su pasado más comercial: ‘El hombre de hielo’, de Reddo, y no podía faltar ‘Arrepentido’, quizás su gran hit, y fue el acabose. ‘La araña’, último single de Superbia y ‘Sombras’, un nuevo tema que grabaron para aquel reencuentro con los fans que fue De aquí a la eternidad. Sin duda alguna una lección de pundonor y magisterio de esas que crean, y mantienen, seguidores.

Sitio oficial | Sôber
Fotografías | Víctor R. Villar en Flickr

 

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments