Quién sabe si desmotivado por la decepción del EP Norrønasongen: Kosmopolis Nord (Indie Recordings, 2014), finalmente el último disco de los noruegos Solefald ha sido uno de los que más me ha costado asimilar de una discografía ya de por sí nada fácil. Hablamos de una de las bandas más extrovertidas del avant-garde más metálico y no les tiembla el pulso si se les ocurre la loca idea de ponerse a mezclar rockabilly con black metal. Su locura no conoce límites, al igual que su talento para hacer que todo suene espectacular.

Cornelius y Lazare se caracterizan por discos que, además de complejos, son pura dinamita para nuestra corteza sensorial. Sin embargo, me costaba encontrar este segundo aspecto en World Metal: Kosmopolis Sud (Indie Recordings, 2015) con las primeras escuchas, y pensaba a pensar que esta capacidad explosiva se había perdido en el camino. Pero poco a poco he podido ir desgranando esa complejidad para dar con la tecla con el disco. Al contrario de lo que podáis pensar, no lo he escuchado hasta la náusea para convencerme de que me gusta, sino que es un disco que requiere más que nunca del oyente. En definitiva, el disco donde Solefald llevan su concepto al extremo.

Solefald, llevando su concepto aún más lejos

https://www.youtube.com/embed/Q6JSrdhDfd0

Con esto no quiero decir que este sea el disco que mejor represente lo que son Solefald. De hecho, me cuestiono el hecho de que haya un disco representativo del sonido Solefald, porque es una banda que en mayor o menos medida ha buscado diversas variaciones de su sonido en cada disco y aquí no encontramos una excepción. El metal extremo sigue siendo uno de los elementos vertebradores, pero esta vez la faceta más experimental adquiere más peso, por no hablar de la inclusión de elementos tribales y de electrónica.

El metal extremo sigue siendo uno de los elementos vertebradores, pero esta vez la faceta más experimental adquiere más peso

Muchas veces se hace extremadamente peligroso manejar tantas influencias como las que manejan Solefald, pero si han conseguido mantener un gran nivel durante todo este tiempo ha sido gracias a su tremenda habilidad para mezclarlo todo para ofrecer un producto de calidad que nos deje impactados. Una vez más, vuelven a lograr un sonido poco convencional y capaz de hacer estallar nuestras molleras, incluso a los ya acostumbrados a estilos experimentales.

https://www.youtube.com/embed/v_R8V5s-DvQ

Quizá el mayor problema de World Metal: Kosmopolis Sud con respecto a otros discos es que haya menos momentos de estallido de cerebros, o dicho de otra manera, el nivel general es menos impresionante. Pienso en canciones como ‘Future Universal Histories’ u ‘Oslo Melancholy’ que bajan un poco el nivel. Por suerte, encontramos a ‘World Music with Black Edges’, ‘Bububu Bad Beuys’, ‘Le Soleil’ o ‘String the Bow of Sorrow’ que ofrecen un necesario contrapeso para mantener alto el nivel.

7.5/10

Resultaría de incrédulos no hablar de cierto grado de decepción, aunque sea mínimo, en una banda cuyo nivel medio rondaba el notable alto baje al notable a secas. Pero este resulta residual en comparación del buen resultado de World Metal: Kosmopolis Sud, un disco al que cuesta entrar pero termina ofreciendo su recompensa al oyente persistente que no se conforma con lo fácil. Ese oyente con el que siempre han contado Solefald, vaya. Esta vez deciden ponernos en un aprieto aún mayor para comprobar hasta dónde llegan sus límites y los nuestros hacia ellos. De momento, se pueden permitir continuar arriesgando si los discos menores son como éste.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments