Anuncios

SOS 4.8 2014 (sábado, 03.05.2014): Pet Shop Boys se hacen los amos de Murcia

Tras una más que notable jornada de viernes, tocaba prepararse para la del sábado que, a priori, era más interesante por la cantidad y calidad de los grandes nombres que allí se daban cita. Hoy era uno de esos días en los que te podías quedar prácticamente en el escenario principal, y allí nos volvimos a reunir tanto un servidor como mis inestimables compañeros Ferraia y Gallego para ver lo que daba de sí este último día de SOS 4.8 2014.

Damon Albarn

Gallego: Temía que el concierto de Albarn fuera a estar completamente orientado hacia su recién editado disco en solitario, pero el británico, escoltado por una excelente banda de acompañamiento, aprovechó la cita para recorrer con mucho acierto sus diferentes proyectos. Hubo tiempo para Blur, para Gorillaz e incluso para The Good, the Bad & the Queen. No fue precisamente una selección de grandes éxitos, pero todo sonó de maravilla y el cierre con una emocionante versión de ‘Tender’ fue uno de los momentos para el recuerdo de este festival. (8,5)

Phoenix

Black Gallego: Siendo sincero, mi presencia en el concierto de Phoenix fue para ir haciendo tiempo en una zona buena para luego ver a los Pet Shop Boys lo más cerca posible. Los franceses no son un grupo que me guste especialmente, pero pensaba que por lo menos su directo me resultaría lo bastante atractivo para que el rato de espera no se me hiciera largo. En su lugar, me di de bruces con todas las cosas que no me gustan en un grupo como Phoenix amplificadas. Lo mejor: el batería y Thomas Mars como frontman, que le puso ganas y conectó con su público. (3)

Ferraia: Uno de los conciertos que no tenía marcado en mi horario y en el que acabé con el clan Gallego “para hacer tiempo”. Me habían dicho que en directo son recomendables, y ciertamente, hay que ser -objetivos- justos y reconocer que tocan bien, por lo que imagino que para los seguidores del grupo fue un gran concierto. De hecho había bastantes saltos a nuestro alrededor. En lo que a mí respecta, un directo aburrido, pero insisto, no porque sean unos paquetes, sino porque no conecto con su música, por lo que sobre el escenario me pasó lo mismo que cuando les doy otra oportunidad en estudio. Además, por su culpa se me pasó que tenía que ver a East India Youth, (de quien sólo vi el final, pero parece que se portó bastante bien). No olvidaré sus juegos de luces Puke Rainbows. (5)

Gallego: Phoenix ya me parecían un poco pelmazos antes de acudir al SOS, y su concierto tampoco es que ayudara a cambiar mi impresión sobre ellos. A pesar de todo, es de justicia reconocerlo, le pusieron ganas y disponen de unas cuantas canciones que van muy bien para el directo. Se implicaron con el público cuando la cosa empezaba a decaer y éste les devolvió el gesto dando lugar a una cita bastante animada. (6,8)

Pet Shop Boys

Black Gallego: Finalmente llegó el momento que estaba buscando toda la noche. Quizá el que más esperaba de todo el festival junto a The Prodigy ayer. Porque da igual que no comulgues con la discografía del dúo británico, sus conciertos son algo que uno debe de ver por lo menos una vez en la vida. Se habla de muchos shows como si fuera un espectáculo, pero ninguno define mejor este concepto como uno de los Pet Shop Boys. Esos estribillos para el éxtasis, ese Synthpop bien realizado, los juegos de luces, el colorido y diverso vestuario que emplearon Neil Tennant y Chris Lowe, las proyecciones, las perfomances de los bailarines. Sencillamente, de lo mejor del festival. (9)

Ferraia: Los más esperados del festival. Su confirmación fue un pelotazo y su actuación estuvo a la altura de lo esperado. Con un Neil Tennant vestido de Iron Man con hombreras y plumas, un pantallón que prometía espectáculo y luces estroboscópicas por doquier, estaba claro que habían venido a comerse el escenario. Y lo hicieron. Conjugaron sus temas más recientes con clásicos de siempre como ‘West End Girls’ o ‘Suburbia’ y su buenrollismo. Se mostraron en plena forma y nos movieron a todos tema tras tema. Especialmente con el arranque glorioso de los sintes en ‘It’s A Sin’ y en el final, cerrando con ‘Always On My Mind’ y una ‘Go West’ que acabó coreada por todo el público. Una de las mejores actuaciones que se han visto en el festival y sin duda una apuesta que por el momento parece infalible. No sé realmente lo que duró, pero se me hizo corto, como a tantos otros, imagino. Por otra parte, se lo curraron en la puesta en escena, no sólo por el juego de luces. Tennant cambiaba de vestuario, al igual que los dos bailarines que le acompañaban de vez en cuando, ya fuera vestidos de minotauros o de tubos de luz. Estuvieron todo lo acertados que no estuvo el festival con la reducción de aseos y con las pulseras que había que comprar para salir si tenías un abono ganado en un sorteo. En fin, espléndidos Pet Shop Boys y sus Chicago Bulls. Go weeeeeeest. (9,2)

Gallego: No hacía falta ser ningún lince para saber que Pet Shop Boys iban a ser los grandes triunfadores del festival sin tener que bajarse del autobús, y su concierto no fue más que una constatación de los presagios. Sonaron todos los clásicos que debían sonar, la puesta en escena fue la más espectacular que se vio este fin de semana en Murcia y hasta el más escéptico saltó desinhibido al ritmo que marcaba el dúo británico. Por siempre grandes. (9,5)

Gold Panda

Ferraia: Una pena que se solapase parcialmente con los Pet Shop Boys, porque la actuación del inglés era para verla entera. El tiempo que estuve presente, un gran ejemplo de sonido de club, con un refinado gusto por el Glitch Hop y los ritmos rotos. Una sesión de calidad para disfrutar de los matices y las texturas que imprime en su música. A pesar de que no había mucha gente por el dichoso solape, seguro que todos los que asistieron se fueron contentos, porque Gold Panda exhibió un set impoluto y sin fisuras. (7,5)

Fangoria

Gallego: Y llegó la cita más casposa del SOS 4.8, un concierto al que más valía acercarse libre de prejuicios y dejar que el espectáculo hiciera el resto. Fangoria llegaron, le dieron al play y la gente acompañó sus éxitos de toda la vida entre coreografías de fantasía, interludios de dudosa calificación y el disparate final junto a Nancys Rubias. (nota)

Undo

Black Gallego: Opté por evitar a Alaska y compañía y me dejé caer por la zona cercana al SOS Club para ir haciendo tiempo hasta ver a Alkan luego. Allí estuvo pinchando el DJ catalán Undo para amenizarnos la noche con una de sus sesiones. Empecé desde la lejanía para luego aproximarme y finalmente volver al punto de origen. Digamos que aguantó con lo justo para evitar que me desplomara, aunque quizá influyera que ya estaba más luchando por no caer rendido en alguno de los colchones que había por ahí que por darlo todo. (5,5)

Ferraia: Acostumbrados a las grandes propuestas en los escenarios principales, escaparse al SOS Club siempre está bien, porque en él se dan cabida a un nutrido número de artistas interesantes, tengan más o menos prestigio. Y en este sentido, contar con el catalán Undo fue una apuesta de calidad. Pinchando a paisanos como Suicide Of Western Culture y apostando por un Tech House sibarita, el barcelonés dejó claro que la veteranía es un grado. Supo leer el momento de la noche y la sesión que tocaba en ese escenario. Su trayectoria y sesiones como la del domingo le avalan. (7,5)

Erol Alkan

Black Gallego: Fui al escenario Estrella Levante con la incertidumbre de si Erol Alkan iba a ser lo suficientemente interesante y espectacular para conseguir mantenernos dentro del recinto o mejor prepararnos para el camino de regreso para descansar. Me lo vendieron bien, pero no cumplió con lo que me comentaron. Sus bucles anodinos y normalitos me recordaron por momentos a la aburrida actuación de Fuck Buttons en el último Primavera Sound. Jugártela así siendo el cierre de la última jornada del festival es arriesgarte a que algunos nos quedemos indiferentes. (4)

Ferraia: Una de las decepciones del festival. Acostumbrado a ver sesiones suyas en las que ha puesto patas arriba al personal con jitazos electrizantes y pepinazos del calibre de ‘Lemonade’, el dj afincado en Londres no tuvo su noche. Pinchó buenos temas, se pudo escuchar en su turno a Daniel Avery y a Aphex Twin remezclado, pero no interpretó bien lo que debería haber sido el cierre del festival. Una sesión demasiado tranquilita que se volvió más intensa después de bastante rato. Más propia de un set de horas tempranas durante la madrugada que de cierre de festival, donde tocaba quemar la pista, como ya ha hecho en otras tantas ocasiones. (6)

Foto | Pet Shop Boys (vía Equipo Helmet)
Más en Hipersónica | SOS 4.8 2014 (viernes, 02.05.2014): púberes y dinosaurios en una notable primera jornada de festival

Anuncios