La música de baile es, posiblemente, uno de los estilos donde más fácilmente se encuentran verdaderos bodrios camuflados de canciones con pegada que en realidad no son más que cuatro notas estratégicamente colocadas para vender en un ambiente muy concreto. No es sencillo dar con una propuesta que no dé vergüenza ajena y que además aporte algo.

Pero eso con Sophie Ellis-Bextor nunca ha pasado. La mayoría de sus ideas, en mayor o menor medida, han sido aceptables y algunas incluso han llegado a ser verdaderos bombazos en su momento — quién no recuerda ‘Murder on the Dance Floor’ -. Esta vez, ha sabido juntarse con Calvin Harris y Armin van Buuren, dos pesos pesados de la producción electrónica, para parir el que es el cuarto disco de su carrera, Straight to the Heart, y en concreto, el que será su segundo single, ‘Bittersweet’.

Basta con escucharlo una vez para ver que no hace falta recurrir a las mismas tretas de siempre para que una canción sea adherente. La Bextor ha sabido coger lo mejor del sonido del dance los años ochenta, casi con un toque a lo Pet Shop Boys, para mantener su propio estilo y a la vez enriquecerlo. Coherente con sus propuestas anteriores y a la vez fresca y divertida como siempre, ‘Bittersweet’ es uno de los candidatos a sonar en cuanto llegue el buen tiempo.

Vídeo | Youtube

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments