Anuncios

Soft Metals — Lenses: synth pop que se diluye en un disco demasiado irregular

“Soft Metals Lenses” src=”http://img.hipersonica.com/2013/08/soft-metals-lenses-1.jpg" class=”centro” />

Hace dos años que debutaron Soft Metals (Captured Tracks) con un disco homónimo en el que mostraban un electrizante y bailongo synth pop, con mucho amor por la melodía y con la sensual e hipnótica voz de Patricia Hall dominando los tiempos. En este 2013 han lanzado su segundo larga duración, Lenses, en el que siguen la misma ruta emprendida dos años atrás, con buenos hits, aunque no llega a ser un disco tan eficiente como su debut.

Redefinir tu música puede ser un arma de doble filo

No es fácil resaltar dentro del synth pop, al igual que con la amplia y a veces gratuita etiqueta ‘indie’, no son pocos los grupos que pueblan la faz de la Tierra con algún teclado e ingeniería pop dispuesta a reblandecer sesos ajenos con coloridos ambientes y eléctricos ritmos. En este sentido, Soft Metals no es que hagan una ejecución especialmente espectacular del género, pero con su debut dejaron fehacientes pruebas de que tienen talento, sabiendo aplicar de forma impecable la voz de Patricia Hall con los sintes de Ian Hicks.

Lejos de aborrecibles muestras de simple synth pop con una caja de ritmos y ritmos bailongos, Soft Metals aderezaban de una forma bastante elocuente esos dos elementos tan sencillos: teclado y sección vocal. Lejos de quedarse en secuenciadores que emitían los mismos sonidos, Hicks era capaz de sacarle el máximo rendimiento a su instrumento para crear diversidad en los diversos temas. Con todo, el hecho también de que sea un binomio tan sencillo de voz y teclado puede acabar limitando la propuesta. A pesar de que en su debut había cortes bastante buenos, ya existían otras reguleras de synth pop corriente y moliente. Y en esas coordenadas es por donde ronda Lenses, que no cumple con las expectativas a pesar de apostar por un sonido diferente.

Este segundo larga duración de los de Portland es más corto y menos completo. Siguen exhibiendo una aceptable variedad con el sintetizador e incluso suenan más metálicos y reposados. Pero no puede evitar que por momentos el disco caiga en las insulsas aguas de un género trillado y en el que cada vez es más complicado despuntar. Al menos con la propuesta tradicional de teclista + vocalista. Hay momentos bastante luminosos, los más disfrutables del disco de hecho, pero quedan lastrados por baladas minimalistas o ritmos faltos de alma que acaban haciendo de Lenses un disco irregular.

Lenses es demasiado irregular

Al inicio del álbum podemos encontrar prácticamente todas las cartas descubiertas por parte del dúo, ese sonido menos cercano a la pista de baile y más minimalista, orgánico y que dependiendo de cómo se utilice, funciona muy bien, aunque es sólo en pocas ocasiones. Sin ir más lejos, la pista encargada de abrir el nuevo trabajo, ‘Lenses’, es una muestra de electrónica laminada que se vuelve más siniestra conforme avanza el tema, algo que no sorprende viniendo de Soft Metals. Interesante cambio que sin embargo no queda muy allá con ese sonido de moog final. Aunque es un buen intento por dejar atrás un synth pop más estandarizado, no es la modificación que mejor les sienta.

En cambio, le sigue ‘Tell Me’, en la que la fantasmagórica voz de Hall sí que queda mejor maquetada junto a la oscura densidad de la atmósfera creada por su compañero de conjunto. Con este cambio, Soft Metals convencen y salen ganando. Pero con la irregularidad del trabajo, después de este giro estilístico nos asesinan con la insulsa balada ‘When I Look Into Your Eyes’ y con la tibieza de ‘No Turning Back’, falta de intensidad y profundidad.

En la segunda mitad del álbum, haciendo honor a su irregularidad, nos encontramos con los dos mejores temas del álbum, que lo son precisamente por haberle dado más protagonismo a las melodías coloridas, abundantes dentro del synth pop, pero capaces de marcar la diferencia con otras canciones del género (justamente el camino emprendido en su ópera prima). De hecho, ‘Hourglass’, una de las dos instrumentales, continúa siendo una canción bastante corriente en cuanto a la estructura, una caja de ritmos, acid disimulado y una capa de sonido envolvente y suave que después ve inyectada una base de techno liviano. Pero la joya de Lenses es, sin duda, ‘In The Air’. Es la convergencia total entre un synth pop cristalino, alegre y bailable con la nívea voz de Hall. Lástima que aún quede una piedra para cerrar el disco: casi ocho anodinos minutos de ‘Interobserver’.

“nota Lenses” src=”http://img.hipersonica.com/2013/08/nota-Lenses.jpg" class=”derecha” />Así pues, cabe destacar como premisa general que Lenses es manifiestamente inferior al debut del dúo estadounidense. Han hecho un intento de redefinir su synth pop con patrones minimalistas en los que verter sonidos orgánicos y líquidos. En este sentido, en algunos pasajes funciona bien, sobre todo cuando se combinan con la intensidad y oscuridad necesarias, pero lo logran en puntuales ocasiones. En el resto del álbum nos topamos con anodinas piezas excesivamente largas, baladas lentas y plomizas y alguna que otra tibieza. No obstante, hay buenos cortes por supuesto, pero son minoría. El predecesor de este disco contaba con mayor diversidad y una mejor esencia del electropop, que aquí queda diluido en fallidos intentos de redefinir su sonido, lo que acaba haciendo el disco bastante irregular y falto de groove.

Anuncios