A pesar de ser el servicio de streaming de música más popular y utilizado, no son pocas las polémicas existentes entre Spotify y los artistas que figuran en su catálogo. Muchos músicos han criticado duramente las condiciones marcadas por el servicio a la hora de pagar a los creadores de manera justa.

La última información que desvela Bloomberg no será para nada de su agrado, ya que revela que la compañía de origen sueco ha empezado a reclamar a discográficas y artistas de gran estatus que paguen si quieren promocionar su trabajo. Estas medidas conducirán a una mayor desigualdad entre los artistas más populares y ricos y el resto, ya que sólo estos primeros podrán permitirse ser promocionados por el servicio, insertando sus canciones en las playlist y las recomendaciones que ya tenían un criterio (o algoritmo) dudoso.

Richard James, uno de los representantes de los sellos discográficos independientes en los Estados Unidos, critica duramente a Spotify, ya que aseguró explícitamente que no iban a tomar medidas de este tipo. Esto se suma a la controversia que han señalado artistas como Zola Jesus, criticando que creen artistas falsos para insertar canciones en las listas más populares, creando beneficios para ellos mismos en vez de dar oportunidad a artistas más minoritarios.